100. articulos


RELOJERÍA 2014 / BASELWORLD - LA MARATÓN DE BASILEA

English 中文


DESCUBRIR EL ALMA DE BASELWORLD REQUIERE MAS DE DOS SUELAS RESISTENTES

Previous Previous

 BREITLING

Uno de los grandes nombres en los relojes de aviación es, por supuesto, Breitling, que ahora celebra su 130 aniversario. Como es su costumbre en Baselworld, Jean-Paul Girardin, Vice-Presidente de la marca, me presentó las últimas incorporaciones a dos de sus colecciones icónicas: la Chronomat y la Navitimer.

A principios de 1980, Ernest Schneider - a quien Willy Breitling acababa de vender su empresa - supo que la Frecce Tricolori, el equipo de acrobacia aérea de la Fuerza Aérea Italiana, quería crear un reloj oficial. En consecuencia, decidió crear un cronógrafo nuevo diseñado específicamente para las necesidades de los pilotos. Desarrollado en estrecha colaboración con la escuadra, el Chronomat fue diseñado especialmente para sus funciones de legibilidad y precisión y el resultante cronógrafo Frecce Tricolori se puso en marcha en 1983.

En 1984, la empresa celebró su 100 aniversario con el lanzamiento de su colección Chronomat y en las últimas tres décadas, este cronógrafo excepcional ha disfrutado de una evolución estética pero que conserva sus características icónicas. En 2009, el Chronomat fue el primer modelo de la gama en acoger los nuevos calibres Breitling Manufacture y se ha convertido en un clásico de la relojería.

En la celebración del 30 aniversario de su modelo de bandera Chronomat, Breitling lanza ahora una serie especial de este legendario cronógrafo de piloto, el Chronomat Airborne.

Chronomat Airborne de Breitling
Chronomat Airborne de Breitling
Chronomat Airborne de Breitling
Chronomat Airborne de Breitling

Diseñado en el espíritu del original, el cronógrafo Frecce Tricolori, este modelo cuenta con un bisel giratorio satinado equipado con cuatro pestañas montadas sobre el mismo y que sirven para contar fuera de los tiempos de vuelo, al tiempo que facilita la rotación incluso con guantes. La caja de acero inoxidable con su acabado pulido está disponible en dos tamaños, 41 y 44 mm, ya sea con una esfera de color negro ónix con contadores en tonos plata o esfera plateada Sierra con contadores negros. El fondo de la caja está grabado con la inscripción “Editión Spéciale 30e Anniversaire” y tiene el contorno de un Aermacchi, uno de los diez aviones pilotados por el escuadrón de vuelo Italiano.

El reloj está equipado con un movimiento Manufacture Breitling Calibre 01 automático, certificado por el COSC (Swiss Official Chronometer Testing Institute) con una reserva de marcha de 70 horas, cronógrafo de 1/4 de segundo y 30 minutos y totalizadores de 30 minutos y 12 horas. La ventanilla de la fecha se establece entre las 4 y las 5 en punto, hay un bisel giratorio unidireccional ranurado, corona y pulsadores atornillados, un cristal de zafiro convexo a prueba de reflejos en ambos lados y tiene una correa ultra-resistente en negro en tela tipo militar, asegurada por un cierre desplegable. El modelo de 41 mm es 300 metros resistente al agua y el modelo de 44 mm es 500 metros resistente al agua.

Hay dos nuevas variaciones sobre el legendario Navitimer, el "wrist instrument” especialmente diseñado para los pilotos y otros profesionales de la aviación en 1952.

El nuevo Navitimer de 46 mm viene en acero inoxidable o en una edición limitada de 200 piezas en oro de 18 quilates de color rojo equipado con movimiento automático de alta frecuencia (28.800 alternancias por hora), Breitling Manufacture 01 COSC con una reserva de marcha de 70 horas . La esfera es negra o azul Aurora, es un cronógrafo de un 1/4 de segundo, con totalizadores de 30 minutos y 12 horas, una ventanilla de fecha entre las 4 y las 5 en punto, un bisel giratorio con regla de cálculo circular, un cristal de zafiro convexo , a prueba de reflejos por ambos lados. Hay un fondo de caja de cristal de zafiro transparente y este Navitimer viene con una correa de cuero o cocodrilo o un brazalete de acero inoxidable. El reloj es resistente al agua hasta 30 metros.

Navitimer GMT de Breitling
Navitimer GMT de Breitling

El Navitimer GMT es un imponente 48 mm y viene con un Manufacture Breitling Calibre B04 de cuerda automática, alta frecuencia (28.800 alternancias por hora) movimiento certificado por el COSC, visible a través del fondo transparente y está equipado con un sistema de zona horaria dual. Fácil de usar, el sistema GMT es ingenioso: simplemente tirando de la corona y girando hacia delante o hacia atrás en incrementos de una hora permite el ajuste instantáneo de la fecha y hora de la zona horaria de viaje - manteniendo una visualización del en tiempo casa en modo de 24 horas y sin perder ninguna precisión en cuanto a los minutos.

La esfera de gran formato ofrece un panel de instrumentos de fácil lectura, ya sea en una esfera clásico en negro con contadores plateados o una versión totalmente en plata.

Hay una reserva de marcha de 70 horas, una esfera de segunda zona horaria de 24 horas, cronógrafo de un 1/4 de segundo, totalizadores de 30 minutos y 12 horas, una ventanilla de fecha entre las 4 y las 6 en punto, un cristal de zafiro convexo, a prueba de reflejos por ambos lados, un bisel giratorio con regla de cálculo circular y el reloj es resistente al agua hasta 30 metros.

El Navitimer GMT se completa con un brazalete de acero o correa de cuero o cocodrilo. También está disponible una edición limitada de 200 piezas en oro rojo de 18 quilates con una esfera de color negro.

Para los aficionados de Bentley, la colección Breitling for Bentley tiene ahora un su propio Light Body GMT. En titanio, tiene un movimiento automático Calibre Breitling B04 y las mismas características de cronógrafo que los relojes anteriores. Sin embargo, hay un añadido, se trata de un bisel interior giratorio con los nombres de 24 ciudades, permitiendo así que el usuario tenga lecturas de todas las zonas horarias a través de la aguja de 24 horas. El reloj es 100 metros resistente al agua y tiene que bisel amplio personalizado con un motivo moleteado inspirado en las rejillas de radiador de Bentley.

Los peces seguían felizmente nadando en la pecera gigante que se asienta encima del stand de Breitling cuando me fui y el sol brillaba fuera, haciendo que sea un año muy agradable para sus aficionados.