time-business


Europa Star Europa Star Europa Star

Horological Society of New York: de la supervivencia al éxito

ESTADOS UNIDOS

English Français
junio 2019


Horological Society of New York: de la supervivencia al éxito

El gremio de relojería más antiguo de los Estados Unidos, fundado en el siglo XIX por inmigrantes Alemanes, ha seguido los altibajos de la industria Estadounidense. Hasta caer muy abajo... Con el renovado interés en el reloj mecánico, ahora está experimentando una nueva edad de oro y sus cursos de formación y conferencias son muy populares. Nos reunimos con su presidente Nicolás Manousos.

L

as raíces de la venerable Horological Society of New York se remontan a mediados del siglo XIX, cuando Estados Unidos experimentó una ola de inmigración Alemana. Entre ellos se encontraban muchos relojeros. «Si usted era un relojero en Nueva York en ese momento, entonces probablemente era Alemán», dice Nicholas Manousos, el presidente de la Sociedad.

«Si usted era un relojero en Nueva York en ese momento, entonces probablemente era Alemán».

En 1866, dos inmigrantes Alemanes, George Schmidt y Frederick Ruoff, fundaron el Deutscher Uhrmacher Verein, un «gremio» de relojeros, en una taberna de Nueva York. Los miembros se apoyaron mutuamente en cuestiones técnicas (no había centros de relojería en ese momento, por lo que tenían que encontrar formas de obtener componentes clave) y configurar servicios como una biblioteca, capacitación y seguros de vida. Nació el antepasado de la Horological Society of New York.

Las conferencias de relojería de la Sociedad a menudo se «agotan».
Las conferencias de relojería de la Sociedad a menudo se «agotan».

Más allá del marco original

Todo estaba destinado a una audiencia estrictamente de habla Alemana. Pero gradualmente, la organización se abrió a un público más amplio: Estadounidenses e inmigrantes más recientes de Inglaterra, Francia o Suiza. Además, el sentimiento anti-Alemán fue fuerte en los Estados Unidos durante y después de la Primera Guerra Mundial. El momento para el cambio había llegado: en 1930, la organización optó por un nombre muy «Estadounidense», la Horological Society of New York.

Durante la misma década, la Sociedad lanzó su boletín de noticias, The Horologist’s Loupe, que todavía se distribuye en la actualidad, por lo que es una de las publicaciones más antiguas dedicadas a la relojería (¡Junto con Europa Star, nacida en 1927!).

«Nuestra organización realmente ha seguido la historia de la industria relojera Estadounidense», dice Nicholas Manousos. «Al igual que para la industria relojera Estadounidense, la edad de oro de la Sociedad tuvo lugar después de la Segunda Guerra Mundial. En ese momento, 500 relojeros asistieron a nuestras reuniones mensuales. Era una organización estrictamente profesional.»

Nuestra organización realmente ha seguido la historia de la industria relojera Estadounidense, la edad de oro de la Sociedad tuvo lugar después de la Segunda Guerra Mundial

El logo de la Horological Society of New York
El logo de la Horological Society of New York

Tiempos duros

La crisis del cuarzo, que destruyó la industria relojera Estadounidense, también provocó el rápido declive de la Horological Society of New York. El número de miembros activos se redujo a alrededor de 20 en la década de 1980.

«Fue un período de supervivencia y es muy importante que la organización nunca haya detenido completamente sus actividades», continúa Nicholas Manousos. “Ed Hydeman, el ex presidente y director ejecutivo de hoy, y Charles Salomon, nuestro tesorero, realmente salvaron a la Sociedad. En la década de 1990, casi no teníamos recursos mientras seguíamos operando en una de las ciudades más caras del mundo. Charlie proporcionó una sala de reuniones en su iglesia de Manhattan, sin cargo, durante casi 20 años."

La crisis del cuarzo, que destruyó la industria relojera Estadounidense, también provocó el rápido declive de la Horological Society of New York. El número de miembros activos se redujo a alrededor de 20 en la década de 1980.

La Sociedad finalmente experimentó un renacimiento a través del renovado interés global en los relojes mecánicos. Se desvinculó de la industria relojera Estadounidense y de un destino estrictamente profesional, modernizó su organización y abrió sus puertas a coleccionistas y aficionados. Internet también le permitió llegar a nuevos miembros y ampliar sus horizontes. «Tanto es así que ahora estamos abrumados por el nivel de interés en nuestra capacitación», dice Nicholas Manousos, quien preside una organización que ahora tiene 500 miembros. Nos reunimos con él para discutir las actividades actuales y las ambiciones de la Sociedad.

Nicholas Manousos, Presidente de la Horological Society of New York
Nicholas Manousos, Presidente de la Horological Society of New York

¿Cuál es su misión básica?

Celebramos el 150 aniversario de la compañía en 2016 y nos mantenemos fieles a la misión básica consagrada en el acto fundacional de la misma: «Promover el arte y la ciencia de la relojería». Esto implica principalmente ciclos de entrenamiento y conferencias. Estamos registrados como una organización 501(c)(3) , lo que es el equivalente Estadounidense de una organización no gubernamental (ONG), por lo tanto de interés público y sin fines de lucro. Las donaciones son deducibles de los impuestos.

La Society también proporciona formación a los jóvenes relojeros.
La Society también proporciona formación a los jóvenes relojeros.

¿Qué tipo de formación organizan?

Tenemos diferentes grados de capacitación, desde la mecánica básica hasta etapas más avanzadas, que se imparten por las tardes y los fines de semana. Todos los eventos son gratuitos y abiertos al público, excepto en algunas clases donde se ha establecido una tarifa para monitorear mejor la demanda.

«Todos los eventos son gratuitos y abiertos al público, excepto en algunas clases donde se ha establecido una tarifa para monitorear mejor la demanda»

Una clase de formación de la Horological Society of New York
Una clase de formación de la Horological Society of New York

¿Quién imparte esa formación?

Hoy tenemos siete instructores. Son miembros que conjugan esa formación junto con su empleo permanente. La mayoría de ellos trabajan en uno de los centros de servicio relojero en Nueva York. También traemos ponentes de todo el mundo.

¿Cuál es la ventaja de estar basados en la ciudad de Nueva York?

Es un lugar muy interesante para los amantes de los relojes mecánicos porque cada semana hay al menos un evento relacionado con su pasión, ya sea en boutiques o en otros lugares. Pero además de los eventos comerciales, muchos coleccionistas también buscan algo más académico y cultural. Nuestros cursos de formación, conferencias y galas atraen a un gran número de personas.

«Además de los eventos comerciales, muchos coleccionistas también buscan algo más académico y cultural»

La Society regularmente organiza galas con subastas sin ánimo de lucro.
La Society regularmente organiza galas con subastas sin ánimo de lucro.

¿Su audiencia va más allá de Nueva York?

Sí. La gente viaja desde todo el país e incluso desde el extranjero para asistir a nuestras sesiones de capacitación. Recientemente decidimos organizar cursos de capacitación en el resto de los Estados Unidos y en el extranjero, por ejemplo, en Canadá, Singapur y Hong Kong.

La Society está hoy activa fuera de los United States: aquí, un reciente taller que tuvo lugar en Toronto.
La Society está hoy activa fuera de los United States: aquí, un reciente taller que tuvo lugar en Toronto.

¿También participan en ferias de relojeras?

No estamos oficialmente presentes en las ferias porque nos aseguramos de permanecer fieles a nuestro estatus como ONG. Nos centramos en nuestra misión educativa: las actividades de venta no están permitidas y, por lo tanto, evitamos las ferias comerciales.

«Veo potencial para un renacimiento de la industria relojera Estadounidense. Alrededor del 10% de nuestros miembros se han unido a nosotros para evaluar la posibilidad de emprender una carrera como relojeros.»

Durante mucho tiempo, su destino siguió al de la industria relojera Estadounidense. Durante décadas, las empresas han cerrado puertas y la producción se ha mudado al extranjero. ¿Hay alguna esperanza de un renacimiento de la producción de relojes mecánicos Made in USA?

Veo claramente un potencial para un renacimiento de la industria relojera Estadounidense. Ciertamente hay muchos obstáculos, pero veo un gran interés en los relojes mecánicos entre nuestros miembros Estadounidenses hoy en día... Algunos de ellos son en realidad más que coleccionistas: yo diría que alrededor del 10% de ellos vienen a evaluar la posibilidad de emprender una carrera. Como relojeros. Hay un cliché en los Estados Unidos de que la relojería es un arte moribundo. Por el contrario, es un arte cada vez más popular. Hoy, miles de personas trabajan en la industria relojera en los Estados Unidos. Estamos contribuyendo con nuestro propio camino al renacimiento de este arte.

Visite los archivos de Europa Star - ¡Únase a nosotros como miembro del Club!
Incluyendo más de 350 números anteriores completos, hasta las últimas publicaciones del 2019 con plenas capacidades de búsqueda. Un tesoro para todos los conocedores profesionales y aficionados.