80. time-keeper


Georges Dubois - El relojero más viejo del mundo.

PARAFERNALIA

English Français
enero 2019


Georges Dubois - El relojero más viejo del mundo.

Georges Dubois, nacido en 1921, aún vive en la pequeña casa comprada por su padre en 1923. Alrededor de la edad de 15 años, sin saber qué hacer en la vida pero que necesitaba «ganar un poco de dinero», comenzó a trabajar para un fabricante de correas de cuero. Y entregaba las correas a los talleres de relojería.

G

eorges Dubois, nacido en 1921, aún vive en la pequeña casa comprada por su padre en 1923. Alrededor de la edad de 15 años, sin saber qué hacer en la vida pero que necesitaba «ganar un poco de dinero», comenzó a trabajar para un fabricante de correas de cuero. Y entregaba las correas a los talleres de relojería. «Vi a todos estos relojeros inclinados sobre sus bancos de trabajo con sus lupas en los ojos y, francamente, no estaba impresionado. Eso no era para mí». Quería convertirse en confitero, pero no le gustaban las noches de trabajo. Pero la relojería pronto lo alcanzó. Estaba interesado en la mecánica, pero debido a la falta de lugares se vio obligado a inscribirse en un curso preparatorio en la École d’Horlogerie. Ahí es cuando hizo clic. «Me encantó de inmediato, la calma, la serenidad y la amistad entre los relojeros, como entre los ciclistas. Estamos unidos por la precisión, la pasión y la concentración», comenta con un brillo en sus ojos.

Georges Dubois
Georges Dubois

Se graduó brillantemente en 1941 y fue contratado por Rolex. «Éramos 17 en el taller, teníamos una semana de vacaciones pagadas al año y ganaba 150CHF al mes. Pero conocí muy bien a Hans Wilsdorf, un hombre maravilloso, un hombre muy agradable». Después de tres años una enfermedad le impidió continuar, pero se recuperó, «me fui y recuperé mis fuerzas en una granja», luego se unió a Patek Philippe Eso fue en 1948. Permaneció allí 38 años.

«Lo aprecié de inmediato, porque pude practicar mi oficio al máximo. Comencé con el mecanismo de carga, cepillamos, pulimos, biselamos. Y después de eso, hice casi de todo: reparar escapes - una tarea que exigía una precisión de hasta una centésima de milímetro. Hice encajado, coloqué esferas esmaltadas, regulé muelles de volante, equilibré ruedas de volante. Luego me especialicé en montar relojes de cúpula con sus paneles esmaltados. No hay lugar para errores allí. Justo hasta mi retiro, ensamblé cada uno de ellos», señala con orgullo. Cuando se le pregunta qué piensa de la relojería de hoy, Georges responde sin dudar: «He visitado talleres... Ya no se trata de relojeros que ensamblan los relojes, sino de operadores, cada uno de los cuales hace una tarea limitada. No es lo mismo. Antes, ¡sólo había relojeros! He tenido una buena vida». Su único pesar es por su esposa, a quien conoció en Patek y que murió hace 15 años. «¿Hermosa? Oh si. Y de una naturaleza encantadora. No podría haber encontrado a nadie mejor. Ella era 10 años más joven que yo». Y por primera vez, un tinte de nostalgia entra en sus ojos.

Georges Dubois - El relojero más viejo del mundo.

En el sótano de la casa de Georges Dubois, quien en su tiempo libre solía reparar relojes antiguos y hacer cosas, hay un taller mecánico y de relojería completo, cuidadosamente creado durante décadas. Ya ha donado una gran parte de su impresionante colección de herramientas de relojería de los siglos XIX y XX a su ciudad natal.

  • 1. MICROMETRO «¿El micrómetro? Tuvimos que hacer uno en la escuela de relojería. Una demonio de ejercicio de precisión. Estoy muy orgulloso de ello. Mide a 1/10 de milímetro.»
  • 2. RELOJ ESCUELA «Mi reloj DE ESCUELA. Tuvimos que hacer uno de principio a fin. Al final, gané el premio Golay & Stahl. Por eso me contrató Rolex
  • 3. PEQUEÑO AEROPLANO DE MADERA «Este aeroplano es un Catalina. Las proporciones son perfectamente exactas. Comencé con un hacha; Lo saqué de un tronco. Eso fue en una choza, durante la guerra, cuando yo fui movilizado en la frontera. Siempre me ha gustado la madera.»
  • 4.HERRAMIENTAS «De todas las herramientas, mi favorito es este martillo. Es tan elegante, tan fino. Está hecho de latón, no de acero, para no dañar las piezas que usted amartilla.»
  • 5. ELEFANTE Y ESTATUA DE MADERA «Tenía 18 años cuando hice el elefante. Fue para un amigo. Para esculpir la estatuilla, me inspiré en una foto de Costa de Marfil que me gustó.»
  • 6. PISTOLA DE MADERA «Mi hija iba a una fiesta de disfraces. Así que con mis tornos le hice una pistola de madera. Creo que me tomó una tarde.»
  • 7. REGALO DE PATEK PHILIPPE «Recibí este reloj en 1973 por mi 25 aniversario con la compañía. Nunca me lo quito, incluso cuando estoy haciendo jardinería. Lo he tenido en mi muñeca durante 45 años.»