20. time-keeper


La pieza de escuela: una joya subestimada

VINTAGEMANÍA

English
mayo 2018


La pieza de escuela: una joya subestimada

Este tipo de relojes son extrañamente ignorados en el mercado vintage: pocos coleccionistas y aficionados entienden su inmenso valor técnico y sentimental. De ahí su precio asequible.

A

chaflanado a mano, Côtes de Genève acabados a mano, patronaje en rayos solares, caracoleado o flejeado: todas estas técnicas de acabado de alta gama suelen ser privilegio de piezas exclusivas (y financieramente fuera de alcance) de la alta relojería.

Un bello reloj alarma de la Ecole d'horlogerie de Saint-Imier (impulsado por un Venus 230)
Un bello reloj alarma de la Ecole d’horlogerie de Saint-Imier (impulsado por un Venus 230)

Pero, ¿qué sucede si le digo que realmente puede encontrar relojes que son tratados con una atención similar al detalle, a una fracción de precio y, encima, con una historia que contar?

Históricamente, las «piezas de escuela» marcan la finalización de tres años difíciles y desafiantes en una de las famosas escuelas relojeras de Suiza.

Technicum de Bienne
Technicum de Bienne
© altstadt-biel.ch

A lo largo del siglo XX, estas escuelas florecieron en varias partes de la Confederación Suiza. Aunque algunas desaparecieron con la crisis del cuarzo en los años 70, el resto de ellas todavía están operando y dando a luz todos los años a maestros relojeros recientemente promovidos. Es importante mencionar que la tradición de la pieza de escuela es menos predominante hoy en día en la cultura escolar. La mayoría de ellas realmente abandonaron la idea.

Las escuelas de relojería más famosas de Suiza son la Ecole technique de la Vallée de Joux, la Ecole d’horlogerie de Porrentruy, la Ecole d’horlogerie de St-Imier, la Technicum Le Locle, la Ecole d’horlogerie de Genève, la Technicum cantonal Bienne y la Technicum La-Chaux-de-Fonds.

Ecole d'horlogerie de la Vallée de Joux in 1907 (mientras se encontraba en construcción)
Ecole d’horlogerie de la Vallée de Joux in 1907 (mientras se encontraba en construcción)
© Espace Horloger Vallée de Joux / Watchonista

La competencia entre las escuelas siempre ha sido alta: consecuentemente, los maestros famosos estaban empujando a los estudiantes a sobresalir y construir relojes con los más altos estándares y acabados.

Las piezas de escuela fueron y siguen siendo un verdadero logro para el alumno, una forma de afirmarse, así como de confirmar y mostrarle a su próximo empleador la calidad de sus habilidades y capacidades tanto técnicas como creativas.

Esta pieza de orgullo usualmente era guardada por su creador y rara vez se vendía, lo que aumentaba la dificultad de poner las manos sobre una.

Ya en los primeros días, estos relojes fueron diseñados y construidos desde cero por los estudiantes, ya sea fundiendo el metal, elaborando los componentes o terminando el movimiento, así como la caja a mano. Los componentes en bruto se compraron a fabricantes Suizos y el alumno los modificaba en la escuela con las herramientas y máquinas disponibles.

Una pieza de escuela de la Ecole d'horlogerie de Porrentruy usando un calibre IWC (nótese el achaflanado y el sutil acabado a mano)
Una pieza de escuela de la Ecole d’horlogerie de Porrentruy usando un calibre IWC (nótese el achaflanado y el sutil acabado a mano)
© cliniquehorlogere.ch

Pasando del siglo XIX al siglo XX y del reloj de bolsillo al reloj de pulsera, el hábito de fabricar todo el reloj puramente desde los componentes se volvió cada vez menos necesario. La mayoría de las escuelas compraban cajas, esferas, agujas y otras fornituras directamente de marcas reconocidas como IWC, Zenith o Heuer. Los estudiantes debían elegir el material de la caja (cromo, acero, oro) y el tipo de movimiento (3 agujas, alarma, cronógrafo, calendario perpetuo) con respecto a su presupuesto personal. Si un estudiante quería construir un calendario perpetuo en una caja de oro, por ejemplo, tenía que pagar una «prima» para usar dichos materiales.

Nótese que el reloj de escuela de la izquierda usa la misma caja y el mismo movimiento Valjoux 726 que el Heuer Carrera
Nótese que el reloj de escuela de la izquierda usa la misma caja y el mismo movimiento Valjoux 726 que el Heuer Carrera
© cliniquehorlogere.ch & chrono24.fr

Las piezas de escuela son relojes únicos, ya que la mayoría de ellas son únicas en su diseño y acabado. Cada una lleva la marca y la determinación de su creador.

Tales relojes son extrañamente algo pasados por alto en el mercado vintage: pocos coleccionistas y aficionados entienden su inmenso valor técnico y sentimental.

Por lo tanto, el precio de la mayoría de ellos es razonable, si se ponen en perspectiva los componentes, la calidad de la artesanía, la historia y, por supuesto, la rareza de tales relojes.

Es interesante observar que los relojes que no llevan el nombre de una marca en la esfera tienen menos probabilidades de ser atendidos y apreciados.

Una marca es, por supuesto, una forma de asegurarse de que un producto cumpla una cierta cantidad de verificaciones y le proporcione un sentido de orgullo. Sin embargo, le aseguro que una vez que tenga una pieza de escuela entre sus manos, su perspectiva cambiará. y sus prejuicios desaparecerán.

Un bello cronógrafo con triple fecha y fase lunar de la Ecole d'horlogerie du Locle (impulsado por un Valjoux 72C)
Un bello cronógrafo con triple fecha y fase lunar de la Ecole d’horlogerie du Locle (impulsado por un Valjoux 72C)
© magazine.bulangandsons.com