Los que innovan


Los relojes tendrán sus propios pasaportes biométricos

INNOVACIÓN

English Français
noviembre 2020


Los relojes tendrán sus propios pasaportes biométricos

Para reemplazar los papeles de autenticidad tradicionales, Origyn, una nueva fundación Suiza, ofrece reconocimiento biométrico de relojes por medio de una simple fotografía con un teléfono inteligente. Vincent Perriard, su cofundador, explica en qué se diferencia este enfoque de las muchas soluciones blockchain que ya existen en el mercado, además de explorar las implicaciones de esta innovación, que van mucho más allá de la lucha contra la falsificación.

“H

a habido una gran cantidad de iniciativas de blockchain en los últimos años, algunas de las cuales han sido adoptadas por marcas de relojes. El problema es que nos están vendiendo un fax en la era de Internet”. Vincent Perriard es muy escéptico sobre la inviolabilidad proclamada de las soluciones actuales de autenticación de relojes digitales.

El exjefe de las marcas de relojes HYT, TechnoMarine y Concord acaba de cofundar Origyn con dos socios: Gian Bochsler, un emprendedor Suizo activo en fintech y criptomonedas, fundador de Archery Blockchain; y Mike Schwartz, ex director de Digital Ventures en el Boston Consulting Group.

“Blockchain es bueno. Pero tal como está, nos están vendiendo una máquina de fax en la era de Internet.”

Si bien reconoce que blockchain - o, dicho de manera más amplia, la descentralización de datos - es la clave para el futuro, Vincent Perriard cree que los conceptos actuales no van lo suficientemente lejos para abordar la falsificación: “Estas soluciones no permiten la seguridad completa de los datos originales, porque todavía se basan en ciertos elementos físicos. El único método realmente eficaz es la biometría, gracias a los sensores fotográficos avanzados de los teléfonos inteligentes actuales.”

Una aplicación para smartphone permite fotografiar un reloj (o cualquier objeto físico) para identificarlo, autenticarlo y establecer su procedencia, origen y propietario.
Una aplicación para smartphone permite fotografiar un reloj (o cualquier objeto físico) para identificarlo, autenticarlo y establecer su procedencia, origen y propietario.

El poder del pixel

En el pasado se han lanzado iniciativas de reconocimiento biométrico, pero han fracasado. Sin embargo, el entorno tecnológico ha cambiado, con la ubicuidad de los teléfonos inteligentes, las aplicaciones de fotografía de muy alta resolución, la inteligencia artificial y el aprendizaje automático. Pero el desarrollo más crucial es el surgimiento de una nueva generación de Internet pública descentralizada, la “Computadora de Internet” (en la que se construye el protocolo Origyn), que puede almacenar un clon digital de cualquier reloj registrado.

Vincent Perriard describe su solución como el Shazam de la relojería, después de la popular aplicación de reconocimiento de música: “Todo lo que tienes que hacer es tomar una foto del reloj con tu teléfono inteligente para ver de inmediato si es un original o una falsificación.”

“Ningún tornillo es exactamente igual a otro. Una fotografía podrá reconocer 1,000 características totalmente únicas en cada modelo de reloj, incluso si se produce en masa.”

Casi todo el mundo tiene ahora un pasaporte biométrico, pero ¿qué es un “reloj biométrico”? La identificación de cada reloj se realiza en una escala infinitamente pequeña; la fotografía actúa como un escáner microscópico, reconociendo variaciones en modelos que parecen absolutamente idénticos a simple vista. “Los materiales están vivos. Aunque no intervenga la mano, ningún tornillo es exactamente igual que otro. Una fotografía podrá reconocer 1.000 características totalmente únicas en cada modelo de reloj, incluso si este se produce en masa” , explica Vincent Perriard.

Cualquier teléfono inteligente equipado con la aplicación Origyn puede identificar un reloj tomando una foto del mismo, con el reloj actuando como su propio código de barras, proporcionando información valiosa que incluye el número de serie, el fabricante, la fecha de creación y los registros de transacciones.

Gian Bochsler es un emprendedor Suizo activo en fintech. En 2014 fundó Bity.com, antes de unirse a Dfinity dos años después, una empresa de computación en la nube basada en blockchain cuyo objetivo es desarrollar la “Computadora de Internet” descentralizada. También creó el fondo Archery Blockchain.
Gian Bochsler es un emprendedor Suizo activo en fintech. En 2014 fundó Bity.com, antes de unirse a Dfinity dos años después, una empresa de computación en la nube basada en blockchain cuyo objetivo es desarrollar la “Computadora de Internet” descentralizada. También creó el fondo Archery Blockchain.

¿Una fantasía hecha realidad?

Según Vincent Perriard, esta forma completamente desmaterializada de almacenamiento de datos es el Santo Grial al que aspiran las marcas de relojes. “Han estado buscando soluciones a la falsificación durante mucho tiempo. El fuerte crecimiento del mercado de segunda mano también está agravando los problemas de autenticación.”

Pero, ¿cómo se puede combinar este proceso de autenticación con la protección de datos, un tema muy sensible? “El protocolo aplicará lo que decidan las marcas”, responde Vincent Perriard. “Desde un punto de vista tecnológico, todo es posible. Pero somos muy conscientes de que los clientes quieren la máxima protección y, sobre todo, el control de sus datos. Por lo tanto, actualmente estamos viendo cómo cada marca maneja este problema y el protocolo seguirá la misma tendencia.”

Agrega: “Por ejemplo, no es en absoluto obligatorio incluir el nombre del propietario en el protocolo. El hecho de que el sistema reconozca el reloj como original, con su fecha de montaje y número de serie, ya es en sí mismo una información imprescindible, sin necesidad de dar el nombre del propietario. Una vez más, la tecnología abre todas las puertas, pero depende de los relojeros decidir qué es relevante y qué no.”

Las actividades de Origyn no se llevarán a cabo dentro de una sociedad limitada, sino como una fundación sin fines de lucro registrada en Suiza. Las operaciones están programadas para comenzar en la segunda mitad de 2021. “La tecnología funciona, nuestro equipo está abordando la ergonomía de una aplicación intuitiva para el usuario. El mayor desafío ahora es lograr unir a las diferentes marcas de relojes y jugadores en la misma plataforma, de ahí la elección de una estructura imparcial”, señala Vincent Perriard.

Vincent Perriard describe su solución como el Shazam de la relojería, tras la popular app de reconocimiento de música.

Se implantará un sistema único de gobernanza dentro de la fundación: las propias marcas de relojes, como miembros de la fundación, tendrán acceso al menos al 50% de los derechos de voto, según un sistema de ponderación basado en su situación financiera; el 50% restante se asignará mediante “tokens” a cualquier accionista potencial.

“La escasez gradual de tokens disponibles aumentará su valor”, dice Vincent Perriard. Por el momento, los tres cofundadores, que se reunieron en una sesión del Foro Económico Mundial sobre monedas virtuales, están financiando de su propio bolsillo las actividades del equipo que creó el protocolo Orygin, compuesto por unas quince personas. La oficina central está ubicada en Neuchâtel y se ha establecido una estructura de I+D en California, en Silicon Valley.

Vincent Perriard es un especialista en estrategia de marca en el sector del lujo. Durante su carrera en la industria relojera, ha sido CEO de HYT, Concord y TechnoMarine, y ha ocupado varios puestos en Audemars Piguet y el Swatch Group.
Vincent Perriard es un especialista en estrategia de marca en el sector del lujo. Durante su carrera en la industria relojera, ha sido CEO de HYT, Concord y TechnoMarine, y ha ocupado varios puestos en Audemars Piguet y el Swatch Group.

De la autentificación a las relaciones con los clientes

En la mesa, encontramos a un financiero con un excelente conocimiento de los proyectos de moneda virtual, un especialista en temas de relojería y un experto en algoritmos y reconocimiento artificial. “Era natural comenzar con una aplicación en la relojería, pero uno solo puede imaginar el potencial de Origyn para otras industrias donde la autenticación es tan importante, como los artículos de cuero”, agrega Vincent Perriard.

El campo de acción de la start-up va mucho más allá del tema de la falsificación. “Nuestra tecnología permite poner en contacto directo a personas que no necesariamente se comunican entre sí en la actualidad; por ejemplo, un relojero con el dueño de uno de sus modelos, reciente o antiguo, en cualquier parte del mundo. Además de la autenticación, podemos imaginar la creación de interacciones que permitan rastrear un reloj a medida que pasa por el servicio posventa, agregar información adicional e incluso informar del robo o la pérdida de un reloj. No hay límites para lo que podemos hacer.”

Cualquier teléfono inteligente equipado con la aplicación Origyn puede identificar un reloj al tomarle una foto. El reloj actúa como su propio “código de barras”, proporcionando información valiosa.

En una era de marketing directo al consumidor, las marcas sueñan con tener en sus manos los datos de los clientes. Vincent Perriard defiende las ventajas de este “sistema virtuoso”: las empresas relojeras tienen acceso a sus clientes finales; los clientes se benefician de la autenticación de sus relojes; e incluso las plataformas de venta de relojes de segunda mano podrían obtener certificaciones de las propias marcas (actualmente, la mayoría de estos sitios realizan su propia certificación, no aprobada por las marcas). Sin embargo, esto dependería de que todos estos diferentes actores en el ecosistema de relojes globales acuerden reunirse en torno a la misma solución.

Con el surgimiento de una empresa emergente como Origyn, que se une a una cohorte de soluciones innovadoras que aparecieron en 2020, podemos ver que la crisis pandémica es tan creativa de propuestas resilientes como destructiva para el comercio. Si bien la tecnología parece estar en el punto adecuado, su destino dependerá en última instancia de la voluntad de los principales responsables de la toma de decisiones en el ecosistema de la relojería para permanecer unidos frente a la crisis. Este principio es tan válido para esta puesta en marcha como para todas las iniciativas “unificadoras” en proceso.

Mike Schwartz es un pionero del Protocolo informático de Internet (ICP) descentralizado. Es uno de los fundadores de 55 Foundry y dirigió la división Digital Ventures del Boston Consulting Group en Asia.
Mike Schwartz es un pionero del Protocolo informático de Internet (ICP) descentralizado. Es uno de los fundadores de 55 Foundry y dirigió la división Digital Ventures del Boston Consulting Group en Asia.

ORIGYN: ¿CÓMO FUNCIONA?

  • A través de herramientas específicas y una interfaz dedicada, un fabricante o agente autorizado “acuña” cada producto de lujo en su nacimiento. Los fabricantes (y en el futuro también los minoristas de usados ​​certificados) se establecen como la autoridad de procedencia y autenticidad al poseer la capacidad exclusiva de generar el gemelo digital único de un producto, es decir, un certificado digital, que también puede garantizar la titularidad de un producto de manera irrefutable. vinculando a su propietario a este gemelo digital infalsificable y a prueba de manipulaciones.
  • Dichos certificados digitales son transferibles del fabricante a la boutique y al consumidor; y de consumidor a consumidor, certificando el linaje exacto y la historia de un producto.
  • Cualquiera puede autenticar un reloj directamente, utilizando solo un teléfono inteligente y el software Origyn, “con piel” (de marca o personalizado) por las partes interesadas de la industria participantes, sin códigos de barras, microchips, grabado u otro proxy.
  • El protocolo Origyn aprovecha la criptografía y una combinación de tecnologías híbridas (AI+Machine Learning) en el reconocimiento de relojes que prueban la autenticidad del reloj y garantizan la irrevocabilidad, incorruptibilidad y transparencia de la información.
De la Internet 1.0 de los 1990 a la Internet Computer de los 2020 (fuente: Origyn)
De la Internet 1.0 de los 1990 a la Internet Computer de los 2020 (fuente: Origyn)
EUROPA STAR CLUB - ¡ÚNASE COMO MIEMBRO !
Nuestra base de datos incluye a más de 100.000 páginas y 70 años de historia de la relojería con todas las herramientas de búsqueda a su disposición. Un tesoro para todos los conocedores profesionales y aficionados.