70. archivos


Fabricado al 100% en Suiza - La conmovedora historia de Europa Star

English Pусский 中文
abril 2007


Fabricado al 100% en Suiza - La conmovedora historia de Europa Star El fundador de Europa Star y el actual Director Gerente.
E

n relojería, la etiqueta “Fabricado en Suiza” ha sido objeto de toda clase de usos y abusos. A pesar que desde los tiempos de la Obertura de Guillermo Tell existe una ley sobre lo que se considera y no se considera de Fabricación Suiza, la industria del reloj no consiguió crear una vaga definición sobre ello hasta el 23 de diciembre de 1971.

Más tarde fue modificada en una ordenanza del 27 de mayo de 1992, que hacía ligeramente más severas las regulaciones anteriores al estipular, más o menos, que como mínimo el 50% del valor total de los componentes de los movimientos debía ser fabricado en Suiza, dejando suficiente margen para que los fabricantes pudieran producir bastantes partes y piezas esenciales en países de bajo coste.

Así pues, me guste o no, muchos de los llamados relojes suizos pueden ser muy bien bastardos, lo mismo que algunos jefes que podría nombrar, pero esto es parte de otra historia.

Sin embargo, a diferencia de muchos relojes, la revista que tienen en sus manos es, sin ningún lugar a dudas, 100% de fabricación suiza. Europa Star cumple este año ochenta años; si, correcto, ocho cero – ochenta, y este extraordinario logro de ser la revista de relojería de más influencia en el mundo no ha ocurrido por casualidad, ha ocurrido porque su fundador fue un xenófobo chauvinista. Déjenme explicarlo.

El creador de Europa Star, Hugo Buchser, que era tan suizo como el bircher muesli, decidió en 1927 adentrarse en el mundo editorial.Por su amor a conocer países extranjeros y a sus gentes, además de su amor por todo lo suizo, viajó por todo el mundo divulgando el evangelio relojero en un tiempo cuando el total de las exportaciones de relojes suizos era prácticamente lo mismo que el precio de subasta hoy en día de un Patek Philippe de los años 30.

Entre sus viajes por Sudamérica, India y el Extremo Oriente, Hugo tuvo tiempo de casarse con una señorita muy suiza llamada Mary Studeli de la compañía de relojes Roamer (Meyer & Studeli) y entre los lentos viajes en barco por China, las burbujeantes fondues y el buen vino blanco suizo en Ginebra, aumentó la familia con tres hijas: Doris, Suzy y Lisbeth.

En el tiempo que las tres niñas alcanzaron la mayoría de edad – y de los desposorios - nuestro autocrático Hugo insistió en que todos los prometidos trabajaran para Europa Star. Como suele suceder, el matrimonio siguió su propio destino cuando Suzy se casó con un italiano, Lisbeth con un alemán y la querida Doris salvando por fin el honor, se casó en 1952 con un joven chico suizo de nombre Gilbert Maillard.

Siendo siempre el autocrático chauvinista, Hugo nombró inmediatamente a Gilbert director gerente de Europa Star puesto que era el único hombre suizo en la familia. Después despidió a los otros dos maridos “extranjeros”.

Gilbert y Doris Maillard, siguiendo los caprichos de la naturaleza, engendraron a Pierre en 1954, a Philippe en 1956 y a Anne-Laure en 1959. Pierre se casó con Desirée, italiana, Anne-Laure se casó con Athanase, griego, y Philippe con su inteligencia infinita se casó con Annelies, suiza de habla romanche (un honor conferido a únicamente al 1% de la población de Suiza) del cantón Grisons.

Tal como lo explica Philippe Maillard, “Pierre era el inteligente, pero se casó con una italiana.Yo me casé con una chica suiza y por tanto fui nombrado Director Gerente. Mi padre se convirtió en Presidente y a Pierre le nombró Jefe de Redacción. Básicamente el camino a convertirse en Director Gerente en Europa Star depende de quien sea más suizo en el entorno de la familia.”

Philippe Maillard tiene dos hijos, Serge (21) y Luca (19), pero no está claro quien asumirá el mando de Europa Star porque que no sólo son estos chicos demasiado altos para meter sus piernas bajo la mesa de despacho de su padre, sino también porque sus novias actuales tienen algún ADN extranjero no identificado en su estuche de maquillaje.

Europa Star es una revista suiza y siempre ha sido dirigida por un ciudadano suizo. Se diseña en nuestras oficinas suizas, la imprime Kundig, uno de los mejores impresores de Ginebra que casualmente es propiedad de un suizo de Friburgo, la encuaderna Mayer & Souter otra empresa muy suiza y finalmente se envía a los suscriptores a través de los sumamente eficientes Servicios Postales suizos.

Como se puede observar, Europa Star es tan suiza como el schüblig, pero tiene menos calorías y por lo tanto es mejor para tu corazón. La única anomalía es esta página. Normalmente debería estar escrita por un suizo, pero como Europa Star no podía encontrar ningún suizo suficientemente estúpido para contar esta crónica de orgullo nacional, esta historia 100% suiza ha sido escrita por un hombre de habla inglesa que nació en Escocia, tiene ascendencia rusa , lleva pasaporte británico y vive en Suiza. Mi única característica compensadora, parece ser, es que tengo ¡no una, sino dos ex-mujeres suizas!