articulos



Especial SIHH & Geneva
Lange & Söhne

enero 2010


Lange 1 Daymatic, un clásico que deviene automático

Por Pierre Maillard

Quince años atrás, A. Lange & Söhne entró en escena con el Lange 1, que marcó el retorno de Alemania al escenario mundial de la relojería de prestigio. Con sus esferas descentradas, su gran fecha y el cuasi clasicismo de su movimiento manual de doble barrilete, el Lange 1 que se convirtió en una familia de seis modelos diferentes, se ha convertido sin duda en el emblema de la compañía de Saxon, de hecho ninguna otra creación de la marca ha conseguido el mismo nivel de reconocimiento.

Recientemente, el Zeitwerk (ganador de la Aiguille d’Or en el Gran Premio de Relojería de Ginebra) demostraron que A. Lange & Söhne tiene intención de desarrollar nuevos caminos de diseño, se aleja , no del clasicismo, pero si de las esferas tradicionales. En este sentido, la pantalla digital, siendo un éxito como lo es , se mantiene en un nicho muy especial. Nada puede sustituir a la lectura intuitiva del tiempo por un set de agujas.

Por lo tanto, es en virtud de la nueva “motorización” de este bestseller, fabricado en versión automática por primera vez, que la compañía Alemana esta tomando una bocanada de aire fresco después de la partida de Fabian Krone y su “tutelaje” por parte de Jérôme Lambert, asimismo CEO de Jaeger-LeCoultre.

Especial SIHH & GenevaLange & Söhne

Así, ahora nos encontramos con el 1 Lange casi como estaba. El nuevo Lange 1 Daymatic, sin embargo, más allá de su nuevo movimiento automático, es innovador en una serie de puntos. La disposición de su línea ha sido revisada, la hora y los minutos se colocan ahora-por una cuestión de facilidad de lectura-en la parte derecha de la esfera. La famosa gran fecha se ha movido a la izquierda al igual que la pequeña esfera de los segundos. El indicador de reserva de marcha, menos indispensable en un sistema automático, ha sido sustituido por una aguja que marca el día de la semana.

La caja del reloj en oro rosa o amarillo o platino ha crecido en un milímetro (ahora 39.5mm) en consonancia con los gustos de hoy. El movimiento de 31.6mm está impulsado por un rotor grande, con un perímetro de platino, dando una reserva de marcha de 50 horas. En cuanto al resto del movimiento, la marca no ha escatimado la atención al detalle y nos encontramos con todos los acabados artesanales superlativos que le han ganado A. Lange & Söhne su excelente reputación.

Fuente: Europa Star Magazine Diciembre-Enero del 2010