articulos



Christophe Claret lanza su marca con un espíritu de juego

marzo 2011


Pierre Maillard

Christophe Claret es una persona franca, y él no duda en hablar de la situación de su empresa. Tras un descenso del 3 por ciento en el 2009, las ventas cayeron aún más en el 2010 - un 33 por ciento, debido principalmente a la cancelación de proyectos destinados a desarrollar nuevos mecanismos de algunas de las marcas más prestigiosas.
Con el corazón oprimido, Claret tuvo que ver como sus empleados se reducian de 125 a los 90 hoy (a través de salidas naturales). Sin embargo, Christophe Claret había anticipado la crisis económica y había pensado mucho sobre cómo pasar a través de ella. Tres grandes lineas de actuación parecían razonables para él: en primer lugar, desarrollar la sub-contratación de componentes, lo que le permite tener su propia herramienta industrial altamente desarrollada capaz de crear piezas de movimientos, así como de las cajas, en segundo lugar, desarrollar innovadores módulos de complicación ultra-delgados que pueden ser añadidos a los movimientos automáticos de alta calidad (Piguet,Girard Perregaux, Vaucher), y en tercer lugar, desarrollar su propia marca, que también podría compensar la disminución de la demanda de altas complicaciones. Así, nació la marca ChristopheClaret, jurídicamente distinta de la Manufactura Claret.

Christophe Claret lanza su marca con un espíritu de juego

Cronometraje lúdico
La primera manifestación tangible de la nueva marca ChristopheClaret tuvo lugar el año pasado en el 20 º aniversario de la manufactura. Bautizado como el Dual Tow, es un reloj complejo, con un precio de venta de 550.000.-CHF. Claret está más que orgulloso de haber logrado una producción de 20 piezas en tan sólo 18 meses. Y a ese precio, no se puede negar que su rendimiento es realmente muy honorable. El segundo reloj de la nueva marca, el Adagio, se lanzó sólo en Ginebra en enero (respecto a este tema, ver Europa Star1.11). El tercero, el Blackjack 21 se presenta en BaselWorld.
Antes de describir este reloj, primero decir que es emblemático de la dirección que Christophe Claret ha elegido tomar para su nueva marca: piezas que siempre tendrán un mecanismo muy innovador o complicaciónes; un precio de venta inferior a 200.000 francos suizos (las complicaciones de la Manufactura Claret sistemáticamente se venden a precios por encima de los 200.000 francos suizos y pueden ir an alto como a 1 millón de CHF), y,sobre todo, tener un elemento lúdico.
Un “feliz” y a menudo interactivo tipo de relojería, Christophe Claret lo resume diciendo que sus relojes son “activos, interactúan con su usuario y no son meramente contemplativos”. El también quiere que sus productos “sean animados”.
El Blackjack 21 es una ilustración perfecta de este espíritu lúdico ya que usuario disfruta explorando tres juegos de azar: los dados, la ruleta, y por supuesto, el blackjack.

Cómo funciona...
Bajo el cristal levemente ahumado del Blackjack 21 están las cartas que parecen estar tratadas de forma aleatoria y siete ventanas, de las cuales tres están abiertas. Las otras cuatro están cubiertas con un «flap» grabado con el logo de la marca. El primer pulsador permite que las cartas se barajen. Durante dos segundos, vemos las cartas que se reparten en todas direcciones antes de parar y pasar a las ventanas, que también están acompañadas por un sonido característico. Vemos entonces las primeras tres cartas en las ventanas abiertas. Usando otros dos pulsadores, grabado con DEALER y PLAYER, respectivamente, el jugador y el crupier muestran sus cartas: la primera ventana se abre y muestra la carta, y así sucesivamente. La idea es tener éxito en la obtención del 21. Una «pequeña» complicación adicional: cada vez que un jugador muestra sus cartas, suena una campana. El martillo de la campana, grabado con la palabra HIT (característica del blackjack), puede ser visto en acción en el lado del reloj a través de una abertura protegida por un cristal de zafiro.
En el otro lado de la corona, en el mismo lado, otra abertura lateral muestra dos dados libres. Cuando se mueve el reloj, los dados se agitan, proporcionando un pequeño juego de azar. Cuando al reloj se le da la vuelta, el tercer juego, la ruleta, queda al descubierto. Este se compone de un círculo que alterna números rojos y negros (como una pequeña sofisticación adicional, esta escala puede ser colocada, al comprar el reloj, para que el usuario pueda situar su número de la suerte frente a un set de esmeraldas en el lado de la cara trasera) . En el centro, la rueda de la ruleta en sí, cuya bola se muestra mediante una flecha, que rota libremente, directamente vinculada a la masa oscilante del movimiento mecánico automático (en este caso, un Frédéric Piguet, elegido por su delgadez, su rendimiento, y su doble barrilete), que impulsa el Blackjack 21.

Christophe Claret lanza su marca con un espíritu de juego

884.736 combinaciones
Un verdadero juguete para niños (ricos) y los grandes jugadores, este reloj es todo Claret. Especialmente reconocible es el dominio de sus animaciones complejas, lo que ha cimentado la reputación de Christophe Claret. Los siete discos (con los motivos de las cartas magníficamente impresos, que parecen haber sido pintados a mano), con un total de 884.736 combinaciones posibles, que comprende 45 cartas de las 52 en una baraja estándar. El sistema diseñado por Claret incluye un «lanzador» en el que los brazos de un trinquete actúan sobre un resorte que lanza los discos. Fabricados en oro por su inercia, estos discos están equipados con un piñón y están montados sobre un doble cojinete de bolas de cerámica. Debido a la inercia y a no tener que utilizar el par procedente de los barriletes, los discos por lo tanto giran muy rápidamente y se detienen precisamente en frente de las ventanas, gracias a un puente. Otro mecanismo distintivo permite subir y bajar las aletas de las ventanas una vez que el juego ha terminado. Este mecanismo colgante actúa directamente sobre elmartillo de la campana, que resuena cada vez que se muestra una carta. Una dificultad adicional que había que superar era el de los comandos de la campana procedentes de diferentes lugares del movimiento, dependiendo de la colocación de las ventanas del reloj. En total, 501 elementos tenían que ser colocados en la caja de 45 mm, disponible en gris titanio, titanio tratado con PVD negro, y oro blanco o rosa.
El precio del Blackjack 21 de Christophe Claret se mueve en un rango a partir de 168.000.-CHF hasta los 198.000.-CHF, dependiendo de la versión, cada una de ellas limitada a 21 piezas, por supuesto. Hagan sus apuestas,señoras y señores. No va más.

Fuente : Europa Star Web Especial – América Latina / España - Abril/Mayo 2011