100. articulos


Platino, el octavo metal

English Pусский 中文
marzo 2008


Mil metros bajo tierra, al calor de las entrañas de una mina sudafricana, yace uno de los metales más codiciados por la industria relojera: el platino. Europa Star acompañó a Vacheron Constantin a las profundidades del planeta para descubrir porqué este metal precioso es tan caro y resulta tan codiciado.

Platino, el octavo metal

El cerebro le va diciendo al corazón que se calme mientras el montacargas de personal se precipita por un pozo el equivalente de 200 pisos bajo tierra. Cada día, 2300 trabajadores hacen el mismo trayecto pozo abajo para llegar a su puesto de trabajo (pero a mí no me sirve para quitarme el canguelo). Cuando se llega al final de recorrido, el chasquido de la reja de protección al abrirse deja entrar un aire enrarecido, escaso. La temperatura ronda los 29º y la humedad es del 80%. Huele a madera podrida y amoníaco. La claustrofobia va apoderándose de mí. Ya ven que esto no es una visita de fábrica normal y corriente. Vestida con un mono de seguridad, botas de goma, casco y lámpara, la inspección de la mina no es para los pusilánimes ni los timoratos. Las galerías van estrechándose a medida que una se aleja del pozo de acceso. La luz de las lámparas de los mineros es la única fuente para orientarse en esta carrera de obstáculos, un laberinto de cables, maquinaria,charcos,barro y pasadizos que a veces miden menos de un metro de alto. De repente, el túnel se acaba abruptamente y encontramos a un grupo de mineros taladrando la roca, buscando el más precioso de los metales preciosos: el platino.

La Mina

Nos encontramos en la mina sudafricana Impala, la segunda en capacidad extractora de platino en el mundo, que da empleo a 28 mil personas. La inmensa mayoría de los mineros trabajan a 1 o 2 mil metros de profundidad en un laberinto de galerías que abarca 65 mil metros cuadrados bajo el complejo Bushveld Igneous, en la República Sudafricana. El platino se formó aquí hace millones de años, cuando ardientes coladas de roca fundida, o sea lava, presionaron hacia la superficie, abriéndose camino desde el centro de la tierra. En vez de irrumpir a través de la corteza terrestre, la lava se extendió por entre las capas rocosas, enfriándose. A medida que se estabilizaron los potentes sulfuros que contenía la lava, se fueron creando dos vetas de platino, que ahora se conocen como la veta Merensky (descubierta en 1924 por el geólogo alemán Hans Merensky) y la veta UG2. Hay 14 pozos que cubren toda el área. Cada pozo conduce a una miríada de galerías,cada una trabajada independientemente por una cuadrilla de mineros, una docena, que literalmente extraen el mineral de la roca. Estos hombres y mujeres trabajan en turnos de ocho horas sin descanso ni tan solo para reforzar el techo de la galería con maderas.Al acabar su jornada, marcan los puntos donde los taladradores deberán hacer saltar la roca y triturarla. Después vendrá el turno de noche con la ardua tarea de limpiar los cascotes de la zona y sacarlos a la superficie. Impala ha extraído 28 millones de toneladas de roca en los últimos doce meses. Parece una cifra enorme, y debe serlo porque se necesitan sacar 14 toneladas de mineral para obtener una onza (28,3 gramos) de platino puro. ¡Para fabricar un reloj Vacheron Constantin de platino necesitaríamos la cifra de 20 toneladas de roca! Súmese a esto el dato de que la producción anual de platino es de 190 toneladas anuales y compárese con la producción de oro que es de 3,300 toneladas anuales con lo que es fácil hacerse a la idea de por qué es tan caro el platino. (Cuando se cerró esta edición el precio era de 1002 euros por onza de platino y 560 euros por onza de oro). Como dato interesante cabe destacar que no hay grandes acumulaciones de platino en los depósitos de los bancos centrales, como ocurre con el oro. Por tanto, cualquier interrupción en el suministro provoca el disparo de los precios.

Platino, el octavo metal

El Proceso

De todas formas,no ha sido la escasez de las reservas de platino lo que nos ha llevado a los precios de hoy en día; se han de ejecutar más de cincuenta procesos diferentes antes de conseguir platino en estado puro. Primero se machaca la roca reduciéndola a polvo y se extraen los minerales mediante un sistema de flotación. Después se calienta el mineral hasta licuarlo, se deja enfriar y se mezcla con docenas de agentes químicos diferentes hasta separar los distintos elementos uno por uno.Desde la extracción del mineral bruto hasta la obtención del platino puro pueden pasar tranquilamente seis semanas. Al final de la cadena de producción, los operarios llenan bolsitas de plástico transparentes con la amarillenta sal de platino que después se convertirá en lingotes o en granulado, según los deseos del cliente. La producción diaria de platino asciende a la fabulosa cifra de 91 millones de euros, lo que justifica la presencia de lo que parece un equipo completo de rugby siguiendo al visitante “discretamente” durante su recorrido por la mina. El largo y costoso proceso productivo es solo la mitad de la historia del valor del platino. Sorprendentemente, el 70 por ciento del platino mundial se va a la industria del automóvil para la fabricación de catalizadores. El aumento de la flota de vehículos diesel en Europa y los cada vez más estrictos controles de emisiones en todo el mundo han jugado un papel importante en los incrementos del precio del platino en los últimos diez años.También ha afectado el crecimiento del mercado chino. El Sr. Scott Stevenson, de la refinería Impala, nos explicó cómo China pasó a importar de cero a 14 toneladas de platino entre 1999 y 2004, solo por lo que respecta a Impala. La industria de la joyería y la relojería sólo absorbe el 20 por ciento del platino mundial y el 10 por ciento restante se emplea en medicamentos para el cáncer, marcapasos, escaleras, carretes de pesca, seda para paracaídas, fertilizantes, iPods y –¡sorpréndanse!– notas Post-it. El precio de un reloj de platino se incrementa en mayor medida debido a los costes de mecanizado de sus componentes: cajas, coronas, esferas, etc. Una caja de platino puede precisar tres veces más tiempo de fabricación que una de oro. Esto se debe principalmente a la necesidad de utilizar herramientas especialmente fabricadas para trabajar el platino. Estas herramientas deben trabajar a velocidades menores con presiones más bajas para así reducir la fricción de las fresas con el metal. Asimismo hay que contar con una fase de pulido manual hasta conseguir el característico acabado del platino.

Platino, el octavo metal

Extraer el platino de la roca El Concentrador

El primer paso para convertir la roca extraída en platino se realiza en la superficie, en una planta llamada concentrador. El concentrador elimina el 95% del material descartable a base de triturar la roca hasta convertirla en polvo fino. Para ello emplea enormes muelas y bolas de acero. El material triturado se mezcla con agua y diversos agentes que hacen que las partículas metálicas repelan el agua. Entonces se bombea aire en el líquido, lo que genera burbujas a las que se adhiere el metal (cobre, níquel, paladio, rutenio, rodio, oro y plata). Los metales emergen a la superficie donde son recuperados.

La fundición

Una vez seco, el concentrado se lleva a la fundición donde se lo calienta en un horno a temperaturas de más de 1000 ºC. Durante este proceso se eliminan los últimos restos de minerales descartables y el compuesto resultante se transfiere a convertidores, donde se les insufla aire, cuya corriente se lleva los restos de hierro y de sulfuro. Para entonces, los granos de metal ya pesan un poco y pueden ser remitidos a la refinería Springs, de Johannesburgo, lo que se hace mediante un convoy de alta seguridad vigilado por satélite.

La Refinería

Las refinerías Springs se reparten en dos secciones: la refinería de metales básicos y la refinería de metales preciosos. En la primera se aparta el níquel, el cobre y el cobalto. En la segunda se apartan el platino, el paladio, el oro, el rodio, el rutenio, el iridio, el osmio y la plata. Mediante diferentes procedimientos químicos se extraen los metales uno a uno. Se tardan 14 días en extraer todos los metales de la sal de platino. El platino que se obtiene tiene la forma de polvo amarillo brillante antes de ser convertido en lingotes o en granulado. Fotos: Morvan Alain Photo: Platinum Today Photo credit

Platino, el octavo metal

El hechizo de los relojes de platino

La Federación suiza de Relojes informa de un incremento del 23 por ciento en las ventas de relojes de platino durante 2006 (+17,2 por ciento en 2005) con un volumen total de facturación de 235 millones de euros. Compárense estos datos con el total global de exportaciones de relojes suizos en 2006, que tuvo un incremento del 10,9 por ciento con un total de 13 mil millones de euros, demostrando que la compra de relojes de platino está ganado adeptos. ¿Porque tienen tanto atractivo? Cuando sólo un ojo habituado puede distinguir entre un reloj de platino y uno de oro blanco, (Patek Philippe les incrusta un diamante para evitar confusiones) ¿porqué los clientes insisten en pagar tanto por un reloj de platino? La industria relojera se halla inmersa en una tendencia en la que se alienta el uso de materiales exóticos y caros – marfil fósil, meteorito, gemas, etc. – y el platino entra de lleno en esta categoría de metal exótico y exclusivo, especialmente porque hay pocas empresas que se atrevan a producir grandes series de relojes de platino, magnificando el aura de exclusividad de las piezas. Convertirse en propietario de un reloj de platino no es solo cuestión de poder permitirse comprar algo exótico y costoso. En primer lugar, el platino es, sobradamente, más puro que el oro. Impala produce platino puro en un 99,95 por ciento. En comparación, el oro de 18 quilates es sólo puro en un 75 por ciento. El oro es un metal relativamente blando en su estado puro y por esta razón casi nunca se produce en su forma pura de 24 quilates. Es necesario alearlo con otros metales para incrementar su resistencia y durabilidad. El oro rosa es una aleación de oro y cobre; el oro blanco es una aleación de oro y níquel o plata. El platino, en cambio, al ser puro, no pierde brillo, no como el oro blanco que puede coger una pátina amarillenta con el paso de los años. Esta gran pureza es uno de sus mejores argumentos de venta, particularmente en mercados como el japonés, donde la pureza es una cualidad muy valorada. Adicionalmente, la durabilidad del platino es muy superior a la del oro.“El platino es la elección adecuada para una pieza que se va a llevar toda la vida – su peso y densidad lo hacen el más duradero de los metales. Por ejemplo, si se produce un arañazo en un reloj de platino, observaremos que el metal solo se ha desplazado mínimamente y que nada se ha perdido en cuanto a peso. Esta inalterabilidad es como el paradigma de la eternidad,”nos explica Juan Carlos Torres, Director General de Vacheron Constantin. El platino se ve poco afectado por el calor,es resistente a los ácidos y es anti-alérgico.Su masa es inaudita: un cubo de platino de 15 centímetros de lado pesa aproximadamente lo mismo que una persona. Después de cinco días fascinantes con Vacheron Constantin, siguiendo la ruta del platino desde las profundidades de la tierra hasta la presentación de sus últimas novedades relojeras, mi concepto del platino ha cambiado sustancialmente. Desde su extracción de las profundidades de la mina, hasta su paso por las gigantescas refinerías químicas, es impresionante el esfuerzo que requiere obtener una sola onza de platino. En toda obra de arte, frecuentemente, el proceso creativo es tan intrigante o más que la misma obra acabada.En el caso del platino, es absolutamente cierto.

Platino, el octavo metal Malte Tourbillon Regulator, Malte Perpetual Calendar Chronograph

Colección Excellence Platine de Vacheron Constantin

Vacheron Constantin empezó a producir platino en los remotos tiempos de 1820. El año pasado la empresa presentó su colección Excellence Platine, una serie muy limitada para coleccionistas, con distribución exclusiva,en que cada ejemplar se fabrica con una esfera de platino macizo (sellado con el cuño Pt950) y caja y hebilla de correa en platino.La producción de relojes de platino ha ido en aumento en Vacheron Constantin, con un incremento del 76 por ciento en el periodo 2006-2007 comparado con el 2004-2005. Juan Carlos Torres nos explica porqué la compañía decidió aumentar sus colecciones de platino: “En 2006, Vacheron Constantin entróen un nuevo cuarto de siglo de tradición relojera. Para emprender esta nueva etapa de nuestra singladura, ¿qué mejor símbolo puede haber para expresar los valores que hemos cultivado, y las esperanzas de futuro,que el platino 950 en toda su pureza, exclusividad y perdurabilidad?” Este año se presentarán dos nuevas piezas de la colección Excellence Platine: el Tourbillon Regulador Malte y el Calendario Perpetuo Cronógrafo Malte, ambos en ediciones limitadas de 50 unidades numeradas. El Tourbillon Regulador monta el calibre 11790 R, un movimiento mecánico de carga manual. Se distingue por la disposición no-coaxial de las agujas de horas y minutos, por la presencia de una pequeña aguja segundera sobre el eje del tourbillon y una reserva de marcha de 40 horas. El Calendario Perpetuo va equipado con el calibre 1141 QPR, también mecánico de carga manual, con mecanismo de cronógrafo de rueda de pilares con un contador de 30 minutos a las 3, aguja de cronógrafo central, calendario perpetuo y abertura de fases lunares. Cuesta hacerse a la idea de que estos magníficos relojes empezaron a gestarse hace millones de años bajo el suelo sudafricano y que han recorrido un largo camino hasta convertirse en obras maestras donde el metal luce en su verdadero esplendor de pureza impoluta.

Source: Europa Star December-Januar 2008 Magazine Issue