articulos



Clerc prosigue su periplo

English
marzo 2008


Por Pierre Maillard

Con una oferta revisada y sus excelentes nuevos modelos, Clerc avanza firme y amplía su red de distribución

Clerc prosigue su periplo

Gérald Clerc es descendiente de una larga estirpe de joyeros y relojeros que se remonta a 1874. Hace unos años, comenzó a diseñar y distribuir una gama de sus propios relojes. El arte de la relojería no es nada extraño a su familia ya que siempre habían creado relojes, al principio en asociación con Rolex, Vacheron Constantin y Jaeger-Le-Coultre y, desde finales de los 70, de forma independiente. Pero Gérald Clerc tenía precisas ambiciones personales. Quería crear una verdadera colección de relojes bajo el nombre de Clerc. Desde los comienzos, su oferta estaba fundamentada en un solo modelo de caja, un modelo sorprendente, algo así como un audaz octágono con ángulos redondeados y líneas suavizadas. Concentrándose principalmente en el difícil mercado americano, Clerc fue capaz de abrir camino consiguiendo introducirse en más de 40 tiendas del máximo nivel. En nuestros días, Clerc ha vuelto a Suiza para reorganizar sus actividades y afrontar el mercado internacionalcon modelos más complicados.

Clerc prosigue su periplo

Escalando el mercado

El retorno de Clerc a tierra suiza durante un periodo de efervescencia creativa, le ha dado el empujón definitivo a su proyecto relojero. Inspirándose en su carrura-fetiche, cuyas líneas han sido reelaboradas, nos ofrece ahora relojes más complejos, más suntuosos y más innovadores, profundizando más si cabe en el arte de la relojería. Un ejemplo de lo dicho es su nuevo modelo Odyssey, al que le confiere un aspecto contemporáneo, muy al gusto actual, con unos acabados al nivel de los más consagrados de la alta relojería. La venerable y famosa caja es aún más sofisticada que antes. Combina materiales tales como el titanio negro espejado para el bisel y elementos de acero u otros metales incluyendo cerámica blanca, oro rosa, y paladio 950. El conjunto lleva una correa de goma o un brazalete de titanio y acero o solo acero. Otro detalle muy vistoso del Odyssey es el protector (patentado) de la corona. Se desliza al rozarlo apenas y permite alternativamente el acceso a cada uno de los tres pulsadores: corona, bisel giratorio interior y fecha retrógrada. En el reverso, presenta una caja atornillada con cristal de zafiro protegido por una especie de parrilla con el logotipo de Clerc. Este acabado tan detallista nos muestra con cuanto cuidado se ha fabricado el reloj: puentes achaflanados, tornillería azulada, rotor negro con PVD y decoración Côtes de Genève. Los troquelados abiertos en la esfera permiten que se vean algunas de las entrañas de la máquina, especialmente a través del vaciado del número “12” así como también a través del vaciado de los indicadores de fecha (retrógrado) y de reserva de marcha (120 h.).

Clerc prosigue su periplo

El celo del diseñador

Otra de las colecciones destacables es la sofisticada Icon 8. De gran pureza de líneas, contemporánea, bien proporcionada y que emana elegancia, este modelo se ofrece con o sin algunas complicaciones como el indicador de reserva de marcha, gran fecha, segundo huso horario o el tourbillon sobredimensionado de puente vertical. También se ofrece en una maravillosa versión esqueleto (muy actual) y en una edición limitada con esferas cerámicas pintadas a mano. Como un modisto, Clerc elige cuidadosamente el color de sus esferas para obtener el mayor nivel de refinamiento y delicadeza La renovación de la marca no se detiene en estos productos. La línea CXX Diamonds demuestra que la carrura Clerc se presta fácilmente a todo tipo de engarces de pedrería. La presentación del CXX Plongeur, de carácter muy deportivo y espartano, está prevista para el 2008. Se espera también una nueva colección de relojes femeninos, que se esta desarrollando y que será de movimiento mecánico aunque carente de complicaciones.

El principio de la Odisea

Clerc ha anunciado su intención de fabricar de 4 a 5 mil piezas al año. Pero este volumen no se espera que aumente drásticamente debido a que el precio medio de las colecciones va a subir. El Odyssey, por ejemplo, se venderá a partir de los 8,500 euros. Debido al nuevo posicionamiento hacia las alturas de la marca, Clerc ha determinado que la distribución sea más selectiva. Aparte de los EE.UU., el Caribe y Suiza, la marca está representada en Asia, más concretamente en Japón donde goza de gran prestigio y atrae mucho el interés de la prensa local especializada. Los relojes Clerc están siendo introducidos en el Oriente Medio y lo harán pronto en Rusia e Italia. Es un viaje que está en sus inicios y que bien podría convertirse en una verdadera Odisea.