100. articulos


Urban Jürgensen: el primer escape de retén hecho para un reloj de pulsera

English 中文
agosto 2011


Entre todos los llamados escapes «libres», el escape de retén, que apareció durante el siglo XVIII, está considerado uno de los griales de la precisión cronométrica. Históricamente, el papel del escape de retén en la búsqueda de la cronometría es más importante incluso que el desempeñado por el tourbillon. Sin embargo, lo encontramos sobre todo en los cronómetros marinos, en los que está montado sobre cardanes ya que uno de sus principales puntos débiles, o más precisamente su principal punto débil, es su gran sensibilidad a los choques. Esta es, sin duda, una de las razones por las que este escape histórico se había limitado hasta ahora a los cronómetros marinos.

Y ahora, una nueva versión del escape de retén ha sido diseñado específicamente para un reloj de pulsera: el cronómetro UJS08, de Urban Jürgensen & Søhner.

Cronometría excepcional para hacerse más pequeño…

En comparación con el escape de áncora suizo tradicional, el escape de retén tiene algunas diferencias notables, lo que le permite tener el mejor rendimiento mecánico de todos los escapes libres.

Contrariamente al escape de áncora, el escape de retén no tiene en la paleta del áncora una piedra, sino un pivote, reten equilibrado con una inercia reducida y, en el caso específico del USJ08, un tamaño más pequeño. Este tope actúa exclusivamente sobre la parada de la rueda de escape, mientras que en el escape de áncora, la acción de la horquilla permite la parada de la rueda de escape, así como la transmisión de la energía de la fuerza motriz al balancín . Por lo tanto, este último normalmente recibe dos impulsos por oscilación, mientras que en el escape de retén, el balancín sólo recibe un impulso por oscilación. De la misma manera, en el escape de ancora, la transmisión del impulso al órgano regulador se lleva a cabo directamente por parte de la rueda de escape. Estas particularidades diferentes son fácilmente observables, tanto desde el punto de vista auditivo ya que el sonido del reloj (el tic tac) es muy diferente,y desde un punto de vista visual, porque el tic tic del el avance de la aguja de los segundos es claramente visible.

Más importante para la eficiencia del cronómetro y la cronometría, la fricción se reduce a un solo lugar, y la lubricación también se reduce considerablemente. Pero el Talón de Aquiles del escape de retén, como ya hemos dicho, es su gran sensibilidad a los golpes.

Urban Jürgensen: el primer escape de retén hecho para un reloj de pulsera

Plato del retén

...y un problema a superar

El equipo que estuvo trabajando en el proyecto de Urban Jürgensen estaba compuesto por Jean-François Mojon (propietario de Chronode, y tambiénautor del Opus X), quien diseñó el proyecto técnico del movimiento, y Kari Voutilainen, quien se encargó del ensamblaje y los acabados. Superaron el problema de los choques, o más precisamente lo resolvieron, mediante el diseño de una placa limitante que permite – como su nombre lo indica – limitar, al máximo posible, todos los movimientos del retén que sería causada por un golpe. (Esta placa especial es parte de la patente mundial de este reloj). El retén, muy pequeño en sí, también fue diseñado de una manera muy equilibrada con el fin de que sea menos sensible a los golpes. Esta resistencia a los golpes se ha probado debidamente en Chronofiable, después de haber sido sometidos a 20.000 descargas durante dos semanas.

Diseñado desde cero, el movimiento básico del USJ08, proporciona 3Hz (21.600 alternancias por hora), tiene dos barriletes en serie que proporcionan una reserva de marcha de 100 horas (indicada por un sistema diferencial, también patentado), dando así al escape una ventaja inherente. El gran volante de inercia está equipado con una espiral libre. El perfil de los dientes de la rueda de escape también ha sido optimizado con el fin de reducir la fricción aún más gracias a una mayor rigidez y una inercia reducida.

En comparación con otros 300 movimientos con certificado COSC, el USJ08 demuestra una estabilidad operacional mejorada en un 40 por ciento. En términos puramente cronométricos, el rendimiento oscila entre + / - 1 segundo, mientras que el promedio de relojes con certificado COSC tienen un rango de 0 / + 6 segundos.

Urban Jürgensen: el primer escape de retén hecho para un reloj de pulsera

1. Volante. 2. Bloqueo de paleta. 3. Espiral del retén. 4. Retén reductor de la inercia. 5. Espiral del volante del retén. 6. Rueda de escape

a. Paleta de impulsión. b. Desbloqueo de la paleta. c. Placa limitante

El dream team

La iniciativa de adaptar el escape de retén a un reloj de pulsera vino de la persona de Peter Baumberger, quien, hasta su muerte en el 2010, rigió los destinos de la histórica marca Urban Jürgensen, pionera en la cronometría y el escape de retén. Queriendo revivir el espíritu de Jürgensen, Peter Baumberger - a quien a Kari Voutilainen le gusta describir como un hombre de estándares extremadamente altos y un «ojo excepcional” - lanzó su» loco proyecto” hace unos años. Pero, por desgracia, sin embargo, no pudo ver su obra terminada. Después de su muerte, la empresa pasó a manos de su amigo Helmutt Crott, ávido coleccionista y organizador de subastas. Este Continuó el proyecto de Baumberger, trayendo a Kari Voutilainen y Jean-François Mojón , junto con algunos otros especialistas: Roland Tille para las esferas (ex director de la marca Stern, adquirida por Patek Philippe) y Jean-Pierre Ackmann, un fabricante de cajas desde hace 40 años.

Todo este mundo se aloja entonces en una caja bajo la esfera exhibiendo la más alta forma de clasicismo, realizada con talento, finura y sutileza y, Kari Voutilainen le da al movimiento los superlativos acabados que este merece. Se ha realizado la primera pre-serie de 80 piezas, 50 de las cuales están equipadas con un escape de retén (en caja de oro, su rango de precios se mueve entre los 52.000 y los 55.000 CHF). Los otros 30 tienen el clásico escape Suizo y se vende por 22.000 CHF. La diferencia en el precio entre estos dos tipos de escapes no es tan grande solo por la innovadora tecnología, sino también por el proceso de fabricación del movimiento, altamente artesanal para el escape de retén.

Kari Voutilainen sostiene que teóricamente podría producir alrededor de un centenar de piezas al mes. Pero a partir de ahora, Jean-François Mojon está trabajando en una lista de estrictas especificaciones, incluyendo una reflexión en profundidad sobre el montaje y el ensamblaje, en vistas a su eventual industrialización. Helmutt Crott tampoco excluye la posibilidad de que tal vez este escape originales esté a disposición de terceros dentro de un año o así. Las conversaciones están en marcha «con grandes marcas Suizas». Esta es definitivamente una aventura a seguir de cerca.

Urban Jürgensen: el primer escape de retén hecho para un reloj de pulsera

Fuente: Europa Star Magazine Agosto - Septiembre del 2011