100. articulos


Los relojes Suizos en el espejo Chino

English Pусский 中文
noviembre 2011



"¿Cuál es el mayor desafío que enfrenta la industria relojera hoy? El enfoque de las marcas está dirigido al cliente Chino en este momento, pero no hay manera de saber cuanto tiempo va a durar su poder adquisitivo. Si el cliente Chino desaparece, que va a hacer la industria relojera? Tiene que haber un plan y la industria tiene que centrarse en el desarrollo de otros mercados."

No somos nosotros los que decimos esto, estas palabras provienen de un representante de ventas de King Fook, uno de los mayores minoristas de Hong Kong, y se las dijo a nuestro enviado especial a Hong Kong, Keith Strandberg (ver nuestro Retailer Profile en www.europastar.com).

Claramente, esta inclinación China por los relojes Suizos está pesando más y más en la industria relojera Suiza. Los números lo dicen todo. ¡Entre Enero y Julio de este año, entre Hong Kong y China compraron casi un tercio de las exportaciones de relojes Suizos por un valor, que representa un incremento del 76 por ciento para Hong Kong en comparación con el mismo periodo del 2009 y un aumento del 160 por ciento para China! Si añadimos Singapur y Taiwán a este coctel , el porcentaje "Chino” se eleva a casi el 40 por ciento de las ventas de relojes Suizos.

Ciertamente podemos estar contentos con estos números, pero este aumento de la dependencia no se refleja sólo a nivel cuantitativo. Sabiendo que el consumidor Chino tiene en general un gusto muy clásico, el estilo y el diseño se están viendo así afectados. Tal como Olivier Bernheim, Consejero Delegado de Raymond Weil, nos recuerda: «Los consumidores Chinos están buscando un estilo clásico desde, en el que en la mayoría de los casos, es su primer reloj.» (En cuanto a Raymond Weil, consulte el artículo, Raymond Weil, maestro de la Independencia.) el famoso estribillo «retornar a lo básico», que se vio favorecido durante la crisis del 2008, fue tomado muy en serio por todas las marcas de relojes que estaban buscando activamente dirigirse al mercado Chino.

Hoy en día, podemos afirmar que el gusto del consumidor Chino en gran medida influye directamente en la producción de los relojes Suizos. Y, más allá de esto, los Chinos también tienen una gran influencia sobre el factor estratégico que es el movimiento mecánico. Recientemente en Hong Kong, Keith Strandberg trató de ver un poco más claramente a través de las nubes de niebla que envuelven el mercado de los movimientos mecánicos: las idas y venidas entre Suiza y China, las exportaciones y reexportaciones, los grandes agujeros en el término Swiss Made, acusaciones y contra acusaciones entre el gigante ETA y Sellita, etc. (Lea nuestro Editorial).

Mientras tanto, los fabricantes Chinos están avanzando gradualmente sus peones, produciendo movimientos mecánicos por millones, cuya calidad y sofisticación continua en aumento. Por supuesto estos movimientos no son comparables a los “tractores” ETA – o sus clones – pero esto hace que la industria preste atención al proverbio “nunca digas nunca”. Una desaceleración del consumo Chino combinada con un aumento de la oferta de movimientos mecánicos Chinos pueden iniciar un cambio de paradigma cuyos efectos pueden ser difíciles de controlar por la industria relojera Suiza. Por otro lado hay un gran obstáculo que han de superar los relojeros Chinos y es la poderosa identidad que tienen las marcas Suizas, una identidad que les proporciona una considerable ventaja. Sin embargo, tal vez algún día, el origen de lo que está bajo el capó, el origen del motor, no será tan importante.¿Quién sabe?

Los relojes Suizos en el espejo Chino

Imagen de «the White Group 2011 calendar» (www.white-group.com).

Fuente: Europa Star Magazine Octubre - Noviembre del 2011