articulos



Ulysse Nardin, una transición ejemplar

English 中文
agosto 2012



ESPECIAL MECÁNICA

¿Cómo puede uno suceder al carismático Rolf Schnyder, cabeza emblemática de Ulysse Nardin, que falleció repentinamente en abril de 2011? ¿Cómo puede uno sobrevenir a este visionario que había comprado la empresa familiar en 1983, cuando nadie tenía fe en el futuro de los relojes mecánicos, y que tuvo éxito en llevar a la compañía a la cima de las marcas de relojes Suizos?

Estas son algunas de las principales cuestiones que nosotros en Europa Star teníamos en mente cuando nos fuimos a reunir con Patrik Hoffmann, designado como CEO sólo dos semanas después de la muerte de Rolf Schnyder.

Patrik Hoffmann, de las finanzas a la relojería
Patrik Hoffmann, de las finanzas a la relojería
Después de sus estudios en finanzas, seguidos por el marketing y la gestión empresarial en los Estados Unidos, Patrik Hoffman trabajó para la marca Oris de 1982 a 1994. De 1995 a 1999, vivió en Malasia, donde trabajó para el distribuidor Swiss Prestige. Allí, conoció a Rolf Schnyder, que lo envió a Florida en 1999 para establecer la distribución de Ulysse Nardin en los Estados Unidos a través de una filial. Armado con esta experiencia, Patrik Hoffmann abrió el mercado de Hong Kong seguido por el muy importante mercado Ruso donde se instaló una sucursal en 2004, lo que fue un paso decisivo en el gran éxito de la marca en este mercado. Desde el año 2008, Rolf Schnyder quería que regresara a Suiza, pero Patrik Hoffman continuó, hasta su nombramiento como CEO, compatiendo su tiempo entre los EE.UU. y la sede de la compañía en Le Locle, donde ahora reside a tiempo completo.

Europa Star: Ha pasado un año desde la muerte de Rolf Schnyder y tenemos la impresión de que Ulysse Nardin, cuya imagen estaba tan íntimamente ligada a la personalidad de su propietario, continúa con toda naturalidad a siguiendo a lo largo de su trayectoria. ¿Cómo se ha manejado esta transición forzada?

Patrik Hoffmann: Obviamente, ha habido una imagen personal muy fuerte de la marca Ulysse Nardin, que ha cristalizado en torno al hombre que había la hecho tan exitosa. Pero Rolf había preparado todo de antemano. A su muerte, todo estaba listo para hacer esta transición lo más suave posible para una empresa que emplea a más de 400 personas. Rolf no era el único en el funcionamiento de la empresa, ni mucho menos. La fuerza de Ulysse Nardin proviene de un equipo de gestión muy unido, que ya estaba en el lugar alrededor de Rolf, y compuesto por Pierre Gygax, el llamado «Mr. Silicon», que ahora es director de operaciones, Susanne Hurni, directora de toda la comunicación, Lucas Humair, el jefe de operaciones en La Chaux-de-Fonds, Patrice Carrel, director de finanzas y logística, y yo, nombrado como CEO. Ha sucedido, por tanto, sin interrupciones en ningún dominio, ya que funcionamos un poco como el Consejo Federal Suizo, de una manera inteligente y en un clima excelente.

ES: En esta configuración colegiada, ¿cual es entonces su papel como CEO?

PH: Mi papel es el de tener la visión más completa posible de la empresa, una visión global. En el plano financiero, la marca está perfectamente sana: pertenecemos a un family trust creado por Rolf Schnyder y por lo tanto no debemos nada en absoluto a los bancos. Todas las inversiones se hacen en la casa. En el nivel esencial de los productos y los movimientos, la dirección que se determinó hace muchos años fue y sigue siendo, muy clara. Una de las últimas cosas que hizo Rolf, antes de su muerte, fue presentar el totalmente nuevo Calibre 118 propio de la casa en Baselworld 2011. Este fue un paso importante para Ulysse Nardin. Habíamos estado trabajando en él durante diez años, pero la decisión de construirlo en realidad fue tomada hace cuatro años porque teníamos nuestra propio «tractor» base y este llegó en el momento adecuado.

The Calibre 118
The Calibre 118
Ulysse Nardin dice que estár «muy orgulloso» de su nuevo calibre de base propio de la casa, el Calibre 118. Diseñado desde el principio para ser industrializado y que se produce por decenas de miles de unidades, integra muchos avances realizados durante los últimos años por Ulysse Nardin, entre ellos el escape DIAMonSIL patentada de silicio recubierto de diamante y una rueda de volante de inercia patentada, con un muelle de volante de silicio. Con su robusta arquitectura, este movimiento automático tiene 60 horas de reserva de marcha. Para su lanzamiento, se montará en el Marine Chronometer Manufacture, que tiene un indicador de pequeño segundero de buen tamaño, fecha a las 6 en punto, y un «ajuste rápido» del sistema que permite que el reloj se corrija en ambas direcciones. Este hermoso y muy clásico diseño clásico ha sido especialmente encajado en una edición limitada en oro rosa (350 piezas), que cuenta con una esfera del más puro esmalte.

ES: ¿Será este Calibre 118 el que equipe todos sus relojes?

PH: Nosotros producimos alrededor de 25.000 relojes al año. Este año, 3.000 modelos estarán disponibles equipados con el Calibre 118, y el próximo año, serán entre 8.000 y 10.000 los que entrarán en funcionamiento. Nuestro objetivo es tener un 80 por ciento de nuestros relojes equipados con nuestro propio calibre en los próximos cinco años. Sin embargo, en los últimos doce meses, también hemos tomado otras medidas importantes.

ES: ¿Por ejemplo?

PH: Siempre en el ámbito de los movimientos, nosotros compramos el Chronograph Movement 137 de Ebel, el cual fué introducido bajo el nombre de Calibre 150. En 1996, nosotros lanzamos un calendario perpetuo cuya base había sido desarrollada conjuntamente con La Nouvelle Lémania y con Ebel, con el que luego hicimos un cronógrafo. Al comprar los derechos, los planos, y las piezas existentes de los componentes de este calibre de Ebel, contratamos a cinco personas de su equipo, por lo tanto creamos una sinergia entre estos dos movimientos provenientes de una misma base, y por lo tanto ahora tenemos un cronógrafo calendario perpetuo.

El segundo paso importante fue la adquisición de una participación en «ochs und junior», una empresa perteneciente a Ludwig Oechslin, que funciona algo así como un think tank. Va a desarrollar productos basados ​​en nuestros calibres, y vamos a tener acceso a sus innovaciones. Pero, como ustedes saben, Ludwig Oechslin se encuentra todavía a la cabeza del Museo Internacional de Relojería de La Chaux-de-Fonds y por lo tanto está sujeto a ciertas limitaciones. Al final de su mandato, sin embargo, en 2014, trabajará exclusivamente para Ulysse Nardin.

Y, por último, algo muy importante para nosotros, es la adquisición de Donzé Cadrans, especialista en relojes de alta gama y en esmalte, que es una de nuestras especialidades fundamentales.

ES: Al respecto, contrariamente a otras marcas comparables, Ulysse Nardin no tiene un modelo icónico, una que sea inmediatamente identificable. Por supuesto, existe el Freak, pero es un reloj muy particular, y también existe el trabajo esmalte …

PH: Sí, tiene razón. Tenemos una colección bastante grande, que es a la vez una bendición y un problema. Es una bendición, porque muchos de nuestros clientes son propietarios de varios relojes Ulysse Nardin. En los Estados Unidos, por ejemplo, hemos observado que más del 50 por ciento de los compradores ya posee uno de nuestros relojes. Pero, también es un problema porque esto hace que la producción y la comercialización, obviamente más difícil. Actualmente, estamos reduciendo significativamente el número de nuestras referencias. A veces, cortar con los viejos modelos es tan importante como crear otras nuevos. En términos de diseño, también estamos haciendo cambios en nuestros modelos existentes. Les estamos dando una nueva mirada, más fuerte y más contemporánea, lo que está siendo bastante bien recibido. A partir de ahora, el cliente va a comprar los relojes, no sólo por sus funciones y la excelencia mecánica, sino también por su «look».

THE FREAK de Ulysse Nardin
THE FREAK de Ulysse Nardin

ES: Desde el punto de vista de la distribución, ¿cuál es su estrategia? Sabemos que los tiempos son cada vez más difíciles para los independientes…

PH: Somos muy afortunados por estar perfectamente equilibrados y poder caminar sobre cuatro patas, si se me permite usar esta expresión. En general, nuestra distribución está centrada en cuatro áreas principales que tienen una cuota de mercado similar, alrededor del 25 por ciento cada una: las las Américas, administrada por una filial, Rusia y los países vecinos, administrado por otra filial que emplea a 30 personas, Asia, con un sucursal en Hong Kong y una oficina en Shanghai, y Europa, que está a cargo de una oficina en Alemania, y el Oriente Medio, que gestionamos directamente desde Le Locle.

En total, esto representa alrededor de 500 tiendas, con las que compartimos relaciones muy fuertes y de confianza con perspectivas a largo plazo. Y, sí, también tenemos una red de 16 tiendas propias de Ulysse Nardin, pero damos prioridad a nuestra red de distribuidores. Debido a las políticas de control por parte de los grandes grupos, las nuevas oportunidades se abren también a los independientes …

ES: ¿Y el mercado Suizo?

PH: Es cierto que de alguna manera se ha ignorado este mercado, pero pronto tendrá lugar una sorpresa. En Europa, también, vamos a hacer cosas nuevas, aunque, por el momento, no puedo decir más sobre el tema…

HMS CAESAR CLASSICO CLOISONNÉ de Ulysse Nardin
HMS CAESAR CLASSICO CLOISONNÉ
de Ulysse Nardin

GENGHIS KHAN de Ulysse Nardin
GENGHIS KHAN
de Ulysse Nardin

CLASSICO LADY de Ulysse Nardin
CLASSICO LADY
de Ulysse Nardin

Fuente: Europa Star Magazine Agosto - Septiembre del 2012