articulos



La pista cultural - Una discusión con Franco Cologni sobre la relación entre el arte y la relojería

English
enero 2013


«Gurú de la Alta Relojería», «Cardenal del Grupo Richemont»- la descripción de la función (s) interpretada por Franco Cologni en la vasta reorganización de la relojería Suiza son indicativos de su lugar muy especial en la galaxia de personalidades - o celebridades - que conforman el paisaje de la relojería. Al contrario de muchos otros, Franco Cologni no viene del mundo de las finanzas, el comercio o la ingeniería, el caldo de cultivo para los administradores de las empresas de relojería. Él proviene del teatro y la Universidad, la Universidad de Milán para ser más precisos, donde, a finales de la década de 1960 y comienzos de la década de 1970, fue profesor de «La historia del teatro y las artes escénicas», ampliando el espectáculo vivo de las tragedias griegas en Broadway. Al mismo tiempo, él era periodista de un diario importante, escribiendo críticas de cine y teatro. En ese momento, no había nada que indicara que Cologni se convertiría en la “eminencia gris” del segundo grupo de lujo más grande del mundo, que en gran medida contribuyó a crear. Como estudiante de teatro, sin embargo, aprendió, según sus propias palabras, que "no hay espectáculo sin público. Y, que incluso si la audiencia es responsable del éxito de un programa, este sólo puede conseguirse con un esfuerzo de equipo. Y el teatro es un esfuerzo de equipo. Esto es exactamente lo que encontramos en los Metiers d’Art [profesiones de artesanía artística], que en conjunto contribuyen a hacer que un objeto sea excepcional.

Preguntamos a Franco Cologni si cree que la relojería es el doceavo arte, como dice la gente. Su respuesta fue muy directa: «la relojería no es un arte en sí, sino más bien es el arte que se aplica a la relojería. Esa es la diferencia. El»artista«goza de libertad creativa, mientras que el “diseñador” trabaja en una especie de libertad vigilada, obligado a respetar las reglas - las reglas del producto y las reglas de la marca. Su»arte«está estrechamente ligado a la función predeterminada del producto. Él puede apartarse de esta función, pero no puedo olvidarla. Además, un diseñador no»firma" su obra como un artista. El trabajo de un diseñador es colectivo y no le pertenece a él. Si la relojería es un arte, se podría decir que se trata de un arte menor».

La pista cultural - Una discusión con Franco Cologni sobre la relación entre el arte y la relojería

Tres vidas

Franco Cologni tiene varias vidas, que retrospectivamente arrojan luz sobre sus palabras de otros tiempos. Después del teatro y la universidad, en una economía Italiana en auge, se convirtió en un empresario, pero sin desviarse de sus preocupaciones estéticas. Él comenzó a transformar «objetos bellos de calidad en productos de lujo: relojes, bolígrafos, artículos de cuero, y encendedores». Por lo tanto, Cologni creó John Sterling, el mechero más ligero del mundo en una «base», como diríamos en relojería, de Dupont, Dunhill o Cartier.

«Cartier!» Él tuvo éxito en la creación en Italia del segundo mayor mercado del mundo para los encendedores Cartier, un esfuerzo que no pasó desapercibido para Robert Hocq y Alain-Dominique Perrin, quienes acababan de lanzar la famosa colección de Les Must de Cartier. En 1973, Franco Cologni fue invitado a subir a bordo. Todos sabemos el resto... o ¿realmente lo sabemos?

«¿Qué debía traer a la mesa?», Reflexiona. Antes de responder, mientras que recoge sus pensamientos, él dice: «Yo reuní el lujo y la cultura», luego continúa más específicamente, «un producto de lujo es, por la naturaleza de las cosas, un objeto cultural. Tiene un valor tangible y un valor intangible porque es el fruto de una cultura, de una sensibilidad especial, que se ha desarrollado a través del tiempo, adquiriendo un rostro aquí, otro allí. Es un producto construido de capas culturales. Este es su valor intangible. ¿Qué mejor manera de expresar este valor, su know-how, si no a través de los artesanos que trabajan en el, con un profundo conocimiento transmitido de generación en generación?»

La pista cultural

Cuando Cartier y Alain Dominique Perrin pasaron al redil de Richemont, pidieron a Franco Cologni que trabajara con las marcas y sus conceptos culturales respectivos. «Sólo con los directores ejecutivos que aceptaron este camino cultural», explica rápidamente mirando directamente a los ojos con su «serial-killer» (como a veces le gusta llamarse a sí mismo) mirada azul y la sonrisa de un gato. «Muchas veces el problema no es tanto la marca, sino la persona que la administra. Su comprensión íntima de la esencia de la marca es fundamental porque una marca es una entidad cultural, una entidad permanente...»

Con las marcas que le escuchan - o, a veces se ven obligadas a escucharle, por su propio bien - Franco Cologni revela su «sistema». Consiste básicamente en dos palabras: a largo plazo. «Si yo soy un “gurú” de algo, es del largo plazo. Esto me permitió proponer a las marcas estrategias a largo plazo basadas en el lujo y adaptables a los códigos precisos de cada marca». Su trabajo con Vacheron Constantin, por ejemplo, representa «el caso ideal – una magnífica historia, el conocimiento preservado, y afinidades particulares con el mundo cultural».

En el marco de esta estrategia cultural, Cologni volvió a sus primeros amores – la escritura y publicación de libros hermosos que ofrecen el patrimonio histórico de las marcas. Y, muy importante, inició el SIHH y fundó la que se convertiría en la actual Fondation de la Haute Horlogerie. Al mismo tiempo, y lo que es menos conocido, también comenzó la Creative Academy en Milán, que pertenece a Richemont, y puso en marcha la «Fondazione Cologni dei Mestieri d’Arte» [Fundación Cologni para las Profesiones de Oficios Artísticos].

La pista cultural - Una discusión con Franco Cologni sobre la relación entre el arte y la relojería

Hacia un nuevo Renacimiento

Nacida en 1995, la Fundación es una organización «sin ánimo de lucro» y Cologni es el presidente. Su objetivo es fomentar un «nuevo Renacimiento» en los oficios artísticos, a los que él se refiere como «la inteligencia de la mano». Incluso si se trata de transmitir y perpetuar los conocimientos técnicos, esta fundación no es en absoluto un jardín de invierno. Su ámbito de aplicación es amplio. Para las habilidades tradicionales que conocemos en relojería, joyería y alta costura, Cologni añade al chef, fotógrafo, vinatero, editor, tipógrafo y diseñador, entre otros. «La inteligencia de la mano» está en perpetua evolución. Puede ser alimentada por las prácticas del pasado, pero también está abierta a nuevas formas, tratando de preservar su vitalidad, manteniendo el sentido de su historia y la profundidad de sus raíces. Los programas son muchos, e incluyen la enseñanza, la formación, la investigación, demostraciones, conferencias, exposiciones y publicaciones, así como una hermosa serie de obras básicas sobre estas diversas profesiones (véase www.fondazionecologni.it).

«Todo el mundo está llegando a lo artesanal», observa, feliz de haber sido el primero en darse cuenta de esto. Él ve un punto de inflexión en la sociedad ofreciendo nuevas oportunidades económicas. «La noción de lo artesanal, de la técnica de los oficios artísticos, la ejecución fina y la calidad del producto están volviendo al frente y al centro. En el gran juego de la redistribución que es la globalización, Italia, aunque montada en el envejecimiento y la crisis, tiene un papel muy importante que desempeñar en este ámbito donde tiene raíces culturales profundas y antiguas. Contra la corriente imperante, debemos crear objetos bellos, justificados por su gran calidad. Cuando los pintores del siglo XVIII venían a hacer su ’Grand Tour’ en Italia, volvían con mucho más que la belleza de la luz, volvían con pequeños tesoros artísticos en su hatillo. La transmisión de esta información histórica de lo manual es también una responsabilidad económica de cara al futuro de las jóvenes generaciones, para su empleo, y para la futura prosperidad de una nación. En 2013, la Fundación está iniciando así un gran proyecto: ’100 aprendices para 100 oficios artísticos. Queremos volver al contacto con las generaciones pasadas.»

Slow Food

No es de extrañar entonces que la Cologni Foundation for Artistic Craft Professions colabore con el movimiento Italiano llamado Slow Food. Lejos de restringirse a sí misma como una simple reacción a la comida rápida, el movimiento Slow Food aboga por un cambio en la civilización, que podría muy bien comenzar con el estómago y con el arte de comer juntos. «Take the chef», explica Cologni. «Esta es una profesión artística que, como todas las demás, es un esfuerzo colectivo. Comer pan comienza con el agricultor, seguido por el molinero, a continuación, el panadero y termina con la persona que lo pone sobre la mesa. Lo mismo es cierto para el vino. La comida es energía para la vida. Así, comer bien, la comida simple, local, es decir, hecha con ingredientes seleccionados que provienen de la zona, implica una cadena de profesiones artesanales artísticas. Es lo opuesto de la fusión. No me gusta eso», añade con una sonrisa. «Tenemos que tener lo auténtico, lo bien hecho y lo real. Fue el Papa Pablo VI, quien solía decir que»la belleza es el esplendor de la verdad".

Aún discutiendo nuestra definición de lo que es y lo que no es arte, le preguntamos a Cologni si la idea de la estética abarca necesariamente el de la ética. ¿No se incluye este último término en el primero? «Sí, ya que al ser veraz es ser ético. Ser auténtico es ser correcto. El problema es que, hoy en día, no hay ética, porque no hay verdad. La verdad se disuelve en una multitud de subjetividades. Todas las estéticas se mezclan porque todas las éticas están mezcladas. Tenemos que buscar el esplendor de la verdad».

La pista cultural - Una discusión con Franco Cologni sobre la relación entre el arte y la relojería

El Salière de Cellini

Como emblema propio simbólico de la promoción de los valores «reales» de los artesanos en todos los ámbitos, de dar lugar a nuevas vocaciones, de fomentar la transmisión de conocimientos, y la entrada de los jóvenes en las profesiones artísticas, la Fundación eligió una obra de arte que está en la encrucijada del arte y lo artesanal, el Salière de Benvenuto Cellini. Un objeto magnífico y precioso, este salero fue creado entre 1540 y 1543 por el famoso escultor y orfebre Benvenuto Cellini. Dos figuras simbólicas se colocan a ambos lados para la sal y la pimienta. La pimienta representa el alimento de la creatividad, el picante que estimula el cuerpo y la mente. La sal es un producto alimenticio útil que favorece la estética, y que actúa como un conservante para alimentos, mientras que también les da sabor.

«El Salière de Cellini resume nuestro objetivo», continúa Cologni. "Cellini fue a la vez un gran artista y un “diseñador”, un orfebre. No sólo eso, sino que también tenía una tienda y vendía sus piezas directamente a sus clientes. Cellini fue el comienzo de lo que eventualmente se convirtió en la industria del lujo. Hoy en día, este sector debe recorrer el camino en sentido contrario, debe redescubrir sus propias raíces. ¿Acaso no es este salero que evoca el arte y la artesanía, no responde a tu pregunta?

¿Arte o artesanía? ¿No es una pregunta baladí, después de todo? Como Franco Cologni nos recuerda, «dije al principio que el artista era libre. Esta declaración no es realmente tan cierto como eso. La libertad del artista venía también limitada en la antigüedad, por sus patronos, el príncipe o la iglesia, hoy en día por el propietario de la galería y el valor de la pieza en el mercado. Para un artesano, las limitaciones serán la marca para la que trabaja y el uso de su»trabajo«. Pero en ambos casos, el valor de un objeto, ya sea arte o artesanía, será el resultado de una relación entre el creador y el cliente. Es el deseo de este último de obtener la pieza lo que va a determinar el precio. Es el cliente que determina el valor en el mercado. Por lo tanto, desde este punto de vista, no hay diferencia entre el arte y la artesanía.»QED, como decimos cuando, después demostración, volvemos a su punto de partida.

Fuente: Europa Star Magazine Diciembre - Enero 2012-13

La sección Artes & Relojes comprende los siguientes artículos: