100. articulos



Perrelet, lujo inteligente

English Pусский
enero 2009


Por Pierre Maillard

Desde 2004 Perrelet pertenece a Miguel Rodríguez, propietario del grupo Festina que a su vez posee marcas como Candino, Lotus, Jaguar y Calypso así como L. Leroy (originario de Besançon y conocido por haber creado “el reloj más complicado del mundo”) y otras dos marcas menores, actualmente hibernadas pero que tuvieron su momento en otros tiempos: Joseph Chevalier y Berney Blondeau. Bautizado como Grupo H5, este pequeño contingente de marcas ejecuta una estrategia consistente en arañar progresivamente cuota de mercado en el alto de gama. Como evidencia, se observa un nuevo dinamismo en Perrelet y el relanzamiento de la marca L. Leroy previsto para BaselWorld 2009 donde presentará piezas de muy alta gama. Para probar la seriedad del empeño de Miguel Rodríguez, éste recientemente adquirió a Peace Mark el Holding STM que incluye, además de a Soprod, el gran fabricante de movimientos, a Indtec, una empresa clave en la producción de calibres de cuarzo de los que fabrica cerca de 90 millones al año. Se trata sin duda de una jugada audaz en el tablero de la relojería

Perrelet, lujo inteligente Marc Bernhardt, SKELETON CHRONO DUAL TIME y JUMPING HOUR

Intensa investigación de mercado

En un contexto en continua evolución es de capital importancia comprender las actividades emprendidas por Marc Bernhardt quien dirige el Grupo H5 además de ser el Director General de Perrelet. Asignado a esta tarea por Miguel Rodríguez en 2007, este joven caballero procedente del sector financiero entró con ímpetu en la relojería en 1995 de la mano de IWC. Posteriormente, fue asignado a dirigir el mercado de los EE.UU. para este fabricante para ser posteriormente reclamado a Schaffhausen por Georges Kern cuando la marca fue adquirida por el Grupo Richemont. En 2004 dejó IWC para ir a Bertolucci, que fue vendida a Dixon. Entonces trabajó en el relanzamiento de Wyler Genève hasta que Miguel Rodríguez le convenció para que se uniera a su equipo de Perrelet. “Cuando llegué tuve la sensación de que acababan de realizar un gran proyecto de investigación de mercado con productos reales. Con la retroalimentación obtenida tuve toda la información necesaria para reagrupar nuestra gama y concentrar esfuerzos en el núcleo estratégico de la marca,” nos comenta Bernhardt en Bienne. Los hombres de Rodríguez ya habían recorrido un largo trecho en el relanzamiento de Perrelet desde que se hicieron cargo en 2004. La idea principal era – y sigue siendo – capitalizar la histórica legitimidad relojera de Perrelet, es decir, centrarse en el movimiento automático del que se considera inventor a Perrelet. Mantuvieron en las colecciones el famoso modelo de doble rotor, uno de los cuales está en la esfera del reloj, tal y como fue presentado en 1995. La gente de Miguel Rodríguez creó 300 referencias nuevas y desarrolló 17 movimientos diferentes para series de relojes redondos, tonneau y carré galbé. “Había demasiados modelos en términos de producción, logística e imagen,” dice Marc Bernhardt. “Pero esta sobreabundancia me permite diseñar nuestra oferta de modo que cumpla las expectativas del mercado. Si tuviera que definir nuestro posicionado, yo lo llamaría de “lujo inteligente”, expresión que prefiero a la de “lujo asequible”. Nuestro rango de precios va de los 1700 Euros de uno de nuestros relojes de acero con reserva de marcha, gran fecha y manecillas descentradas hasta los 8000 Euros de uno de nuestros productos estrella, el cronógrafo esqueletizado de 42 mm con doble huso horario. En términos de ventas, nuestra mayor fuerza reside en segmento de precios que va de los 3000 a los 6000 Euros, segmento en el que podemos ofrecer una buena cantidad de productos interesantes.”

Perrelet, lujo inteligente POWER RESERVE, DOUBLE ROTOR y CHRONO BIG DATE

Una posición privilegiada

Perrelet no busca convertirse en una manufactura integrada. Gracias a las sinergias que se generan dentro de la constelación de marcas y unidades de producción controladas por Rodríguez, encontramos hoy a Perrelet en una posición privilegiada. La marca ya domina (utilizando una unidad instalada en Candino) lo que ellos denominan el T2 y que significa el montaje de cerca de 5000 relojes al año. Además, el diseño procede esencialmente de la propia casa, así como la fabricación de la caja y de los accesorios del movimiento, que suele ser una adaptación de un calibre ETA. Esto cambiará cuando se estrechen los lazos con la recién incorporada Soprod. Algunos de los modelos más exclusivos los produce DTH Dubois Technique Horlogère, que desde 2003 también pertenece a Rodríguez y cuyo objetivo declarado es el de alcanzar a producir más de 50000 movimientos de gama alta anuales. Esta posición privilegiada de Perrelet, rodeada de centros productivos de alto rendimiento, le permite a Bernhardt afirmar que él no está demasiado interesado en aumentar la cantidad de piezas producidas sino más bien en la mejora continuada de la calidad sin caer en la trampa, especialmente en el curso del contexto económico actual, de ascender de categoría en el mercado de una forma demasiado brusca. Citando los aciertos de Frédérique Constante o Louis Erard, Marc Bernhardt cree que hay un hueco real en el sector del lujo al alcance de su marca y que este hueco es lo que él llama “lujo inteligente”. A nivel de distribución y de mercado se ha hecho un esfuerzo similar en cuanto a racionalización y expansión. “Al principio, la red de distribución se construyó en función de las oportunidades que surgían”, mostrando Bernhardt su intención de querer corregir este aspecto cuanto antes. Actualmente, nuestros mercados más sólidos son Rusia y Europa del este, Asia (con buenos resultados en Singapur y llegada a China en 2009 con una nueva estrategia periférica); el Oriente medio y los EE.UU. que cuentan con una delegación en la Florida. Europa es, para Perrelet, un campo abierto todavía por conquistar. Para empezar, han establecido ya su distribución en Suiza.

Perrelet, lujo inteligente Flor de Diamantes

¿Qué hay de lo principal, del producto?

“En nuestra actual fase de desarrollo,” añade Bernhardt, “el producto va a ser el protagonista absoluto. Está en el centro de nuestra atención y de nuestra comunicación. Perrelet posee una credibilidad histórica y una solvencia contrastada en relojería automática y tiene también crédito en cuanto a capacidad y calidad de producción. Con esta base, trabajando en la idea del movimiento automático, en la fuerza de nuestro diseño, la estética y la construcción del calibre le vamos a otorgar un nuevo dinamismo a nuestros productos.” Si observamos atentamente la colección actual, nos daremos cuenta de que la energía potencial ya está ahí. Modelo a modelo identificamos los mismos rasgos familiares: caja ergonómica, laterales ranurados, cuernos curvados, fondo de caja de cristal de zafiro y rotores decorados. Todo ello en cajas de forma diversa: redonda, tonneau o carré galbé. La gama exclusiva y patentada basada en el doble rotor sincronizado, que se modificó técnicamente en 2007 sustituyendo el tren de engranajes periférico por uno directo e integrado en el movimiento, tiene garantizada la continuidad y se crearán más variantes, especialmente en la exitosa gama para señora, donde el rotor frontal es de pétalos engastados de diamantes formando una flor que gira sobre una esfera de madreperla. Pero les advertimos que el doble rotor no es la única estrella de la marca. Perrelet también nos propone una atractiva línea llena de inventiva en el Retrograde Hour, un reloj regulador automático con manecilla de fecha y en el Grand Lunar Phase, con fase lunar central y manecilla de fecha. Debemos también mencionar el best seller de la marca, un precioso reloj esqueletizado con doble huso horario que combina hábilmente un movimiento Valjoux de estilo retro con una caja muy contemporánea. Se aprecia un notable paso adelante en lo contemporáneo en la colección Titanium, de carácter muy deportivo que reinterpreta el doble rotor y los indicadores retrógrados en función de los códigos estilísticos más actuales en la caja y los materiales empleados: titanio, correa de caucho, acero pulimentado o satinado, esfera de fibra de carbono, etc. Les hemos mostrado ampliamente que el futuro de Perrelet no descansa – al contrario – en un único modelo. De hecho, vemos a la marca perfectamente capacitada para conseguir sus más ambiciosas metas.

Perrelet, lujo inteligente Colección Titanium

¿Inventó Perrelet el reloj automático?

La mayoría de los historiadores de la relojería atribuyen a Abraham-Louis Perrelet, nacido en Le Locle en 1729, el invento del reloj automático. De todas formas, sigue existiendo un inacabable debate entre expertos sobre si realmente fue él o no el inventor. Sin duda se debe a que un número elevado de relojeros de la época también trabajaban en diseños parecidos. Sea cual fuere el caso, la legitimidad relojera de Perrelet es incuestionable y su nombre figura en la lista de los más grandes inventores y precursores de la relojería. Perrelet fundó una longeva dinastía relojera y entre sus descendientes cabe mencionar a su nieto, Louis-Frédéric, nacido en 1781, considerado el inventor del cronógrafo ratrapante que patentó en 1827. Su hijo, Louis, fue el relojero del rey de Francia.