articulos



Blancpain, la granja en la puerta de al lado de la factoría

abril 2013


En 2002, cuando Marc Hayek, el nieto de Nicolas Hayek, fue puesto al frente de Blancpain (ahora también maneja Breguet y Jaquet Droz), la marca que fue relanzado por Jean-Claude Biver y Frédéric Piguet en 1982 estaba produciendo alrededor de 3.000 relojes. Hoy, poco más de una década después, Blancpain produce «más de 20.000 relojes», emplea a casi 700 personas en Suiza y genera un volumen de negocio que se puede estimar en alrededor de 300 millones de francos Suizos (estas son cifras no oficiales, dado que las tres marcas Breguet , Blancpain y Jaquet Droz «estuvieron cerca de los mil millones de francos suizos en ventas en 2012, representando Breguet más de la mitad de esta suma»).

Desde el 2010, cuando el fabricante de movimientos Frédéric Piguet fue absorbida dentro de la manufactura Blancpain, la factoría ha sido en gran parte autosuficiente y emplea a más de 600 personas, distribuidas en dos plantas de producción totalmente diferentes, diferentes, pero con caracteres perfectamente complementarios. El brazo industrial representa por sí solo 500 de estos empleados en un edificio en Le Sentier (Vallée de Joux), donde se producen la mayoría de los componentes para los movimientos internos («exclusivamente mecánicos desde 1735», según el lema provocador soñado por Jean-Claude Biver proclamado en el período inmediatamente posterior a la crisis del cuarzo).Desde que Piguet fue totalmente incorporada dentro de la empresa, Blancpain, que sólo utiliza sus propios movimientos, ha estado trabajando en exclusiva para sí misma.

En la cercana Le Brassus, el brazo de la relojería complicada se estableció en una granja histórica. Aquí, unos cincuenta relojeros y artesanos trabajan en la realización de los relojes más sofisticados de la marca en un ambiente que recuerda el ambiente de paz en el que comenzaron a trabajar los primeros relojeros. La «granja», con su ambiente de cálida madera, se divide en talleres especializados donde reina el silencio. Hay un taller de decoración, donde el trabajo se realiza de manera tradicional a mano: el biselado, el pulido espejo, el graneado circular, las Côtes de Genève, el taller de grabado, cuya excelencia es bien conocida y donde trabajan las mejores artesanas de Francia, con una cinta azul-blanco-rojo en su cuello. A lo largo de la «granja», los talleres están separados por tipo de complicación. Aquí, tourbillon, carrusel, ecuación de marcha, calendario perpetuo, allá, repeticiónes de minutos.

CHRONOGRAPH LARGE DATE de Blancpain
CHRONOGRAPH LARGE DATE de Blancpain

Pero más allá de la imagen de postal, la «granja» es también un laboratorio de complicaciones. De Blancpain desde donde ha podido así regularmente sorprendernos con algunos notables, y a veces , originales logros realmente innovadores, como el reciente Villeret con calendario tradicional chino. Este es un mundo que muestra en primer lugar, además del calendario gregoriano, también el calendario tradicional Chino basado en un ciclo lunar de 29,5 días. Este es un calendario muy complejo, con una indicación de dos horas, los signos del zodiaco, la fecha y el mes Chino, así como las indicaciones de los cinco elementos, raices celestes y meses bisiestos. La profunda complejidad de este movimiento es principalmente debido a la irregularidad de los diferentes ciclos, una irregularidad que requiere que un lapso de un mes sea añadido, debido a que el año lunar es más corto que el año solar, pero se hace más largo cuando se inserta este mes adicional! En resumen, es un dolor de cabeza matemático que tomó mucho tiempo (5 años) para convertirlo en trenes de engranajes, levas, palancas ... para un total de 434 componentes, que luego tuvo que ser biselado, pulido, grabado ... para este estreno mundial que absolutamente tenía que estar listo para el Año del Dragón.

Otro hecho notable es el renacimiento del carrusel de Bancpain, un mecanismo de relojería, cuyos efectos son comparables a los del tourbillon (compensación por los efectos de la gravedad), pero que había sido eclipsado por éste desde hace bastante tiempo en Blancpain, principalmente debido a la complejidad de su montaje y ajuste. Al reintroducir este mecanismo olvidado (con la ayuda del relojero Vincent Calabrese) y el acoplamiento con otras complicaciones, como la repetición de minutos, Blancpain ha creado una nueva categoría de reloj casi a partir de cero.

Aunque Blancpain sube el listón muy alto con estas piezas, es obvio que sólo representan una fracción de la producción total de la marca. Pero ellos actúan como embajadores para una clientela que prefiere colecciones más tradicionales de relojería. Entre las cinco principales líneas de productos ofrecidos por Blancpain, la línea Villeret clásica (llamado así por el lugar en el que la marca nació en 1735) es la más popular. Las otras líneas principales, además de las complicaciones producidas en Le Brassus, son la famosa colección de buceo Fifty Fathoms, la colección deportiva L-Evolution y la linea Women.

Podremos mirar más adelante los nuevos productos de cada una de estas líneas que se presentan en en Basilea.

Mil millones más de razones para contar con Bienne

La bien engrasada maquinaria relojera del Swatch Group

Tissot: La factoría de relojes

Blancpain: La granja en la puerta de al lado de la factoría

Fuente: Europa Star Magazine Abril - Mayo del 2013