articulos



SWATCH GROUP - Desnudando el SISTEM51

English
marzo 2014


El reloj Sistem51, que Swatch presentó en Baselworld 2013, sólo comenzó a salir de las líneas de producción automatizadas justo antes de las vacaciones de Navidad.

Los primeros modelos Sistem51 fueron vendidos en una pop -up store en Zurich. Europa Star logró poner sus manos sobre unos pocos (a 150 francos suizos cada uno) con el fin de comprender mejor este reloj bastante sorprendente.

Sistem51 de Swatch
Sistem51 de Swatch

La característica más sorprendente es que, entre estos 51 componentes, ¡sólo hay un tornillo!

El Sistem51 debe su nombre al número de componentes en su movimiento de carga automática. La característica más sorprendente es que, entre estos 51 componentes, ¡sólo hay un tornillo! Normalmente, no tendrían que ser menos de treinta.

Otra característica es que la producción, el montaje y ajuste del Sistem51 está completamente automatizado, sin intervención humana.

Además de estas pocas pinceladas, Swatch ha proporcionado muy poca información. Queríamos saber más, para entender cómo se construyó el movimiento, para poner a prueba su rendimiento.

Para ello, le preguntamos al experto relojero de Ginebra, Denis Asch (www.heure-asch.com) para ayudarnos. Juntos, hemos abierto el Sistem51.

PRUEBAS

Pero antes de que lo abriéramos, Denis Asch lo llevó mientras lo sometía a diversas pruebas.

Las primeras pruebas fueron de resistencia al agua. Los resultados fueron que el Sistem51 es perfectamente resistente al agua, ya sea probado bajo presión o no.

Luego, el Sistem51 experimentó toda una serie de pruebas de precisión: después de la primera carga, después de 24 horas de uso, después de 24 horas de descanso, después de 72 horas de descanso, y después de ser cargado por completo y esperar 30 minutos.

Primera observación: el reloj se detuvo después de 93 horas de operación, lo cual es mucho para un reloj automático.

Segunda observación: su amplitud es buena, variando entre 344° y 257° (después de 72 horas en reposo). Su delta en la otra aguja (que indica la diferencia entre sus variaciones positivas y negativas en la tasa) es mediocre. El reloj probado mostró una delta de 18,4 segundos después de que fuera cargado por primera vez (es decir, de -6,1 a 12,3 segundos por día), y ± 36 después de 72 horas en reposo (-6,9 y 29,1 segundos / día). Pero, sorprendentemente, otro Sistem51 probado, que había sido usado durante un mes, mostró resultados mucho mejores, «a nivel casi de cronómetro», según Denis Asch, con una delta de 8 (-4 + 4 segundos / día).

Pero ya que ambos fueron comprados en el mismo día y en el mismo lugar, sólo unas horas después de que los relojes llegasen al mercado, estos dos modelos Sistem51 deberían lógicamente provenir del mismo lote de producción. ¿Podría ser un problema con los ajustes de los reguladores del robot? «Parecería que la automatización no garantiza una calidad consistente en el ajuste...», señala Denis Asch . «Podemos ver los límites de las máquinas en la zona muy sensible de ajuste, que depende de tantos micro-detalles y delicados equilibrios que tienen más que ver con el ojo humano y la experiencia», dice el hombre que como relojero ha pasado algunos años en la estricta escuela de Rolex.

«Pero una vez dicho esto, estos resultados son más que satisfactorios. Swatch siempre ha ofrecido la mejor fiabilidad y calidad por dinero, siendo Rolex un caso aparte».

AUTOPSIA

Después de estas primeras observaciones, estábamos a punto de abrir este Sistem51 y ver lo que había dentro. Comenzamos mediante la eliminación de las barras del resorte para la correa (lo que significa que la correa puede ser fácilmente intercambiada por otra). Es flexible, hecha de un material similar al caucho, cómoda de llevar y tiene el detalle muy «chic» de las genuinas costuras en color de contraste.

SWATCH GROUP - Desnudando el SISTEM51

Pero los primeros problemas se producen cuando se intenta abrir la caja que no fue diseñada para ser abierta (el Sistem51 no es reparable: «eso hubiera costado mucho más...», dice Denis Asch). Primero intentamos desde la parte trasera porque él creía que había descubierto un pequeño pin. En vano. Media hora más tarde, todavía no hemos conseguido abrirla (pero nos hizo tener éxito en arruinar seriamente el reverso) y Denis Asch incluso logró perforarse el dedo con un destornillador. Tengo que ir a buscar un apósito.

Tratamos por arriba y la única solución es romper el bisel, que parece estar pegado, para liberar la cubierta de plástico, retiramos las agujas, sacamos la corona con unos alicates (el vástago no se atornilla en la cabeza de la corona sino que se inserta directamente en ella) con el fin de eliminar finalmente la esfera (un disco de plástico).

SWATCH GROUP - Desnudando el SISTEM51

La esfera no tiene patas y se asienta en la circunferencia de la caja.

Debajo se encuentra el disco de la fecha y nuestro relojero constata inmediatamente que no hay de hecho ningún tornillo. La rueda de los minutos es visible (a las 9 en punto) y simplemente se mantiene en su lugar por medio de pequeños pasadores metálicos en la placa que cubre el centro de la esferal, un detalle que muestra el ingenio radical que se ha aplicado a la ingeniería de esta pieza.

SWATCH GROUP - Desnudando el SISTEM51

Ahora hay que girar el reloj y eliminar el movimiento.

La masa oscilante permanece unida a la parte de atrás. Se trata de un disco de plástico que se mueve sólo en una dirección y parece bastante libre. Se mantiene en su lugar en el centro mediante los rodamientos de bolas que se recortan sobre la cabeza del tornillo central. Nos las arreglamos para quitarla.

La «masa» oscilante, si se le puede llamar así, se puede ver en la parte de atrás: es de plástico negro más grueso, lo que le permite actuar como una masa.

SWATCH GROUP - Desnudando el SISTEM51

SWATCH GROUP - Desnudando el SISTEM51

El movimiento en sí mismo se mantiene en su lugar por unas espigas de plástico que están asentadas en pequeños agujeros perforados alrededor de su circunferencia.

Por último, tenemos acceso a este famoso, tornillo solitario. Es muy corto y una vez que lo hemos desatornillado podemos extraer el conjunto de cuerda automática. Pero tenemos nuestras dudas: ¿Esta el tornillo no simplemente para mantener los rodamientos de bolas de la masa oscilante en su lugar? Debido a que todo parece estar soldado, remachado o tachonado.

A continuación, retiramos el puente del volante, el coq del volante - también en plástico – y luego el puente del escape para acceder al escape y a la rueda del escape.

En este punto, Denis Asch se queda con los ojos como platos. Él no puede creerlo: toda la palanca es de plástico, incluyendo las piedras del áncora, «Esta es la destreza real», exclama, «¡Porque esto es lo que determina la marcha! ¡Nunca había visto esto antes! Y lo que es más, en este plástico, los ejes son metálicos!»

De Izquierda a Derecha y de Arriba a Abajo:
De Izquierda a Derecha y de Arriba a Abajo:
El tornillo, rodamientos de bolas para la masa, dos pequeñas ruedas dentadas para la masa, un resorte, un primer puente, los engranajes de reducción para la carga del barrilete, el puente del escape (cock), el escape y la rueda del escape.

Seguidamente quitamos el puente del tren de engranajes y descubrimos el segundo nivel del movimiento. El barrilete tiene un diámetro grande (lo que explica las 90 horas de reserva de marcha). A diferencia de los barriletes tradicionales, que tienen dos ejes, éste está perforado en el centro y se convierte en un eje que se fija a la platina«. Se trata de datos como éstos, que muestran cómo, mediante la simplificación y optimización, los ingenieros de Swatch han logrado reducir el número de componentes de una manera tan drástica», comenta Denis Asch.

SWATCH GROUP - Desnudando el SISTEM51

Pasamos al tren de engranajes. Para acceder a él hay que quitar primero el puente de la minutería (a las 3 en punto) que mantiene en su lugar el tren de la minutería y el perno para la selección de las diferentes funciones gestionadas por la corona. Pero este puente de minutería, en plástico, es terco y no quiere ser eliminado. Es una de las piezas más complejas en todo el conjunto con una serie de componentes más pequeños, aparentemente incrustados en su interior. Denis Asch intenta discernir sus secretos: «Es muy astuto, muy inteligente», reflexiona, con la lupa puesta en el lugar. «Ellos han agrupado tantas funciones como ha sido posible con el fin de mantener el número de componentes bajo a toda costa. Como resultado, algunas piezas se ensamblan de la manera opuesta a la que es normal».

No tenemos otra alternativa que romper este puente con el fin de eliminarlo. Una vez hecho esto, podemos contar el número de componentes de la minutería.

SWATCH GROUP - Desnudando el SISTEM51

El muelle del volante no se une directamente a la platina, sino a un componente metálico, una especie de sub-puente de la platina.

¿Por qué? Probablemente porque el muelle del volante se puede ajustar de forma independiente durante el proceso de producción, entonces simplemente se coloca en su entorno, sin necesidad de tocarlo posteriormente (o para ser más precisos, de forma que el robot no tenga que tocarlo después).

«Lo que me impresiona», dice Denis Asch, «es que se consiga tan buena precisión a pesar de que la espiga ¡Se une directamente a la platina! Y mira cómo ha sido rectificado el volante: hay marcas de fresado visibles a simple vista».

SWATCH GROUP - Desnudando el SISTEM51

SWATCH GROUP - Desnudando el SISTEM51

Tomamos nota de la misma ingenuidad «reductiva» cuando quitamos la tercera rueda y el último puente: «Todo está dispuesto en sentido contrario», explica Denis Asch, «la lógica se invierte en comparación con un movimiento tradicional.»

Pasamos sobre el movimiento y quitando el puente en el lado de la minutería con bastante facilidad podemos acceder a las ruedas que mueven las agujas y el cambio de fecha y el sistema de ajuste.

Hay seis componentes en total y un anillo de plástico en el cual están impresos los númerales de la fecha.

SWATCH GROUP - Desnudando el SISTEM51

Y eso es todo. Nuestro relojero está estupefacto: “¡Es un milagro que funciona, bravo...!”

Colocamos los 51 componentes para una foto de recuerdo.

Este fue un Sistem51. La paz sea con su «alma», porque no se pueden poner juntas de nuevo.

SWATCH GROUP - Desnudando el SISTEM51

Fuente: Europa Star Magazine Abril - Mayo del 2014