100. articulos



RENACIMIENTO - Tiffany: «¡Esta vez, vamos a hacerlo!»

English
octubre 2015


Entrevista a Nicola Andreatta, quien encabeza el gran regreso de Tiffany.

RENACIMIENTO - Tiffany: «¡Esta vez, vamos a hacerlo!»

A principios de 2013 a Nicola Andreatta (ver biografía) se le asignó la tarea poco envidiable de reiniciar la división relojera de Tiffany. Poco envidiable porque la historia de la relojería de Tiffany, que es ampliamente reconocida, ha sido tan brillante como caótica - el último episodio es el caso en la corte aún no resuelto con el Swatch Group, con unos insignificantes 419 millones de dólares en juego.

Entonces, ¿cómo este joven y encantador gerente tiene la intención de hacerlo? Europa Star se reunió con él en Ginebra en el lanzamiento la nueva e impresionante tienda insignia de Tiffany.

NICOLA ANDREATTA

RENACIMIENTO - Tiffany: «¡Esta vez, vamos a hacerlo!»

Nicola Andreatta creció en una familia que había vivido y respirado la relojería desde hace tres generaciones. Después de completar sus estudios de negocios se trasladó a Asia, donde supervisó la producción de dos millones de relojes al año para Breil, Locman y Sector en Hong Kong. Después de trasladarse a Suiza para trabajar como consultor, en 2003 creó su propia marca de relojes, NOA, cuyos diseños notables rápidamente atrajeron la atención. Después de vender sus acciones en 2008 fue nombrado Vicepresidente y Gerente General de , Tiffany & Co. Swiss Watches SAGL con sede en el cantón Suizo de Ticino.

¿Cómo comenzó su nueva aventura con Tiffany?

Para ser honesto, en toda mi carrera nunca había considerado a Tiffany. Pero cuando me ofrecieron el reto no lo dudé. Mi primer paso fue ir a los archivos, a buscar su ADN. Y así fue como descubrí su renombre mundial, joyero en realidad tenía una historia en la relojería increíble. Unos pocos hitos: el primer reloj de Tiffany se remonta a 1847. Desde 1854 Tiffany trabajó con Patek Philippe, actuando como su distribuidor en los EE.UU. En 1868 Tiffany abrió un taller de relojería en Ginebra, de nuevo trabajando con Patek Philippe. 1874 vio la inauguración de una fábrica adecuada, en la Place Cornavin, en el corazón de la ciudad. Esta fue una operación industrial importante, e innovadora; empezaron a hacer movimientos, cajas y relojes de bolsillo allí. En 1881 la fábrica fue vendida a Patek Philippe, que la utilizó para producir relojes “Made for Tiffany”. Pero su historia en la relojería no se detiene allí. Continuó en los años 20 y 30, con el Art Deco y las joyas. Su relación con el mundo de la relojería Suiza continuó floreciendo, y Tiffany colaboró ​​con relojeros como Rolex e IWC. Más recientemente, el reloj 1983 Atlas Dome, inspirado en el reloj que preside la entrada de Tiffany en Nueva York, se ha convertido en un reloj icónico. Tampoco hay que olvidar la serie Streamerica, diseñado por Georges Hysek.

Después de que hubiera descubierto esta historia, ¿qué conclusiones sacó?

(risas) traté de entender la razón detrás del deseo de empezar a hacer relojes de nuevo. ¿Era un regreso genuino o simplemente un ejercicio de relaciones públicas? Pero cuando vi cuánto se había invertido en la operación, y cuando llegué a la respuesta: «Esta vez, vamos a hacerlo», vi que iba en serio.

Es un asunto serio, de hecho. Hacemos relojes en Suiza, en el Ticino; un increíble equipo se ha puesto en marcha en los últimos dos años y ahora estamos llevando a cabo nuevas colecciones. En en primera instáncia, esperamos ganarnos a los actuales clientes, y lo que dicen ellos acerca de nuestra herencia relojera. Tiffany tiene 297 tiendas en 23 países y una plantilla de 3.700 personas que han recibido formación en nuestra historia de la relojería. A partir de 2017-2018 queremos ampliar nuestra distribución.

El objetivo es que, dentro de diez años, la relojería representará el 10% de nuestros ingresos (4,2 millones de USD). Es un reto formidable, no lo niego.

CT60
CT60
East-West
East-West

En términos concretos, con qué productos se conmemorará este relanzamiento estratégico y crucial?

Estamos comenzando con el CT60, el nombre de Charles Tiffany, inventor del Minuto de Nueva York, «60 segundos de posibilidad pura», que se basa en nuestra historia. Estéticamente, está inspirado en el reloj 1945 Tiffany que se le dió a Roosevelt, y que llevaba en la conferencia de Yalta. La colección está compuesta por 23 modelos totalmente mecánicos y automáticos en 34, 40 y 42 mm de diámetro [Nota del editor: equipados con un movimiento Sellita SW300], que son maravillosamente legibles. Tienen un aspecto muy abierto, con un toque vintage y algunas complicaciones útiles, tales como un calendario anual, acabados de relojería refinados, líneas simples pero sofisticadas, efectos satinados y pulidos y una gran atención al detalle. Nuestro objetivo es recuperar la credibilidad en los círculos de la relojería para mostrar lo que somos capaces de hacer. Y los precios son razonables: 5.000 en acero.

Otra colección que creo, estoy seguro, va a llamar la atención por su aspecto vintage, pero inusual estilo y su esfera ’sideways’, es el East-West. ¡Es un reloj muy de Nueva York! Pero es sólo el principio.

Fuente: Europa Star Magazine Septiembre del 2015