100. articulos


MERCADO - El Advenimiento de las Marcas Chinas de Relojería

English
octubre 2015


Empresas como Fiyta están saliendo con complicaciones más prestigiosas y pretenden derrocar finalmente a marcas de lujo Suizas. Sin embargo, su ofensiva sigue siendo muy gradual. Mientras tanto, están comprando poco a poco las empresas y los conocimientos suizos. Un análisis.

MERCADO - El Advenimiento de las Marcas Chinas de Relojería

la industria de la relojería China, que se relaciona a menudo con bajos costos de producción, ofrece una calidad y un conjunto de habilidades muy inferior a sus competidores extranjeros. ¿Pero por cuánto tiempo? Esta industria ha desarrollado una estrategia con el objetivo de mejorar en el dominio y tecnológicamente actualizar sus productos al nivel de la alta relojería, un sector al que otras naciones como Japón y los Estados Unidos aún no han llegado.

Tomemos dos ejemplos para ilustrar esto. En la pasada edición de Baselworld, contamos con no menos de quince expositores Chinos, con exclusión de los joyeros, diez de los cuales ya habían participado en el evento en 2014. El pabellón Chino también brindó la oportunidad de presentar las últimas innovaciones Chinas en el campo de los relojes digitales .Los fabricantes de smartwatches Chinos pretenden sacar provecho de la popularidad actual de estos relojes para aumentar la visibilidad de algunas de las empresas relojeras del país.

MASIVO SOPORTE DEL GOBIERNO

Según Zhu Shunhua, director del pabellón Chino en Baselword, alrededor del 90% de los relojes digitales del mundo se fabrican en China. Se venden en el mercado interno, que es potencialmente enorme. La presencia de las principales marcas Chinas en Basilea no deja de tener importancia: muestra su estrategia de conquista de los mercados Europeos y Norteamericanos.

Desde el cambio de siglo, la mano invisible del gobierno Chino ha permitido inversiones masivas en empresas relojeras estatales, como Tianjin Sea-Gull (fundada en 1955), Beijing fábrica (1958), Liaoning Peacock Watch Company (1958) y Fiyta (1987), que tiene ambiciones reales en productos de gama media e incluso superiores. En Basilea este año demostraron su capacidad para producir los movimientos y complicaciones manuales o automáticos que van desde las fases lunares al tourbillon, pero sin llegar a la calidad Suiza.

Exhibiendo por quinto año consecutivo en el Hall 1 de la Feria de Basilea, Fiyta presentó sus nuevas colecciones, incluyendo un tourbillon de edición limitada, un movimiento automático de zona horaria con la lectura en relieve del disco, y un movimiento automático con 12 signos rotatorios del zodiaco. Las otras marcas Chinas también estuvieron activas: Liaoning Peacock Watch Co. mostró su know-how mediante la comercialización de relojes con un movimiento de fecha retrógrada y fases de la luna y un tourbillon coaxial dentro de una caja esqueletizada de 40 mm. Beijing Factory exhibió su tourbillon 3D en dos ejes con un indicador de fase lunar esmaltado visible a través de la trasera de la caja.

LA BRECHA SE REDUCE

Los relojes Chinos todavía tienen un largo camino por recorrer para competir con las marcas Suizas, y aún no disfrutan de la red de prestigio y distribución de otras empresas de lujo, que están firmemente establecidas no sólo en Asia, sino en el resto del mundo. Aun así, la brecha se está reduciendo, incluso en el ámbito de los productos de lujo. Los Chinos han adquirido habilidades gradualmente a través de las inversiones extranjeras y los intercambios tecnológicos logrados con empresas reloneras de Japón, Suiza, la región de Guangzhou y Hong Kong en las últimas décadas. Las empresas Chinas todavía tienen una último paso que dar, el cual es aprender cómo comunicar y comercializar sus mejores productos, incluyendo su producción de alta gama, que es una habilidad que las marcas Suizas dominan muy bien. Mientras tanto, van a seguir comprando empresas relojeras Suizas y manufacturar para las grandes marcas Suizas, con el fin de beneficiarse de los recursos intangibles que hacen de las empresas de prestigio lo que son y que, a los ojos de los «nuevos ricos» y de la clase media China, forjan la imagen de Suiza y la etiqueta de calidad Suiza. La competencia, ¡pero también la cooperación entre China y Suiza están en trabajando!

Fuentee: Europa Star Magazine Septiembre del 2015