articulos



VINTAGEMANIA - “Coleccionando relojes vintage nos estamos haciendo más exigentes”

English 中文
agosto 2016


Una entrevista con dos jóvenes coleccionistas

Lorenzo (left), Bénédict (right)
Lorenzo (left), Bénédict (right)

Todo un contingente de gente joven nacida mucho después de los años «vintage» de la década de 1960 y 70 parecen irresistiblemente atraídos por los objetos del período de auge económico posterior a la Gran Guerra, ya obsoletos, pero que para su padres representaban la vanguardia. La prueba de que el fenómeno está afectando a un amplio espectro de esta generación más joven es, por ejemplo, la increíble locura por los relojes Daniel Wellington (lea nuestro artículo «Entry-Level Entrepreneurs») los cuales, en virtud de su simplicidad «new vintage», están en completo contraste con los diseños gruesos, poderosos y ostentosos que han predominado en la década pasada.

La moda vintage ha llevado algunos de estos jóvenes a iniciarse en el coleccionismo. Europa Star se reunió con dos de estos coleccionistas jóvenes (ambos de 22 años), Lorenzo y Bénédict, un sábado, en su Arcade.

¿Por qué estáis interesados en los relojes, o más exactamente, en los relojes vintage?

Lorenzo: Me interesé lo largo del tiempo navegando a través de revistas. Primero es solo una curiosidad ociosa, entonces empecé a mirar más de cerca, me interesó, y luego me cautivó... Y entonces Internet actuó como un catalizador. Y poco a poco, la vista se vuelve más refinada.

Bénédict: Me interesé bastante temprano, a la edad de 13-14 años. Mi padre tenía unos cuantos relojes; Los encontré atractivos como objetos. Pero al principio sólo estaba interesado en los relojes modernos, yo no podría haber tenido menos interés sobre los más antiguos. Y luego empezaron a interesarme, en primer lugar, porque tienen una historia. Eso es lo que me gusta de ellos, eso y su diseño. Los relojes vintage son menos perfectos, pero más cálidos. Y en cuanto al presupuesto, se pueden disfrutar sin romper la banca.

¿Qué clase de precios estáis preparados para pagar... o poder pagar?

Lorenzo: Empecé con pequeños y agradables relojes con un coste de 40-50 CHF. Luego, poco a poco, se suben las apuestas. Pero nunca pagaría miles de francos por un reloj vintage. Lo que me parece interesante es que son baratos pero «hacen el trabajo». Yo elijo lo que me atrae sin buscar ninguna marca en particular, o una rareza, o un movimiento sobresaliente.

Bénédict: Los primeros relojes que compré costaban entre 300 y 500 CHF, y ahora tengo cronógrafos y relojes de 3ª mano. Yo prefiero ahorrar para comprar artículos de mayor rango. He pasado de ser un coleccionista impulsivo a una especie más razonable.

Lorenzo: Sí, por supuesto que estamos en una pendiente exponencial, poco a poco se termina en la búsqueda de artículos más y más caros. ¡Pero eso no me impide caer en un Seiko de 50 CHF!

¿Comparten sus amigos su pasión?

Bénédict: Los amigos cercanos están empezando a interesarse; sí... es algo contagioso. A veces simplemente lo ven como una manera de hacer un poco de negocio. Pero el que está realmente interesado ya es coleccionista.

Lorenzo: Los relojes modernos están hechos para ser vistos. Los antiguos, en realidad no. Es una cuestión de tamaño, también. Los relojes vintage son menos ostentosos.

¿Estáis sólo interesados en los relojes mecánicos?

Lorenzo: no encuentro realmente atractivo en el cuarzo per se, pero algunos relojes de cuarzo tiene un diseño interesante. Pero es verdad que, una cosa lleva a otra, y estoy cada vez más interesado en los movimientos mecánicos, por ejemplo, si se trata de un cronógrafo de rueda de pilares o no... Amo a &nbsp&Seiko, lo admito, sus primeros cronógrafos automáticos me parecen realmente originales, inventivos y muy eficientes. Los coleccionistas no tienen todavía bastante aprecio por la marca, pienso, y todavía son asequibles – lo que es bueno para mí. Toma el Seiko Pogue, por ejemplo, que tiene una historia real tras de sí. El nombre de Pogue proviene del astronauta Americano que lo llevaba durante una misión. En la otra muñeca, llevaba el reloj oficial, un Omega Speedmaster...

Bénédict: Estoy cada vez más interesado en la mecánica. De hecho, voy a hacer un curso básico de relojería porque deseo perfeccionar mis habilidades. Quiero entender cómo funciona un reloj.

VINTAGEMANIA - “Coleccionando relojes vintage nos estamos haciendo más exigentes”

Son también los relojes vintage una inversión para vosotros?

Lorenzo: En realidad no, o al menos, ese no es el objetivo. Pero si un reloj gana valor, tanto mejor. Y eso es a menudo el caso en un reloj vintage.

Bénédict: Estoy de acuerdo contigo – las consideraciones económicas pasan a segundo plano. Sin embargo, una vez dicho esto, no me gusta la comprar un reloj moderno que pierde el 30% -40% de su valor tan pronto como sale de la tienda. Y el servicio en las tiendas es bastante malo en general. La mayor parte del tiempo, sé más que los asistentes de ventas: Yo he mirado en Internet, he descubierto cosas, sé detalles que ellos no conocen. Este servicio es de mala calidad tendiendo a empujarme al mercado gris.

Lorenzo: El coleccionismo de relojes vintage nos está haciendo más exigentes.

Bénédict: A veces puedes ser sorprendido por lo popular que se vuelve un reloj. Por ejemplo, tuve un cronógrafo Sherpa Graph de Enicar. Algunos blogueros descubrieron que había sido llevado por el piloto de Fórmula 1 Jim Clark. En consecuencia, su precio se triplicó. Estos dos últimos o tres años, en el mercado vintage todo se ha triplicado, pero creo que va a aplanarse, tarde o temprano. Por ejemplo, hace cuatro o cinco años hubo una gran mercado para los viejos relojes Panerai con movimientos Rolex. Pero ahora, la burbuja ha estallado; los precios de reserva eran demasiado altos. Algunas personas han perdido dinero.

Lorenzo: Creo que tenemos que volver a lo esencial, lo que es significativo. Ante los rápidos cambios tecnológicos, hay un verdadero anhelo de proximidad, por los alimentos orgánicos, por los valores reales, como la permanencia. También le puede transmitir otras cosas a sus niños que un Patek Philippe (risas).

¿Y acerca de los relojes inteligentes, que es lo que os interesa de ellos?

Bénédict: ya tengo un teléfono y un computador, ¡ya es suficiente! Los relojes son objetos atemporales que no necesitan actualización. Desde un punto de vista filosófico, la obsolescencia programada no va con los relojes.

Lorenzo: Lo que hace que un reloj sea auténtico es que funciona por sí solo. Una vez dicho esto, un reloj inteligente también podría ser una puerta de enlace hacia un reloj «real». Yo prefiero el Apple Watch, que no intenta fingir ser otra cosa y es bastante atractivo, al de TAG Heuer, que es un falso reloj. Y a continuación, hay un lado «Gran Hermano» en el Internet de las cosas que me asusta. Con un reloj mecánico, tu lo controlas, mientras que un reloj inteligente te controla.

Bénédict: Lo bueno de la tecnología es que permite volver a descubrir las cosas antiguas y por contraste los aspectos más destacados de las cosas olvidadas. Paradójicamente, es la tecnología e Internet lo que ha causado el auge de lo vintage por la democratización, e impulsando el conocimiento para ser compartido, lo que era prácticamente imposible antes.

Fuente: Europa Star Magazine Junio del 2016