110. editoriales



[email protected] SUELTO - ¿QUE HAY EN UN NOMBRE?

English
octubre 2014


«¿Qué hay en un nombre? Eso que llamamos una rosa. Con cualquier otro nombre olería tan dulce». William Shakespeare, Romeo y Julieta

Todo comenzó cuando a Lauren, mi hija pequeña, le dieron recientemente un cachorro. Una pequeña y encantadora hembra de Bichón Havanese color chocolate, por lo que nos pusimos a buscar un nombre de acuerdo con la naturaleza juguetona y cariñosa del cachorro.

Nos tomó un tiempo, pero finalmente se lo pusimos, Maya y el cachorro retozó a nuestro alrededor, aparentemente feliz con su nombre y felizmente ajeno al hecho de que, en otro hogar que ella podría haber sido bautizada pesadamente con cualquier cosa de Artemisia a Zéphyrine vía Philomena.

Pero como dijo Will, «¿Qué hay en un nombre? ...» ¿Actuaría el cachorro de manera diferente si se le hubiera dado algún nombre extraño como los que las llamadas ’celebrities’ confieren a sus hijos?

A menos que seas de otro planeta, sabes lo que estoy hablando, pero sólo en caso de no gastar demasiado tiempo leyendo devotamente la miriada de columnas dedicadas a quién hace qué y con con cual a quien en el negocio del espectáculo, los siguientes son algunos ejemplos de los nombres de los hijos de los ricos y famosos ahora tienen que vivir con él: el difunto Frank Zappa, un músico Americano cuyo grupo de rock se llamaba The Mothers of Invention, nombró a sus hijos Dweezil, Moon Unit, Diva Thin Muffin, y Ahmet; Jamie Oliver, el muy Inglés chef de la televisión, restaurador y emprendedor llamó a sus hijos Poppy Honey y Daisy Boo; Jason Lee el actor Estadounidense llamó a su hijo Pilot Inspektor, Bob Geldof de los afamados The Boomtown Rats y Live Aid ha llamado a una de sus hijas Fifi Trixibelle y el fallecido maestro del Moonwalk, Michael Jackson, nombró a uno de su hijos ¡Blanket!

H1 Dracula DLC de HYT en titanio negro con horas retrogradas en fluido rojo, minutos, segundos, indicador de reserva de marcha y funciones de regulador usando un movimiento mecánico de carga manual calibre HYT.
H1 Dracula DLC de HYT en titanio negro con horas retrogradas en fluido rojo, minutos, segundos, indicador de reserva de marcha y funciones de regulador usando un movimiento mecánico de carga manual calibre HYT.

Lo que me lleva a los relojes. Parafraseando a Will, ’Lo que llamamos Rolex, ¿’Con cualquier otro nombre se vendería tan bien...’ Ah, sí? ¿Qué tal Canteen Zulu de Vestal Watches - un best seller virginal si alguna vez hubo uno, o ¿Last Laugh Tattoo Mechanical Automatic by Mr. Jones? ¿Crees que estoy bromeando? ¿Pruebe este a continuación por el tamaño: Jump Hour Daddy Blue & Tan Dual Time Zone de Diesel o incluso M-Theory Time & Space Zero Gravity watch – Moonlight (una interesante pieza de relojería por cierto) o Zub Zirc Zayu Midnight Blue de Nooka?

Como si por por algún milagro pre-ordenado fuera, recibí un correo electrónico de HYT hace unas semanas que me presentaba su último modelo, el H1 Drácula DLC. Yo, inmediatamente visualicé un par de colmillos puntiagudos, haciendo gotear suavemente sangre por dos pequeñas marcas en el cuello de una hermosa doncella, que sea, por supuesto, transformado ahora en un vampiro. Pero el modelo de DLC Drácula, visto aquí con una maldición de líquido rojo a través de sus venas, puede parecerse más a una máquina de diálisis renal que al resultado de un mordisco vampírico.

Lo cual, como es lógico, me recuerda a una historia sobre dos monjas que se encontraban de viaje en coche a través de las salvajes, carreteras desoladas, y cubiertas de nieve de Transilvania, cuando de repente un vampiro salta delante del coche. La monja pisa a fondo el freno y el vampiro, con sus ojos saltones inyectados en sangre, sus manos como garras y las uñas largas y puntiagudas amenazadoramente cerca del parabrisas y los labios curvados en torno a dos largos colmillos puntiagudos mira con furia dentro del coche. La monja que conducía entra en pánico y le grita a la otra monja, «¿Qué hacemos?»

Los otra monja grita, «Muéstrele su cruz.» Y en ese momento la monja baja la ventana, ladea la cabeza y grita, «¡Fuera del camino, tú, estúpido, idiota chupa sangre!»

Bueno, no tiene que reírse.

Fuente: Europa Star Magazine Octubre - Noviembre del 2014