110. editoriales



A LA ESPERA DE LOS NUEVOS CONQUISTADORES

English
marzo 2015


El año relojero no se va desde Enero a Diciembre, se cuenta de un Baselworld al siguiente. No es que todo se decida en esta Feria Mundial de relojería - ni mucho menos.

No, Baselworld sólo ofrece una oportunidad cada año de tomar una instantánea del Planeta de la Relojería. Pero, oigo decir, que también está el SIHH, que se produce dos meses antes de Basilea. Eso es cierto, pero el SIHH se lleva a cabo a puerta cerrada en un envoltorio de lujo.

En Basilea, sin embargo, el mundo y todo el mundo están ahí para ver y ser visto: las marcas de primera categoría junto a las del mercado de masas de Shenzhen. Como dice el refrán, «Se necesita a todo tipo de gente para hacer un mundo», y es en Basilea donde se codean todos estos «tipos».

Cuando la gente se reúne, las barreras tienden a suavizarse un poco, incluso ha romperse por completo. Por supuesto, los grandes nombres del mundo de la relojería siguen dominando la escena, pero hay una justicia democrática en esta barra libre de miles y miles de productos, todos buscando su oportunidad, todos gritando: «¡Mírame!»

La exo-hand construida por Festo en 2012
La exo-hand construida por Festo en 2012

De este vasto bullicio, inesperadamente emerge la voz ocasional; ideas que habían sido redirigidas a un segundo plano, de repente son aprovechadas con un entusiasmo que nadie podría haber predicho. En Baselworld, todo el mundo tiene la misma oportunidad de sumar puntos, y de pie, entre la multitud, hacerse notar. Cada año nos sorprendemos por el número de desconocidos que, impulsados por el optimismo, llegan en Basilea con grandes esperanzas, seguros de que van a hurtar el show.

Estamos dispuestos a apostar que la nidada de este año de ávidos conquistadores con sus brillantes nuevos libros de pedidos incluirá un número considerable de jóvenes ambiciosos, decididos a convertirse en un éxito de la noche en el nuevo mundo de la relojería «inteligente» que está siendo aclamada en cada cruce.

Así, ¿Será 2015 un año crítico para la relojería?

¿Y lo será para la relojería en su conjunto, o simplemente para la relojería del mercado de masas?

¿Será el smartphone el ’tsunami’ que algunos predicen, o simplemente otra nueva rama que brote del árbol de la relojería?

Lo que es seguro es que habrá una avalancha de anuncios, y vamos a ver a los pioneros de un nuevo ejército invasor en los pasillos de la Feria de Basilea: diseñadores de software, analistas de datos, los gurús de redes sociales, asistentes de interactividad, maestros del algoritmo, campeones del holograma...

Todo en un fermento apenas contenido de emoción de ver lo que va a salir de Silicon Valley. Sí, los nuevos rivales de la relojería clásica se llaman, o pronto serán llamados, Apple, Google, Microsoft, Samsung, y todos esos otros gigantes cuyo peso combinado es miles de veces mayor que el de todo el mundo de la relojería.

¿Quién va a llegar a la cima de la batalla?, cuyas líneas están ahora en proceso de elaboración, nadie lo sabe. ¿Quién, de entre los pesos pesados de la relojería, se unirá al reto, y encontrará la fórmula ganadora que combine el innegable encanto de la relojería clásica con el potencial vertiginoso de la conectividad? La marea puede todavía virar... Tal vez los consumidores, se dejen intimidar por la perspectiva de estar constantemente conectados, y puedan decidir que su pequeño y precioso reloj no tiene por que ser «inteligente» después de todo. Eso no es para lo que sirve. Es sólo un pequeño fragmento de la eternidad que hace ’tic-tac’ en la muñeca.

Fuente: Europa Star Magazine Marzo del 2015