110. editoriales


APRENDIENDO A BAILAR BAJO LA LLUVIA

English
diciembre 2016


Cuando la imprenta comenzó a despegar en la década de1450, los libreros, que se habían ganado la vida vendiendo manuscritos - y que bastante bien vivían de eso – se indignaron. ¡Su negocio sería destruido! Otros estaban preocupados por las nuevas y peligrosas posibilidades de difundir ideas subversivas a gran escala.

El establishment político inmediatamente buscó controlar las imprentas, incluyendo la orden de que una copia de cada libro fuera depositado en la biblioteca Real. La Iglesia Católica Romana dibujó apresuradamente su índex de Libros Prohibidos. Y en la parte trasera de todo esto, talleres y falsificadores florecieron.

Cualquier semejanza a la crisis actual en la que está la prensa es pura coincidencia. ¿O es esto? ¿Está la historia maldecida a repetirse eternamente, en diferentes formas, bajo el impulso de políticas sociales y mecanismos económicos? Hoy, la impresión es que estamos cerca del final de un glorioso ciclo, durante el que tuvo un gran papel en el cambio de la faz del mundo, y ahora está viendo todos los supuestos fundamentales puestos en cuestión. La escritura permanece, pero está en proceso de deshacerse de su cuerpo mortal de papel y sublimándose en bits y bytes, mostrarse en miles y miles de pantallas portátiles.

Para nosotros en Europa Star*, que nos hemos dedicado nosotros mismos a la industria relojera durante casi 90 años, el paradigma del cambio es doble. Los problemas que enfrentan los medios impresos son curiosamente similares a los que afectan a la industria relojera.

Voy a parafrasear lo que acabo de decir acerca de lo impreso: "Hoy, la relojería se acerca al final de un glorioso ciclo, durante el que tuvo un gran papel en el cambio de la faz del mundo, y ahora está viendo todos los supuestos fundamentales puestos en cuestión. El tiempo permanece, pero está en proceso de deshacerse de su cuerpo mortal - el reloj - y sublimándose en bits y bytes, mostrarse en miles y miles de pantallas portátiles.

Al igual que los libreros de la década de 1450, que fueron lanzados a la confusión por la llegada de la imprenta, los comerciantes de relojes de hoy son arrojados al desorden por la evaporación de sus negocios de ladrillo y mortero. El establishment político, que cayó en picado sobre la difusión de ideas peligrosas, tiene hoy preocupación por la corrupción y, como en China, viene inspeccionando cada muñeca a la búsqueda de relojes «subversivos» (por lo subversivo que su precio es).

El hecho es que todavía existen librerías hoy, y no parece probable que desaparezcan pronto por ahora. Los libros no morirán, porque los seres humanos son seres materiales con un sentido del tacto y del olfato, con sentimientos y emociones, que nunca se sentirán satisfechos con un mundo compuesto enteramente de bits y bytes, lo efímero e inmaterial. Pero los relojes cambiarán. Los relojeros esperan que, en el mejor de los casos, los relojes compartirán el mismo destino que los libros. El reloj no está amenazado de extinción. Cambiará, eso es cierto, y probablemente se convertirán en más escasos; Pero con la escasez viene un mayor peso, un mayor valor.

Pero si va a tomar ese rumbo, la industria del reloj debe aceptar los inevitables cambios, entender dónde los cambios deben hacerse, y gestionar todo esto inteligentemente. No pretendemos ser capaces de enseñar a los relojeros su negocio. Pero nosotros, como «impresores», confrontados con un cambio de paradigma en la prensa, aprovecharemos al máximo nuestros 90 años como una voz independiente para explorar nuevas vías, crear nuevas alianzas, construir nuevos puentes y examinar nuevas posibilidades, tanto materiales como virtuales.

Confiamos en que se unirá a nosotros en nuestra nueva aventura, y que usted considerará nuestra aventura como suya, y que estará de acuerdo con el filósofo Romano Séneca cuando dijo: «La vida no se trata de esperar a que la tormenta pase, se trata de aprender a bailar bajo la lluvia». Un lema muy apto en el clima actual. Estimados relojeros, queridos lectores, queridos amigos: vengan y únanse a nosotros el 18 de Enero del 2017. Un nuevo capítulo está a punto de ser escrito. Para nosotros, para usted y para la relojería.

* La editorial ahora conocida como Europa Star HBM SA fue fundada en 1927 por Hugo Buchser, abuelo de Philippe y Pierre Maillard y bisabuelo de Serge Maillard, que ahora es el CEO de nuestra compañía.

Fuente: Europa Star Magazine 5/16 Invierno de 2016