en-portada



Patek Philippe - En busqueda del equlibrio perfecto

English 中文
abril 2013


1932. La familia Stern compra Patek Philippe. El mismo año, la referencia 96 se puso en marcha y se prometió un gran futuro bajo el nombre de Calatrava. Y así, se inicia la historia de una colección. Sin embargo, nada parece más «simple» que esta referencia 96, cuya forma redonda y sobriedad absoluta se dedican por entero a una sola función: la de mostrar la hora con la mayor perfección posible, de una forma a temporal.

La influencia del movimiento Bauhaus, cuyos principios minimalista surgen de la convicción de que «la forma sigue a la función», es evidente. El éxito de este reloj «esencial» es sin duda debido a una coordinación precisa, un equilibrio perfecto entre la pureza de su forma y la sencillez con la que se lleva a cabo su función. Un equilibrio que, contrariamente a las apariencias, no es nada fácil de lograr. ¿No decimos que «hacer las cosas simples es una de las tareas más complicadas»?

Debido a que en una forma que es tan fundamental como el círculo, el menor de los detalles puede hacer o romper el equilibrio del conjunto, y todas ellas son interdependientes. Aquí es donde los creadores de la referencia 96 siguieron otro precepto del movimiento Bauhaus, cuyo fundador, Walter Gropius, dijo en 1919 que «no hay diferencia real entre el artista y el artesano». Así que la referencia 96 es, a su manera, una «obra de arte» que cumple su función relojera a la perfección. Es, sin duda, esta cualidad en particular la que ha hecho que el modelo tan exitoso en todo el siglo XX, entre ahora en el siglo XXI, sin signos de envejecimiento.

REF. 96200 de Patek Philippe
REF. 96200 de Patek Philippe
REF. 5119G de Patek Philippe
REF. 5119G de Patek Philippe

 Una larga lista de variantes

Durante los últimos 80 años, la referencia 96 ha sido re interpretada y producida en distintas variantes en una línea de relojes que sólo tomaron el nombre genérico de Calatrava en 1980. El reloj original para caballero tenía un diámetro de 31mm, que parece minúsculo para las normas vigentes, ya que el tamaño promedio de un Patek Philippe hoy en día es de alrededor de 37-38mm. Su forma ha ido aumentando en tamaño, pero también ha tenido muchos matices diferentes, tanto en términos de los materiales utilizados, oro blanco, oro rosa, platino como en los de las mejoras técnicas introducidas para las funciones (como las de las referencias entre la 1958 y la 2597, cuya manecilla horaria permitía cambiar la zona horaria a voluntad).

Habiendo evolucionado progresivamente a lo largo de los años sin perder nunca la sobriedad que le otorga su identidad profunda, y que también se ofrece en los modelos de mujer, en relojes de cuerda automática con esferas guilloché coloreadas, con biseles con diamantes e incluso con esferas de esmalte tabicado o con marquetería de maderas preciosas.

Pero en 1973 se puso en marcha un modelo que se convirtió en el indiscutible abanderado de la colección, la referencia 3520D. Fue el primer reloj Patek Philippe en llevar Clous de París en el bisel. Este tipo de decoración, que también se llama «punta de diamante», fue visto por primera vez en la época medieval, pero se hizo popular mucho más tarde mediante los joyeros de París (de ahí su nombre), es un tipo de guillochage que consta de líneas acanaladas y entrecruzadas que forman pequeñas pirámides dispuestas una junto a la otra. Es geométricamente delicado y, aunque hace que el reloj sea aún más precioso, es totalmente respetuoso con el sobriedad de la pieza, lo que incluso subraya con elegancia.

Este emblemático modelo Clous de París, con una real belleza intemporal, incluso se ha convertido en el símbolo de la unión entre dos personas, sobre todo en los mercados Asiáticos, en los que se ofrece una caja que contiene dos relojes idénticos que sólo difieren en tamaño, uno para la dama y uno para el caballero.

REF. 5227 de Patek Philippe
REF. 5227 de Patek Philippe

 «Oficial y caballero»

Otro modelo tradicional de la Manufactura Patek Philippe es el reloj estilo «Officer». Sus orígenes se remontan a la Primera Guerra Mundial, durante la cual los relojes pequeños de bolsillo con una cubierta trasera con bisagras se transformaban en relojes de pulsera, que eran mucho más fáciles de leer en el fragor de la batalla. Originalmente concebidos para los oficiales, estos relojes mantuvieron su designación durante la transición a la vida «civil». Desde entonces, Patek Philippe ha dotado a ciertos modelos de alto nivel de una discreta cubierta para proteger su caja transparente (lo que también es perfecto para cualquier tipo de grabado personalizado).

Usted puede pensar que es una tarea bastante fácil el producir una tapa con bisagra de acuerdo con las normas de la industria. Lejos de ello. En el caso de la nueva referencia Calatrava 5227, de hecho, es un verdadero reto artesanal.

Debido a que el nuevo «tesoro» de la colección de Calatrava está equipado con una tapa de bisagra tipo «Officer», seguro que reunirá en un reloj dos de las más puras expresiones relojeras de Patek Philippe.

 La importancia de la caja

Cuando el experto piensa en Patek Philippe, a menudo considera, sobre todo, la excelencia de sus movimientos mecánicos. Pero también sabe que la caja es igualmente importante. Un reloj es un conjunto y la producción de las cajas, su diseño, su construcción y acabado siempre han sido tratados con el mismo rigor por los relojeros de Patek Philippe.

Patek Philippe - En busqueda del equlibrio perfecto
REF. 5227 de Patek Philippe
REF. 5227 de Patek Philippe

Durante mucho tiempo, mucho tiempo antes de que todos los talleres que se distribuían en Ginebra se reunieran en una enorme unidad de producción, Patek Philippe tenía el control de todas las operaciones y profesiones implicadas en el diseño y fabricación de las cajas. El sólido metal frío se estampa en prensas hidráulicas que ejercen presiones de varias toneladas, a continuación, son «esculpidas» por matrices y punzones desarrollados dentro de la manufactura. Las operaciones manuales laboriosas de pulido que siguen también se realizan internamente. Pero en el caso específico de los relojes Officer, la producción de las delicadas bisagras utilizadas en la cubierta requieren de diferentes métodos de producción de alta tecnología para la precisión de los componentes y su posterior ajuste manual, que se realiza con una tolerancia de una milésima de milímetro. Esto es aún más importante, dado que el mandato era el de imaginar, concebir y producir una Calatrava con una caja particularmente fina y un cristal de zafiro provisto de una tapa de bisagra que queda totalmente invisible.

 Calatrava Referencia 5227

La nueva referencia de Calatrava 5227 viene con una redonda - por supuesto - caja con un diámetro de 39mm, estampada en oro de 18 quilates. Desde la parte delantera, que tiene una cara de la sobriedad más refinada, mejorada por un bisel liso con un perfil ligeramente cóncavo y cuernos curvados. Bajo un cristal de zafiro ligeramente abombado, su esfera lacada en crema es un modelo de legibilidad y diáfana elegancia. El espacio está marcado sólo por sus marcadores horarios estilo «bâton» en oro entre los pequeños puntos de la pista de los minutos. Un indicador de fecha a las 3 en punto se encuentra enmarcado por una ventana cuyo marco está hecho de oro. Dos agujas de oro tipo «Dauphine» indican las horas y los minutos, mientras que una delgada, aguja con un contrapeso marca el ritmo de los segundos.

Por una cara, la caja muestra finas ranuras curvas que se ven como si hubieran sido cortadas del oro sólido con una gubia y luego cuidadosamente pulidas. Sin embargo, el perfil plano de la caja, que es de sólo 9.24mm de espesor, no muestra ningún indicio de una cubierta posterior que oculte el cristal de zafiro. Apenas se puede ver, bajo la corona, el pequeño «click» al abrir la tapa!

La bisagra invisible, tan modesta como parece, es en realidad el resultado de una gran artesanía. El mecanizado de los componentes y el ajuste de la cubierta requieren más que de una precisión microscópica. Su montaje requiere de paciencia, destreza y conocimientos técnicos para garantizar que, una vez que la tapa está cerrada, no haya ninguna unión visible. Y por sorprendente que pueda parecer, esto también requiere de una buena audición, para asegurarse de que el cierre de la tapa emite el necesario «click», característico de un mecanismo bien hecho.

 Un motor de vanguardia

Una vez que la tapa está abierta, los ojos pueden vagar a través del calibre 324 SC de cuerda automática que alimenta el reloj. El nivel de atención se pone de manifiesto en sus acabados tradicionales, la mayoría de los cuales se hacen a mano - puentes con bordes biselados y con perfil redondeado, Côtes de Genève, grabados dorados, masa oscilante de oro decorada con graneado circular y una cruz de Calatrava – y que contrastan con ciertas características vanguardistas de este movimiento, la estabilidad y la precisión que se ajustan a los estrictos requisitos del Sello Patek Philippe (-3 a +2 segundos de variación de tasa por día). Latiendo a una frecuencia de 28.800 alternancias por hora (4 Hz), está equipado con un gran volante Gyromax ® con cuatro brazos, que tiene un muelle de volante Spiromax ® hecho en Silinvar ®, y que reúne a todos los componentes de silicio que Patek Philippe ha desarrollado a lo largo los últimos diez años. Esta tecnología de muy alta precisión ofrece los beneficios significativos de la falta de cualquier necesidad de lubricación y mejoras en isocronismo (y por lo tanto en la precisión), en la geometría de los componentes y en resistencia a los choques y corrosión.

Más de 80 años después de su aparición en la escena de la relojería, el Calatrava empuja la filosofía de la Bauhaus aún más allá. La forma es la expresión pura de la función y debe esforzarse por acercarse cada vez más a su ideal relojero de precisión, estabilidad y fiabilidad.

El Patek Philippe Calatrava Reference 5227 (que Patek Philippe llama el reloj «Oficial y caballero») se ofrece en oro amarillo de 18 quilates, oro blanco o rosa (5N) y viene con una correa de piel de cocodrilo de grandes escamas cosida a mano en marrón chocolate brillante para la versión en oro amarillo, negro brillante para la versión en oro blanco y castaño oscuro brillante para la versión en oro rosa, cada una con un cierre de ardillón en el metal correspondiente.

Patek Philippe - En busqueda del equlibrio perfecto La Cruz de Calatrava

El emblema de la cruz de Calatrava ha sido utilizado por Patek Philippe desde finales del siglo XIX, pero no dio su nombre a la línea de relojes que descienden de la Referencia 96 hasta la década de 1980. Como símbolo de la maestría y perfección de su adopción desde 1158 por los monjes cistercienses de la Orden de Calatrava, cuyo nombre proviene de la fortaleza de Calatrava que estos monjes-soldado tenían el deber de defender. Más tarde los monjes de la Orden de Calatrava , se unieron a la corona de Castilla, en la conquista de Granada.

 Art Deco en la era del silicio

Componentes propiedad de Patek Philippe basados en el silicio se utilizan en el nuevo desarrollo del movimiento calibre 28-20 REC 8J PS IRM C J de cuerda manual para ofrecer una reserva de marcha de más de una semana en combinación con una esfera de día-fecha. Aunque una impresionante reserva de marcha no es nueva para la marca (Patek Philippe presentó su Ref. 5100 con una reserva de marcha de diez días en el 2000), este nuevo calibre es tanto más notable por su capacidad de incorporar las funciones que consumen mucha energía de visualización de la esfera de día y fecha, garantizando una reserva de marcha de al menos 192 horas.

Patek Philippe - En busqueda del equlibrio perfecto
REF. 5200 GONDOLO 8 DAYS, DAY & DATE de Patek Philippe
REF. 5200 GONDOLO 8 DAYS, DAY & DATE de Patek Philippe

El escape Pulsomax ® utilizado en el movimiento, consiste en paletas y rueda de escape realizadas en Silinvar ®, libre de fricción, lo que ahorra energía en cada contacto entre las paletas y la rueda de escape. Con el movimiento a 4Hz se producen 5,53 millones de contactos de este tipo durante la reserva de marcha de ocho días, el ahorro de energía es considerable. Además, el Silinvar® es anti-magnético y resistente a la corrosión y también es dos tercios más ligero que el acero, lo que significa que puede almacenar aún más energía en comparación con un escape convencional.

Dos barriletes paralelos en linea, escondidos bajo de una gran placa de resorte de barrilete visible a través de la caja de cristal de zafiro, proporcionan la potencia necesaria para que el reloj se provea de una vez dando 134 vueltas a la corona. Junto a esta característica dominante son distintivos de Patek Philippe los tres puentes para el tren de engranaje, la rueda de escape y la generosamente dimensionada barra del volante. Todas las superficies están decoradas al mejor estilo Patek Philippe con Côtes de Genève, bordes biselados y pulidos, las caras longitudinalmente graneadas y grabados rellenos de oro.

El conjunto está encerrado en una caja de oro blanco de 18 quilates de distinguido estilo Art Deco - un rectángulo con flancos redondeados , flancos que están meticulosamente elaborados a partir de barras de oro macizo en los talleres de la empresa en Ginebra. La hora se muestra en agujas «Dauphine» en contraste con los marcadores horarios estilo «bâton» en oro blanco pulido en contraste con una esfera azul, acompañado de una correa de piel de cocodrilo azul brillante o negro mate, o con un cierre de ardillón en oro blanco de 18 quilates.

Fuente: Europa Star Magazine Abril-Mayo del 2013