120. en-portada


PATEK PHILIPPE – METIERS D’ART «Poniendo las cosas en su sitio»

English 中文
marzo 2015


Métiers d’art… Métiers d’art… Métiers d’art…” En estos días, la frase parece estar en boca de todos, como si fuera una contraseña que pudiera abrir las puertas mágicamente al renombre internacional.

En los últimos años, los oficios artísticos se han convertido en la nueva frontera de la relojería. Lejos del luto por su desaparición, vemos esmaltadores, grabadores, pintores decorativos, artistas de la marquetería en paja, plumassiers, especialistas en glíptica y bordadores apareciendo por todos lados.

“Yo pondría las cosas en su sitio”, dice Thierry Stern, de inmediato. Ante esta oleada, el joven CEO de Patek Philippe ha decidido salir del bosque y decir en voz alta lo que piensa de este renovado interés en los oficios artísticos que bien conoce. Y por una buena razón.

Desde sus primeros días, y a lo largo de los 175 años transcurridos, Patek Philippe ha recurrido a maestros artesanos para crear piezas excepcionales, grabadas, pintadas, esmaltadas... Y lo han hecho con discreción, sin tener que gritarlo a los cuatro vientos. En ciertos períodos de su historia han seguido esta práctica con el único fin de preservar los oficios tradicionales, que prácticamente nadie más parecía valorar.

Aube sur le Lac, REF. 993/100G de Patek Philippe
Aube sur le Lac, REF. 993/100G de Patek Philippe
Reloj de bolsillo con tapa trasera y esfera decorada con pintura en miniatura sobre esmalte con paillons de plata. La parte trasera del reloj rinde homenaje a la obra del pintor suizo Louis Baudit (1870-1960) titulado Le matin devant Cologny, que data de 1943. La pintura es parte de la colección privada de Philippe Stern, presidente de Patek Philippe. La esfera, creada con la misma técnica, muestra los detalles de obras inspiradas en cinco pintores Suizos: Alexandre Perrier, Edouard Vallet, Mafli, Ferdinand Hodler y Paul Klee. Ambos lados del reloj están decorados con hojas de plata esmaltadas incrustadas sobre grabados a mano. Los flancos de la caja de 44,1 mm de diámetro están engastados con 54 diamantes cabujón. Una esmeralda en cabujón acaba la corona. Dos diamantes talla brillante en el arco. Esta es una pieza única creada para conmemorar el 175 aniversario de la manufactura que se presenta en el centro de un arco de oro blanco adornado con hojas grabadas a mano, montadas sobre una base con graneado circular esmaltado en azul translúcido.

“Nunca hemos dejado de producir piezas ornamentadas incluso durante los períodos menos favorables para los oficios artísticos. Para nosotros, siempre ha sido esencial seguir dando trabajo a los artesanos para que sus oficios no desaparecieran, explica Thierry Stern. Durante algunos períodos, tuvimos hasta 80 relojes de mesa Dome en stock y cuando sabemos que sólo uno de estos relojes demanda entre cuatro a seis meses de trabajo y que nosotros producimos un promedio de diez a quince como máximo por año, uno puede imaginar que este stock representa no sólo un valor patrimonial, sino también un saber acumulado.”

En sus 175 años de trabajando con esmaltadores y grabadores, Thierry Stern, admite que Patek Philippe ha amasado «un bagaje colosal de conocimientos». «Y a los artesanos les gusta, porque saben que no sólo trabajamos a largo plazo, sino que nuestros estándares de calidad están entre los más altos del mundo. Cada pieza debe ser perfecta, con calidad museística. Lo que es más, algunas piezas ni siquiera salen a la venta. Inmediatamente se añaden a nuestras colecciones, para ocupar un lugar en nuestro Museo Patek Philippe en Ginebra.»

LA GRAN CONFUSIÓN

Si Thierry Stern ha decidido abandonar el bosque y hablar en voz alta de los métiers d’art de Patek Philippe, es porque en su opinión “existe una gran confusión en este momento en este campo sobre el terreno”. No podemos inventar un esmaltador o un pintor de miniaturas.

El acceso a ese estatus es el resultado de un largo y complejo proceso de aprendizaje.

Desde mi punto de vista, una sólida formación histórica y artística es esencial para quien quiera hacer este trabajo. Cualquier esmaltador que trabaje para nosotros debe estar entre los mejores del mundo, ahora que los métiers d’art se han hecho tan populares, nos encontramos con muchos jóvenes que se denominan esmaltadores sin dominar completamente los arcanos del oficio.

PATEK PHILIPPE – METIERS D'ART «Poniendo las cosas en su sitio»

Hay esmaltes y esmaltes, no todo es comparable. Hoy en día hay talleres cuyos artesanos trabajan casi en cadena, cada uno aplica un color, mientras que otro prepara el cloisonné. Si quieres que las cosas se hagan correctamente no se puede trabajar así, en realidad sin tener en cuenta los materiales con los que se está trabajando, sin entender la compatibilidad química de los colores, sin tener maestría en la cocción y su alquimia. Por no hablar de los talentos específicos y gustos estilísticos de cada esmaltador dignos de ese nombre. Pero nuestros clientes no se dejan engañar.

Ellos aprecian la profundidad de los colores, sus acordes, su sutileza casi orgánica, la calidad de los hilos de oro empleados, la consumada maestría y la fluidez de su conformación, el estilo... estos elementos son los que marcan la diferencia."

PATEK PHILIPPE – METIERS D'ART «Poniendo las cosas en su sitio»

EXPLOTANDO UNA VETA TRADICIONAL

Sandrine Stern, esposa de Thierry Stern, es la directora creativa de Patek Philippe. Ella está a cargo de todas las piezas artísticas que luego son aprobadas individualmente por el Consejo Ejecutivo de la manufactura familiar. Ella nos detalla los procesos que conllevan estas creaciones de alta artesanía.

«Al principio todo está hecho a mano, a partir de los dibujos preparatorios. Estos dibujos nos permiten identificar y seleccionar las técnicas exactas o la combinación de técnicas que se utilizarán; éstas no solo podrían incluir diversas formas de esmalte y pintura en miniatura, sino también el grabado y el engastado. Los bocetos son entonces formateados y adaptados a la forma específica de los relojes de mesa Dome, relojes de bolsillo o relojes de pulsera. La decoración debe armonizar en la mayor medida posible con su caja, de una manera refinada y sutil.»

PATEK PHILIPPE – METIERS D'ART «Poniendo las cosas en su sitio» PATEK PHILIPPE – METIERS D'ART «Poniendo las cosas en su sitio»

La inspiración para estos dibujos preparatorios puede venir de cualquier lugar, como en el día de nuestro encuentro, una simple pero deliciosamente ornada tarjeta de agradecimiento enviada por un minorista. Pero la principal fuente de inspiración es el Museo Patek Philippe y los tesoros de sus fondos excepcionales.

Paisajes lacustres, odas a la naturaleza, animales exóticos, aves de todos los colores, estampados de flores, volutas, ornamentos, retratos... una impresionante variedad de recursos que representan la larga y gloriosa historia del esmalte Ginebrino.

Lejos de agotarse, esta veta tradicional con sus muy decorativos motivos ha continuado sin interrupción hasta nuestros días. "Todavía favorecemos el enfoque tradicional: nuestros relojes deben ser perdurables, no pueden permitirse seguir las corrientes de la moda, que es por definición efímera.

Cada generación, sin embargo, aporta sus propias ideas y sus técnicas ligeramente diferentes, y la investigación continúa constantemente. Pero nos debemos a nosotros mismos crear piezas que resistan la prueba del tiempo, que estén fuera del tiempo fuera, que sean intemporales."

CELO ARTÍSTICO

Dentro de este marco, tanto formal como artesanal, sin embargo se despliega una amplia variedad, variedad estilística, variedad artesanal, ya que, como señala siempre Sandrine Stern, “cada esmaltador cada pintor de miniaturas tiene sus gustos, sus inclinaciones , sus especialidades, sus secretos. Trabajamos con un total de veinte esmaltadores diferentes que, entre ellos, combinan tanto saber hacer acumulado y con los cuales estamos comprometidos a largo plazo.

Algunos de ellos trabajan en nuestras instalaciones, pero muchos de estos artesanos son artistas por derecho propio, celosos de sus formas, feroces defensores de la independencia de su estilo – los reconocemos plenamente porque cada una de las piezas está firmada por el artista que la hizo. Pero todo pasa y todo está controlado por nuestro equipo interno cuya experiencia diaria se alimenta 175 años de la historia y la práctica de estas artes.”

PATEK PHILIPPE – METIERS D'ART «Poniendo las cosas en su sitio» PATEK PHILIPPE – METIERS D'ART «Poniendo las cosas en su sitio»
PATEK PHILIPPE – METIERS D'ART «Poniendo las cosas en su sitio» PATEK PHILIPPE – METIERS D'ART «Poniendo las cosas en su sitio»

«Ellos aprecian y escuchan lo que les pedimos, porque nosotros nunca pedimos lo imposible», interviene Thierry Stern. "Cuando exigimos que empujen los límites, es porque estamos muy familiarizados con lo que estos límites son, y las dificultades de su oficio.

Ellos saben que están tratando con un equipo de profesionales que saben exactamente de lo que están hablando, que supervisarán su trabajo, los respaldarán, y acompañarán en su viaje. También saben que estamos comprometidos con esta relación a largo plazo. Desde ese punto de vista la continuidad de una empresa familiar es una garantía muy apreciada contra los caprichos del mercado.«Otro factor es la rareza de estas piezas, que es parte integrante de su carácter único, dado que son todas los productos únicos de la mano que los creó.»Esta escasez, si puedo llamarla así, es un problema real, pero es un buen problema«, dice Thierry Stern, con una sonrisa.»Sin duda, es una fuente de frustración, y tenemos que ser capaces de manejar eso. Tomemos, por ejemplo, el Sky Moon Tourbillon, que combinaba una caja esculpida con una esfera en esmalte cloisonné y champlevé. Hemos recibido 650 solicitudes para las 75 piezas que produjimos. Esto lo dice todo... Pero no hay lugar para el compromiso. Podríamos aumentar la producción, pero la calidad se reduciría de forma automática, y eso es algo que nos negamos a tolerar. "Tal es el perdurable atractivo de Patek Philippe.

Fuente: Europa Star Magazine Marzo del 2015