130. especial


WEINBECK - Un baile elegante

English
junio 2016


No puedo encontrar un reloj para que coincida con sus joyas" le dijo una clienta a Walter Weinbeck. Fue lo suficiente como para establecer un nuevo camino

WEINBECK - Un baile elegante

Clique en las imagenes para ampliarlas

Walter había sentido la llamada de la orfebrería desde la primera edad adulta. Sólo tenía veinticinco años cuando abandonó el estudio del reconocido diseñador Paul Binder para iniciar su propia empresa. Como el último embajador representativo de los orfebres del centro de Zúrich inspirado por el movimiento artístico Bauhaus, Walter ha dirigido su propio estudio en la Grossmünsterplatz desde hace más de veinte años hasta ahora. Vivió el sueño de su antiguo ser de 25 años. Pero, ¿podría estar a la altura de los sueños de su clienta y diseñar un reloj?

Walter Weinbeck
Walter Weinbeck

Este desafío dio Walter un nuevo impulso. Incontables horas de diseño, boceto tras boceto, reunión tras reunión con fabricantes de relojes en Ginebra... Buscaba un diseño que fuera más complejo y refinado de lo que pareciera a primera vista. Él quería que los diamantes simbolizaran las horas del día, pero ese fue sólo un punto de partida.

En su primer reloj simbólicamente llamado Nº 1, doce diamantes se mueven libremente gracias a un mecanismo de giro e inclinación sofisticado y patentado. Empotrados detrás de cristal de zafiro y envueltos en espejos cóncavos, giran con cada barrido de la aguja, bailando con gracia alrededor de su eje. Al igual que bailarines privados, deslumbran para el placer de 12 usuarios únicos, ya que es una edición limitada de 12. El reloj es No para mostrar, sino más bien para el disfrute personal.

El joven Walter soñaba con convertirse en un artista, pero le dijeron que era una carrera sin futuro, y enterró ese sueño. Se convirtió en un artesano en su lugar. Sin embargo, su diseños siempre se han inspirado en las instalaciones de luz de James Turell y en las manipulaciones artísticas del espacio y los materiales de Anish Kapoor. De hecho, es difícil de ver el posicionamiento de los diamantes en el No. 1 y no pensar en la instalación Aten Rein de Turell en el Museo Guggenheim de Nueva York (2013) o instalación permanente de espejo del cielo de Kapoor en Nottingham.

El Weinbeck No.1 está disponible en oro rosa y oro blanco con 12 diamantes de corte brillante con un total de 3,0 a 3,5 ct. Diámetro 36 mm, movimiento mecánico Suizo, es posible personalizar con un grabado la masa oscilante del rotor. Otros tonos de oro y platino están disponibles por pedido especial.
El Weinbeck No.1 está disponible en oro rosa y oro blanco con 12 diamantes de corte brillante con un total de 3,0 a 3,5 ct. Diámetro 36 mm, movimiento mecánico Suizo, es posible personalizar con un grabado la masa oscilante del rotor. Otros tonos de oro y platino están disponibles por pedido especial.

El segundo reloj de Weinbeck - Grace - aparece graciosamente discreto a primera vista, sin embargo, con el movimiento se convierte en un estallido brillante cuando la luz se refleja desde los 24 diamantes rodeados de espejos y ocultós con buen gusto alrededor de la esfera. Una verdadera delicia para aquellos que están fascinados con la luz.
El segundo reloj de Weinbeck - Grace - aparece graciosamente discreto a primera vista, sin embargo, con el movimiento se convierte en un estallido brillante cuando la luz se refleja desde los 24 diamantes rodeados de espejos y ocultós con buen gusto alrededor de la esfera. Una verdadera delicia para aquellos que están fascinados con la luz.

Con la fusión de la luz, el espacio y el tiempo, Walter diseñó un reloj que no sólo se ofrece un baile elegante, íntimo, sino que también es una obra de arte en sí misma. Con el No.1 Walter finalmente ha cumplido con su sueño silencioso. ¡Él se ha convertido en un artista!

www.weinbeck.ch