130. especial


El MOVADO Edge, un icono revisitado

English

Casi setenta años después del modelo original, el diseñador industrial de renombre mundial Yves Behar ha reinterpretado el legendario Museum Dial y su famoso punto de oro que simboliza el sol a las 12. El resultado es brillantemente contemporáneo, ultra-eficiente y poético. Presentamos la nueva encarnación.

El MOVADO Edge, un icono revisitado

Clique en la imagen para ampliarla

El diseñador Nathan George Horwitt no estaba originalmente especializado en relojes. Y sin embargo, en 1947, el Americano creó un verdadero icono de la relojería: el Movado Museum, el primer reloj en unirse a la colección permanente del Museo de Arte Moderno de Nueva York.

Por lo tanto, era lógico, que casi setenta años más tarde, Movado confiase en otro «extraño» - el diseñador industrial Suizo de renombre mundial Yves Behar, quien vive en California y que ha trabajado para Apple, Nivea, Prada, Mini y Puma - la tarea de reinterpretar este reloj de leyenda, con su famoso punto solitario de oro a las 12 punto que simboliza el sol.

Yves Béhar
Yves Béhar

Yves Béhar señala: «A mi modo de ver, el Museum Dial siempre ha constituido un icono de la modernidad. Por eso estaba extremadamente entusiasmado con el trabajo para Movado. Mediado el siglo XX fue un momento crucial en la historia del diseño industrial, conocido como Mid-Century Modern. Es vital que continuemos desarrollando productos procedentes de ese periodo mediante la incorporación de nuevas ideas para el siglo XXI».

SIMPLICIDAD – UNA AUTÉNTICA COMPLICACIÓN

Cuando fue lanzado en 1947, el Museum Dial encarnaba de forma simultánea la modernidad, la sencillez y la poesía, expresada en un estilo minimalista y ultra-eficiente. Sin embargo, el minimalismo es en general una de las hazañas más difíciles de lograr: «Yo he experimentado mucho con él, sobre todo en mis creaciones de muebles. ¡Es difícil ser simple! El minimalismo es en realidad una forma más avanzada de complejidad en mi opinión, ya que se expresa por la simplicidad en lugar de por la complicación». Por lo tanto, Yves Behar decidió reinterpretar este reloj icónico oponiéndose a la tendencia de nuestro tiempo, en una época de relojes ultra-complicados. «Produciendo la esfera en una sola pieza que simultáneamente contiene información, modernidad y la poesía con el sol, y variando las texturas, con sesenta ondulaciones alrededor de la esfera y el sol que se destaca y parece»crecer«hacia fuera de la superficie de la esfera, quería crear un Movado del siglo XXI. También me gusta devolver la pelota a un estilo de relojería que muestra su complicación, gracias a una forma de minimalismo que hace alarde de su simplicidad. La complejidad no es necesariamente lo que la gente está buscando hoy; en cambio, trabajé en la noción del refinamiento, de la simplicidad, con la idea irle quitando en lugar de añadirle».

El MOVADO Edge, un icono revisitado

UN RELOJ LUMINOSO

El resultado es el Movado Edge, una colección que comprende 14 modelos que comparten la característica común del punto elevado a las 12, tomado del Museum Dial de Horwitt. Por otra parte, en sus esferas de colores, sesenta muescas sirven como marcadores horarios que les dan una textura sutil que evoca los rayos del sol. Yves Béhar ha diseñado modelos para hombres y mujeres, así como cronógrafos, disponibles en un asequible precio de entre 500 y 1.200 francos Suizos. El modelo para hombres está hecho de acero inoxidable pulido liso o acero con acabado en PVD negro y tiene un diámetro de la caja de 40 mm. Las esferas cóncavas tratadas con chorro de arena están disponibles en negro, gris o plata metálica, así como azul noche. cada esfera tiene una aguja de las horas mate y una aguja de los minutos brillante.

El MOVADO Edge, un icono revisitado

Mientras tanto, el matiz blanco y negro de los nuevos modelos para mujeres destacan por su elegante modernidad. La caja de 34 mm está hecha de acero inoxidable pulido o acero con un acabado DPPV en amarillo u oro rosa. El color del brazalete casa con el matiz de todo el reloj para dar lugar a una estética equilibrada.

El MOVADO Edge, un icono revisitado El MOVADO Edge, un icono revisitado

Por último, el cronógrafo de aspecto futurista en acero inoxidable pulido o acero con un acabado DPPV en negro tiene una caja de 42 mm con distintivos pulsadores. Su esfera cóncava con tratamiento en chorro de arena, en aluminio de color negro o azul oscuro, tiene un círculo de los minutos representado por marcadores de numerales Arábigos, impresos en blanco en la superficie interna del cristal. este ambicioso cronógrafo también presenta un conjunto de tres sub-esferas con caracteres impresos blancos, así como una aguja de las horas en verde o rojo que contrasta magníficamente con la esfera oscura.

El MOVADO Edge, un icono revisitado

DECIDIDAMENTE ENFOCADO EN EL FUTURO

«El principio rector del Movado Edge se inspiró en el uso de nuevos materiales, nuevas texturas y una construcción en tres dimensiones. Gracias a sus formas arqueadas, la luz es maravillosamente absorbida y la mirada se dibuja en el interior del reloj», explica Yves Behar. Cuando la persona que lleva el reloj mueve su muñeca, los cambios en el diseño, como las texturas acentúan el movimiento de la luz hacia el centro de la esfera. «Desde un punto de vista simbólico, el tiempo es un indicador del cambio en nuestras vidas», añade el diseñador. Mientras Yves Béhar admite a amar e incluso coleccionar objetos de diseño Mid-Century Modern, particularmente muebles de George Nelson, Charles Eames o Joe Colombo, el diseño de un reloj «nostálgico» estaba fuera de cuestión para él. «Es un período importante que se imita mucho hoy en día. Pero en realidad no es auténtico producir puramente un diseño sesenta años después del Mid-Century. pienso que es importante reconocer la innovación de esos años, pero para crear productos con la ética de hoy en día, y por lo tanto acercarse a una nueva idea».

Entre los puntos en común que lo guían en todos sus proyectos, incluidas las incursiones en la relojería, Yves Béhar trabaja en y para nuestro tiempo a toda costa: incluso (y quizás especialmente) cuando se trata de reinterpretaciones, el diseño no debe incluirse en una forma de romanticismo o nostalgia. «Los diseñadores deben ser conscientes del mundo en el que viven. Las nuevas ideas necesitan una voz que se exprese. El diseño puede ser su representante.»Otra característica esencial de Yves Béhar está en producir el máximo impacto con el mínimo esfuerzo.

UNA IDENTIDAD ASERTIVA SIN UN LOGO

Pero, ¿es realmente posible volver a visitar un icono del diseño tan impactante como el Museum Dial?

«¡Tenga en cuenta que se ha llamado al reloj Edge y no Museum 2.0! El objetivo no es reemplazar el Museum, que continuará siendo un reloj icónico, con el mismo propósito que siempre ha tenido. En mi opinión, el Edge es una interpretación diferente. Mi idea era crear un producto que llevara a Movado hacia el futuro». El reloj fue bautizado en referencia a las sesenta muescas afiladas cortadas en el reloj. «Se trata de una escultura que llama a la mente las dunas, las colinas o una concha ... Todo el mundo tendrá su propia interpretación».

La asociación entre Movado e Yves Behar fue muy suave y con un rápido y bien definido flujo de libres decisiones. El diseñador recuerda: «De inmediato, sentí que confiaban en mí. Hablamos mucho sobre el diseño en general, sobre todo con el CEO Efraim Grinberg, pero no estrictamente acerca de la necesidad de adherirse a ciertos códigos de diseño o seguir ciertas instrucciones».

La reunión cuando se presentaron los prototipos fue decisiva. Yves Behar de repente tuvo una idea, que él compartió con el equipo de Movado: que el diseño estaba tan estrechamente relacionado con el estilo de la marca que no era necesario que contaran con el logotipo (o incluso las palabras «Swiss Made») - de nuevo, con el fin de lograr la máxima eficiencia visual. Inmediatamente, el equipo estuvo muy entusiasmado con esta propuesta: «Tuve la certeza de que la marca reveló la confianza que tenían, ¡tanto en sí mismos como en mí!» El Edge estará disponible en nuevas versiones, incluyendo los nuevos modelos para las mujeres que se presentan este otoño. Junto a esto, Yves Béhar sigue trabajando en nuevos planes para Movado, más allá del Edge. Después de todo, el original diseñador llegó con tres ideas diferentes, una de las cuales es la que actualmente persigue.

¿Podría ser un producto inteligente? Después de todo, un hombre con raíces en Watch Valley y que está ahora firmemente establecido en Silicon Valley estaría en buena posición para combinar los dos mundos … «No. Por cierto que no llevo un reloj digital debido a que las opciones actualmente disponibles no satisfacen las dos necesidades que deben conciliarse: la belleza del objeto mecánico y la nueva funcionalidad. El reto será hacer que el reloj incorpore todas nuestras formas de vida - algunas son digitales, mientras que otras son analógicas. Es un emparejamiento que aún no se ha producido, y el smartwatch se encuentra todavía en su infancia. Personalmente, creo que es muy importante poner en marcha el producto adecuado en el momento adecuado. Me pongo mi Movado Edge, que es una buena representación de una filosofía del tiempo en la que estoy tratando, a un nivel muy personal, a no ser un esclavo de la digitalización en todas partes».

Fuente: Europa Star Magazine 4/16 Otoño del 2016