especial



BOVET Virtuoso VII Retrograde Perpetual Calendar, una noble expresión del tiempo

enero 2017


BOVET Virtuoso VII Retrograde Perpetual Calendar, una noble expresión del tiempo

Clique en la imagen para ampliarla

Cuando Pascal Raffy se propone desarrollar un nuevo reloj, se esfuerza por combinar el talento de cada artesano que trabaja en su diseño y en la fabricación de cada componente. El Virtuoso VII Retrograde Perpetual Calendar no es una excepción

El especializado calibre Virtuoso II que equipa este nuevo reloj apareció por primera vez en las colecciones en 2014. Este movimiento se adapta a las características de la caja Amadeo y es capaz de mostrar las horas, minutos, segundos y cualquier complicación concebible simultáneamente en sus dos caras. La complicación del calendario perpetuo es muy solicitada por los coleccionistas en virtud de la información siempre útil que proporciona: día, fecha, mes y ciclo del año bisiesto, con una precisión que no requiere ajustes en 400 años.

Introducida en 2010, el sistema de caja convertible Amadeo permite transformar el reloj en un reloj de pulsera reversible, un reloj de mesa o un reloj de bolsillo sin el uso de herramientas.

Disponible en oro rojo o blanco, el Virtuoso VII Retrograde Perpetual Calendar ofrece una esfera lacada en negro o blanco. Maestros de la personalización, los artesanos de Bovet también pueden utilizar toda la amplitud de sus talentos para satisfacer las peticiones específicas de cada coleccionista, si así lo desea. Al dividir los segundos para obtener una cronometría sin paralelo y al mismo tiempo invitar a los coleccionistas a suspender el tiempo, el Virtuoso VII Retrograde Perpetual Calendar representa una pieza de la eternidad interpretada por Pascal Raffy y los artesanos de Bovet, en una noble expresión del tiempo.

LEYENDA

El Virtuoso VII presenta dos caras distintas en su emblemática caja. La primera cara muestra las horas, minutos, segundos y reserva de marcha, así como todas las indicaciones relativas al calendario perpetuo. Las horas y los minutos se visualizan en una esfera central. La segunda cara nos transporta a un universo completamente diferente: la marcación de las horas y los minutos, descentrada a las 12 en punto, da protagonismo al movimiento.

www.bovet.com