160. noticias


Melchior, y el niño interior

English
octubre 2015


En otra empresa conjunta exitosa, MB & F y L’Epée 1839 han creado un nuevo reloj de mesa semejante a un robot que captura perfectamente la imaginación, la creatividad y el perspicaz diseño de las dos marcas. Apelando a los niños eternos que hay en nosotros, Melchior traerá alegría a la subasta benéfica Only Watch 2015.

MB & F y L’Epée 1839 están en ello otra vez. El laboratorio concepto de relojería celebra su décimo aniversario este año, marcando una década de creación de máquinas de relojería aclamadas por la crítica. Pero este año MB & F parece estar en sobremarcha, tanto con su creatividad como en su producción. Ha vez más asociado con otro jugador en la vanguardia de la relojería, L’Epée, que es la única manufactura especializada en Suiza dedicada a hacer relojes de mesa de alta gama.

Melchior, y el niño interior

Su empresa conjunta se llama Melchor, que se subastará en la subasta benéfica bienal Only Watch de relojes únicos, bajo el alto patrocinio del Príncipe Alberto II de Mónaco, para recaudar fondos para la investigación sobre la distrofia muscular de Duchenne (DMD). Parte juguete y parte reloj mecánico, el Melchior es todo lo que hemos llegado a esperar de MB & F y L’Epée.

El lema de MB & F declara que «Un adulto creativo es un niño que sobrevivió». El Melchior Only Watch personifica esa expresión perfectamente. El fundador de la compañía Maximilian Büsser explica la inspiración que hay detrás del reloj de mesa - robot, procedente de su imaginación infantil

«Hace mucho tiempo en una galaxia muy, muy lejana, el mejor amigo del hombre era su robot. Con 10 años, fan de Star Wars, yo sabía que Luke Skywalker nunca hubiera sobrevivido de no haber sido por los androides como R2-D2 - leal, ingenioso y valiente robot que siempre estaba salvando a sus amigos. Como hijo único, me imaginaba tener mi propio compañero robot. Melchior convierte la fantasía de la niñez en una realidad.»

Un verdadero compañero robot es uno con el que usted puede jugar, y Melchior no defrauda. Vestido en latón y acero chapado en paladio, con hombreras de color rojo brillante, la personalidad del robot se destaca aún más por un cerebro animado y los ojos parpadeantes, que le dan un ambiente lúdico. Pero Melchior significa también un buen negocio. ¡Él también tiene un pequeño arsenal a su disposición, en caso de que cualquiera de los malos aparezca y cree problemas!

Melchior, y el niño interior

Mientras Melchior es ciertamente juguetón, él es más que un juguete. También un reloj de mesa de alta gama, con aspectos generalmente reservados para los relojes de lujo: horas saltantes, minutos de barrido, y segundos de dobles retrógrados, y unos impresionantes 40 días de reserva de marcha mediante la acción de cinco barriletes de muelle.

De los 480 componentes - cada una mecanizada y acabada en el taller Suizo de L’Epée - que conforman Melchior, la impresionante cifra de 334 componentes conforman el movimiento muy visible. Para llevarlo a cabo, L’Epée desarrolló una nueva platina principal esqueletizada en latón chapado de paladio, que forma un sándwich del mecanismo de movimiento. Horas y minutos se visualizan a través de discos en el pecho de Melchor, mientras que una esfera en su abdomen indica el estado de la reserva de marcha.

Melchior, y el niño interior

El cerebro de Melchor, que en realidad es un regulador de precisión del movimiento, proporciona más animación, ya que vibra suavemente bajo la cúpula de cristal pulido de la cabeza. Y el cerebro se mantiene a salvo a través de un sistema de protección contra impactos Incabloc, que generalmente sólo se ve en los relojes de pulsera. De hecho, el exclusivo movimiento del reloj de mesa de Melchior cuenta con el mismo tipo de mecanismos que un reloj de pulsera, pero sólo que a dimensiones más grandes. Estos incluyen: un tren de engranajes, barrilete (cinco en serie), volante, rueda de escape, y el áncora.

El aumento de la escala del reloj también proporcionó desafíos adicionales para el equipo. El CEO de L’Epée Arnaud Nicolas explica:

«No es simplemente una caja del doble del tamaño de los componentes, también se necesita el doble del tiempo para acabarlos. La complejidad aumenta de manera exponencial.»

Y en caso de que se preguntan por qué el nombre ’Melchor’ para un robot, en lugar de los apodos comunes que suenan como siglas o números de referencia (por ejemplo, C-3PO, R2D2), la respuesta está en una historia familiar. En realidad, fue Max Büsser que bautizar este robot, como él mismo explica:

«En la familia Büsser, durante más de cinco siglos, desde 1400 en adelante, cada hijo mayor Büsser fue llamado ya fuera Melchior o Balthazar. Se alternaban. Mi abuelo se llamaba Melchor y lo odiaba, por lo que había todo el mundo le llamaba Max, y es po lo que me convertí en un Max. Mi abuelo odiaba tanto Melchior-Balthazar que se puso fin a estos 500 años de tradición, llamando a mi padre Mario. Ahora, un siglo después, resulta que me encanta el nombre Melchior!»

Su atractivo no se limita sólo a los amantes de los relojes, Melchor es una creación que puede extraer nuestro niño interior. Juguete en parte y en parte reloj de mesa de alta gama, Melchior es quizás mejor que una escultura cinética, y que nos recuerda nuestra propio eterno niño que llevamos dentro.