160. noticias


Relojes reales, falsos y reales falsos

English 中文
marzo 2016


Los falsificadores prestan cada vez más atención a los relojes de colección, cuyos precios se han disparado. A veces, todo lo que se necesita es un pequeño detalle, que es fácil de falsificar, triplicando el precio de un reloj.

La cara del mercado de los relojes de segunda mano ha cambiado un poco en los últimos quince años. Mientras que en la década de 1990 hubo relativamente pocos revendedores para compartir el botín, la situación es bastante diferente hoy en día. Y es comprensible, cuando uno ve la diferencia de precio en la gran mayoría de los relojes fabricados desde 1990 hasta el presente. Este mercado tiene ahora su propia pequeña comunidad de coleccionistas y cazadores de gangas que han venido a jugar en el parque los mayores. No es raro en estos días estar en subastas de relojes cuyas cifras récord de ventas están a la par con los observados a las ventas de obras de arte clásico o contemporáneo.

El origen de este cambio de tendencia se puede encontrar, en primer lugar, en un resurgimiento del interés por parte del público. Algunos relojes ya considerados caros hace quince años se han cruzado en ángulo recto sobre los reinos de los francamente inasequibles, o se han unido al panteón de los relojes de colección que están, sencillamente, en una liga completamente diferente.

En lugar de buscar únicamente en el lado especulativo de este fenómeno, es interesante considerar la revolución que ha traído consigo.

Aunque algunas personas, incluso hoy en día, consideran que el mercado de los relojes de segunda mano es totalmente independiente de la de los nuevos productos, hay indicadores claros de que este no es el caso. Con el fin de profundizar en esta hipótesis, vamos a ver algunos relojes de colección que han aumentado de valor, y analizar la influencia que han tenido en el nuevo mercado de los relojes.

LOS ROLEX RED Y CORNINO

Al hojear los catálogos de las casas de subastas, podemos ver que lo que era común hace quince años se ha convertido en una mercancía codiciada. Echar un vistazo al Rolex Submariner y al GMT-Master. En ambos casos, ahora es casi imposible encontrar una ganga, ya que los precios prácticamente se fijan al centavo más cercano. Añadido a este fenómeno está el «factor modelo especial», por el que a los modelos particulares se les da un nombre especial, como lel “Red” para el Submariner, o el “Cornino” para el GMT-Master 1675. De hecho, el Cornino no es más raro que el «ordinario» 1675, a pesar es hasta tres veces más buscado, para un modelo que originalmente se vendió por miles.

Esfera militar falsa (Armada Británica) adaptable a un Submariner 5513-12
Esfera militar falsa (Armada Británica) adaptable a un Submariner 5513-12

Sin querer arrojar ningún tipo de culpa a los pies de los coleccionistas, o condenar la «creación» de los modelos raros, no es menos cierto que, desde el momento en que un pequeño detalle en un reloj fabricado en serie puede hacer una gran diferencia, la puerta a la falsificación comienza a batir de par en par. De hecho, es muy fácil para un falsificador crear una falsificación específica, haciendo temblar con ello el potencial de subida, justo al comenzar con una referencia habitual del Submariner 1680, por ejemplo, que actualmente se vende a entre 5.000 y 6.000 euros. ¿Y si se pudiera convertir en un "Submariner Red ’, o en un Comex? ¿O incluso en una versión particularmente apreciada producida especialmente para Qatar? El cielo es el límite.

Un entusiasta del reloj vintage, cuando considera la compra de este tipo de modelo, estaría casi siempre motivado por la esperanza de poder venderlo con un beneficio. Él será muy consciente de que los precios de algunos modelos se duplicaron, triplicaron o cuadruplicaron entre 2005 y 2014. ¿Qué es lo que hace que estos modelos en particular sean codiciados? Podría ser la esfera. ¡Pero no hay nada más fácil de falsificar que una esfera! ¿Y que sucede cuando, cinco años bajo la esfera, el comprador se entera de que su Rolex Submariner Red es sólo una falsificación? Si él quiere restaurarlo a su condición auténtica tendrá que encontrar una esfera original, sin restaurar y con su pátina vintage. En estos días, las viejas esferas de los relojes cambian de manos por entre 1.000 y 15.000 euros. Invertir dicha suma en una esfera de reloj, y disminuir el valor del reloj con el fin de que sea auténtico (en sustitución de la esfera con lo que se conoce como un «servicio de esfera») representa simplemente una pérdida neta. Y cualquier medio que pueda haber de obtener la reparación de este tipo de fraude sería también aumentar considerablemente la factura final.

Hay docenas de ejemplos similares. Muchos han pagado el precio, algunos caro. Cualquiera que haya sido estafado con un Submariner poco fiable se recuperará de forma relativamente rápida, pero cuando se trata de un llamado Comex, o un Daytona Paul Newman, eso es harina de otro costal. La factura se puede subir con bastante rapidez.

EL MERCADO DE LOS RELOJES DE COLECCIÓN ESTÁ INUNDADO DE FALSIFICACIONES

Por lo tanto, las falsificaciones no son sólo un problema para el mercado de la relojería contemporánea. Los modelos más apreciados han visto como sus precios suben, algunos de ellos de manera muy impresionante. Y con gran sorpresa de todos, no se ve probable que caigan a corto plazo. Pero el mercado de los relojes para coleccionistas ha empezado a ser contaminado con piezas falsificadas, y el fenómeno se está extendiendo como una mancha de aceite. Es todo un logro en estos días encontrar un auténtico Tudor Marine Nationale.

También se ha convertido en prácticamente un trabajo de tiempo completo mantenerse al día con el mercado de los relojes de colección. Todo lo que hace falta es que un modelo particular tenga una venta récord y los precios en el mercado serán completamente sesgados. Veamos un ejemplo muy conocido: El Rolex Jean-Claude Killy fue vendido por casi 650.000 dólares por Sotheby en 2013, en la parte alta de un reloj considerado con un valor aproximado de 160.000 euros en un buen día. Unas semanas más tarde era imposible obtener uno por menos de 250.000 euros.

Otro factor, la condición del reloj, también está empezando a perder su importancia. Algunos compradores en estos días están preparados para saltar de un acantilado por una esfera oxidada. Es una situación compleja. Pero ¿cómo se puede estar seguro de obtener un buen valor en un mercado en el que las falsificaciones son cada vez más endémicas? La solución es retirarse, reagruparse y no saltar de cabeza por una venta sin hacer sus deberes. Es mucho mejor pensar las cosas, y aprender lo que se ha convertido casi en una profesión en sí misma.

Falsificación de un Rolex Daytona Ref. 6263
Falsificación de un Rolex Daytona Ref. 6263

Algunos relojes son relativamente fáciles de falsificar, y la razón es simple. A menudo, lo que hace que un modelo sea raro es cierto detalle visible: la tipografía (caracteres utilizados en la esfera), un error de producción en un año en particular, colores, logotipos, etc. Además, dado que un reloj se compone de sólo una caja, una esfera, una correa, agujas y un movimiento, no hay mucho en él. El ejemplo más banal que podemos pensar es el siguiente: Rolex al parecer (según «expertos») ha producido una serie de modelos GMT-Master para el ejército. ¿Qué ejército? Algunos dirán Perú, otros podrían decir Argentina, Arabia Saudita, o incluso Italia. Pero considere esto: ningún registro o documento descubierto hasta la fecha ha identificado el origen de estos modelos con todo su bisel azul. Si bien estos relojes se ven excelentes, sobre todo cuando los marcadores horarios están muy bien oxidados con una pátina de latón, estamos obligados a señalar que el modelo es poco frecuente, lo que hace que sea muy caro. Hoy en día, podemos encontrar modelos regulares de Rolex GMT-Master ’Blue Bezel’ por más de 10.000 euros. ¿Cuál es el problema, usted puede decir? Bueno, lo único que hace de este 1675 «muy raro» es su bisel color azul. Y un bisel azul falsificado puede tener origen en el mercado negro por menos de 50 dólares. En condiciones como éstas que no es fácil saber qué hacer.

Por lo tanto, es un problema muy real. La situación sería muy diferente si se tratara de detalles puramente relojeros, como el movimiento o una complicación dada, pero eso no es el caso. Hoy en día, la tierra alta está ocupada por un máximo de tres marcas. Por lo tanto, es más importante que nunca aprender algo sobre el tema antes de tomar decisiones de compra precipitadas.

¿Le gustaría saber más sobre el mercado de los relojes de segunda mano, y aprender a reconocer los modelos genuinos con la ayuda de de recursos técnicos materiales? Real and Fake Watches de Fabrice Guéroux está disponible en las ediciones Watchprint -. www.watchprint.com

Fuente: Europa Star Magazine Febrero/Marzo del 2016