noticias



Ball eleva la temperatura con su nuevo Engineer II Volcano

English
abril 2016


Ball Watch Company ha lanzado un nuevo reloj, altamente anti-magnético hecha de materiales nunca antes vistos - o dicho con precisión - en el mundo de la relojería.

¿Alguna había oído hablar del «mumetal»? Cuando se trata de la protección anti-magnética, con la que cuentan los relojes Ball, el uso de ese material patentado mantiene el tic-tac del reloj.

Los campos magnéticos interfieren con el funcionamiento de muchos dispositivos, e incluso de nuestros cuerpos. Los relojes, por supuesto, son especialmente susceptibles a estas ondas invisibles; incluso el más ligero contacto con un imán artificial puede ser suficiente para magnetizar un movimiento automático y detener por completo el movimiento.

Ball eleva la temperatura con su nuevo Engineer II Volcano

Ball Watch ha trabajado mucho en los últimos tiempos en la mejora de la fiabilidad de sus mecanismos de relojería, y una manera es mediante la reducción de su susceptibilidad a estas ondas magnéticas. Para que un reloj sea clasificado como «anti-magnético» debe ser capaz de resistir un campo magnético de al menos 4.800 A / m sin que su exactitud sea afectada por más de 30 segundos por día.

Ball eleva la temperatura con su nuevo Engineer II Volcano

Como resultado, los volcanes son un lugar perfecto para explorar los límites de la relojería - y la valentía de los exploradores - debido a sus propiedades magnéticas. La marca ha perfeccionado un “diafragma” anti-magnético hecho de mumetal para ayudar con eso.

El mumetal, por cierto, es un material compuesto patentado por la marca utilizado por primera vez en la historia de la relojería. Es una aleación de níquel, hierro, cobre y molibdeno con muy alta permeabilidad magnética. Esto significa que puede atraer y desviar campos magnéticos de baja frecuencia estática, lo que garantiza la fiabilidad de su reloj pesar de la interferencia magnética.

Este material especial se pueden encontrar ahora en el nuevo Engineer II Volcano , que cuenta con una carcasa hecha de capas superpuestas de carbono y mumetal. Como resultado, el reloj tiene propiedades anti-magnéticos muy superiores a las del hierro dulce empleado habitualmente en relojería.

Ball eleva la temperatura con su nuevo Engineer II Volcano

Pero no tendría sentido tener un sistema de protección sólido, sin un movimiento sólido que proteger. En el interior nos encontramos con un movimiento automático Swiis Made Ball RR1102-C, certificado por el Official Swiss Chronometer Testing Institute (COSC). Por otra parte, eso significa que el reloj puede soportar impactos de hasta 5.000 Gs y es resistente al agua hasta 100 metros.

El deportivo reloj está perfectamente equipado con una correa OTAN en rayas grises y negras o una variante complementaria de caucho aún más deportiva. Su caja de 45 mm en negro de carbono tiene una esfera de carbono con una textura que recuerda a la lava de un volcán que se ha enfriado para formar roca. La esfera es en su mayoría de color gris pizarra, con sutiles toques de rojo como la lava de un volcán.

Ball eleva la temperatura con su nuevo Engineer II Volcano

Los índices y las agujas de las horas y los minutos están equipadas con 15 tubos luminosos de gas H₃, que se pueden encontrar en todos sus modelos de relojes. Esta tecnología es cien veces más potente que las técnicas Lume de uso común en la relojería de hoy.

La combinación de una fenomenal facilidad de lectura, excelente resistencia a la interferencia magnética, y un envoltorio basado en carbono de carácter deportivo, el nuevo Engineer II Volcano definitivamente tiene lo que se necesita para subir la temperatura.