160. noticias



Moritz Grossmann en busca de la relojería «pura»

English
mayo 2016


Hay belleza en la simplicidad. Las últimas creaciones Grossmann demuestran perfectamente la pura estética Alemana y los beneficios del acero inoxidable.

Como la mayoría de las marcas Alemanas basadas en Glasshütte, el principio motriz de Moritz Grossmann es la estética de la funcionalidad y la precisión. De hecho, en el siglo XIX, el hombre que dió nombre a la empresa escribió un ensayo titulado «On the construction of a simple but mechanically perfected watch.»

Así se puede adivinar fácilmente lo que se puede esperar del relojero Alemán hoy en día: los ideales de la simplicidad, el diseño funcional, y la perfección mecánica.

Moritz Grossmann en busca de la relojería «pura»

No hay más que ver los calibres de la manufactura 201.0 y 202.0, que se puede encontrar en los relojes Atum Pure y Tefnut Pure, respectivamente. De vuelta al día de hoy, Moritz Grossmann aplica diferentes acabados utilizando técnicas ornamentales a sus movimientos de cronógrafo. En contraste con estos acabados artísticos que proporcionan una variedad más estética, el nuevo acabado del movimiento Classic Pure se centra solo en la funcionalidad.

El resultado es una fina manifestación monocroma de la relojería en su forma más pura. Tanto los modelos Atum y Tefnut Pure ahora están disponibles en cajas de acero y con un aspecto fresco y minimalista.

Moritz Grossmann en busca de la relojería «pura»

El acero inoxidable fue una gran tendencia de este año en Baselworld, y no es de extrañar por qué - en tiempos de estancamiento de las exportaciones – las marcas están tratando de mantener los precios bajos para estimular un mayor gasto.

Grossmann también estaba en sintonía con la tendencia del acero inoxidable. La marca de hecho decidió «rebajar» una de sus modelos y lo hizo más «amigable para el consumidor» - en otras palabras, más asequible.

Hasta ahora, el modelo de Atum sólo se ofrecía en oro rosa u oro blanco. Sin embargo, el reloj ya está disponible en una caja de acero inoxidable de aproximadamente un tercio del precio del original, que viene más o menos a 11.000 $.

Moritz Grossmann en busca de la relojería «pura»

El Tefnut también tiene un aspecto limpio en una caja de acero inoxidable. El modelo se caracteriza por su esbelta y delgada caja, así como su aspecto informal. El movimiento del interior calibre 202,0 ha sido especialmente concebido para este modelo, ya que requiere una nueva silueta más delgada. La edición limitada Tefnut se puede tener en esfera argenté o de carbón y una caja de acero inoxidable.

Tanto el Tefnut Pure como Atum Prue están ahora disponibles en acero inoxidable, y ambos están impulsados por movimientos serios e impresionantes, el relojero Alemán demuestra una vez más que menos es más.