noticias



HAUTE HORLOGERIE - Frédérique Constant, Peter Stas «El lujo asequible siempre ha sido nuestra filosofía»

septiembre 2016



En respuesta al Meisterstück Heritage Perpetual Calendar, el cual fue lanzado en 2014 a un precio de 10.000 € en acero y 16.900 € en oro rosa, Frédérique Constant ha ahondado en el concepto aún más ofreciendo el nuevo QP por un récord de 7.995 € en acero – lo que es un 20% más barato que el modelo de Montblanc – y 8.295 € dorado en oro rosa. Esta ultra-competitiva fijación de precios ha arrojado el mercado del calendario perpetuo en el caos. ¿Cómo ha conseguido eso el relojero Ginebrino? Para descubrir mas, Europa Star se reunió con Peter Stas, fundador y CEO de Frédérique Constant.

ES: ¿Con tales precios agresivos para una calendario perpetuo no se arriesgan a una «ruptura» del mercado?

PS: No, no lo creo. Desde que la compañía fue fundada en 1988, nuestra filosofía ha seguido siendo la misma: centrarnos en el lujo asequible. Nuestro nuevo QP es el lógico siguiente paso en esta estrategia. Para muchas personas 8.000 € siguen siendo un montón de dinero. Esta filosofía nos ha funcionado bien; desde que nosotros comenzamos, siempre nos hemos mantenido en el mismo nivel. Nunca hemos aumentado nuestros precios, pero nuestros ingresos han seguido aumentando. Nuestro mercado objetivo es relativamente joven, entre 30 y 45 años; no tenemos razón para aumentar nuestros precios porque deseamos mantener este segmento de clientes. Nunca nos hemos desviado de este objetivo, ya sea en términos de precio o de estética, los cuales se han mantenido muy conservadores.

Sobre este último punto, la realidad del mercado parece confirmarlo.

Desde 2010 nos hemos dado cuenta de que la opinión pública está volviendo a lo que ellos consideran que son inversiones «seguras». En el clima actual nuestro posicionamiento nos ha dado una considerable ventaja. Mi sensación es que muchas marcas han aumentado sus precios de manera significativa en años recientes. Y no sólo las marcas – los subcontratistas también tienen cierta responsabilidad en esta generalizada inflación. Creo que es muy peligroso. Al final, es una forma de especulación a largo plazo. Si un día te ves obligado a bajar tus precios eso puede ser extremadamente destructivo, llevando a una reestructuración forzada y, a menudo a un arriesgado reposicionamiento.

Siempre hemos optado por una cuidadosamente considerada estrategia a largo plazo. Nuestros márgenes de beneficio son razonables, gracias en gran parte a nuestros esfuerzos para mantener un alto nivel, y siempre hemos sentido que es muy importante no dar la impresión de ser demasiado caros.

Aunque nuestro calendario perpetuo es una pieza complicada, hemos trabajado duro para reducir el número de piezas a un estricto mínimo, para mantenerlo asequible. ¡Estamos siendo realistas! Estamos en un punto de entrada en los relojes mecánicos Suizos.

¿Cómo los mercados recibieron su QP cuando fue desvelado en Baselworld 2016?

Honestamente, la reacción fue mejor de lo que podríamos haber esperado. Pensamos que en el mejor de los casos venderíamos alrededor de 500 piezas, pero en realidad hemos tomado 1.200 pedidos este año. Empezamos la entrega a finales de Mayo. Tenemos puesto mucho en este reloj, así como en un ultra-delgado automática para las mujeres.

Pero, con estos modelos mecánicos y su smartwatch, ¿No están tal vez realizando una bastante peligrosa contorsión?

Ambos vienen del mismo espíritu de innovación. El QP es innovador en términos de su configuración mecánica, su construcción y la forma en que está montado. El smartwatch es innovador debido el enlace entre el reloj y el teléfono inteligente. Sin embargo, ambos tienen la misma estética conservadora, que es algo que tienen en común. Estoy muy feliz con nuestro enfoque altamente relojero del smartwatch. Este otoño vamos a estar presentando toda una serie de innovaciones en este ámbito, incluido un reloj de mujer con un movimiento más pequeño y una reserva de marcha de dos años, llegando a cuatro años para el modelo de hombre. También serán introducidas nuevas nuevas funciones, vibrando para las notificaciones y tres nuevas aplicaciones. En 2015 se vendieron 16.000 unidades en 6 meses, ¡Y los ingresos derivados puramente de los relojes mecánicos subieron al mismo tiempo! Pero hemos conservado la misma filosofía de la accesibilidad en el sector smartwatch, con un precio por debajo de los 1.000 francos Suizos.

Volviendo al QP, cómo se hizo para irlo perfeccionando?

El punto de partida fue la esfera: lo que se quería por encima de todo era mantener nuestra estética propia de la casa, en particular la separación de las sub-esferas. No había un módulo de calendario perpetuo pre-existente que pudiera cumplir estos requisitos; el Dubois-Dépraz de 39 mm no encajaría con el diámetro de 42 mm que nosotros nos pretendíamos. Pero examinamos el Dubois-Dépraz minuciosamente, y eso nos dio nuestro punto de partida. Se construyó todo con un solo objetivo en mente: eliminando lo innecesario para hacer el montaje, que es el mayor desafío, para hacerlo lo más sencillo posible. En un QP, uno de las aspectos más delicados es ajustar la tensión de los puentes. Este es uno de los aspectos en los que hicimos innovaciones. Hemos trabajado duro en las mediciones, el componente de altura, el control de calidad en cada etapa, y el pre-montaje tanto como ha sido posible a fin de ganar tiempo en el montaje final.

Aunque no estaban comenzando de la nada, ya tenían un QP de su Ateliers de Mónaco.

Sí, pero este es un calendario perpetuo integrado, y que tiene la particularidad de ser totalmente ajustable a partir de una única corona. Con el fin de lograr la máxima simplicidad posible tuvimos que tomar una ruta diferente por completo. Partimos de nuestro movimiento automático de fabricación propia FC-775; el propio QP es una platina adicional con tan sólo 78 componentes. Una vez que todo ha sido pre-ensamblado, hay sólo 20 componentes que situar en la platina. Además, en aras de la simplificación de la producción tanto como era posible, muchos de los componentes se han reutilizado de nuestros otros movimientos; los tornillos, por ejemplo. Todo está diseñado para simplificar. Y no puedo dejar de hacer suficiente hincapié en la importancia de los controles en cada etapa. Hace dos años, el 95% de nuestros relojes pasaban las pruebas finales sin ningún problema. Hoy en día, esa cifra es del 98%. Y esa es una manera de hacer caer los costos de producción de forma significativa.

Fuente: Europa Star Magazine Junio del 2016