noticias



UNA MIRADA DE CERCA AL GRÖNEFELD PARALLAX TOURBILLON

SIHH 2018

English Pусский
enero 2018


UNA MIRADA DE CERCA AL GRÖNEFELD PARALLAX TOURBILLON

Con distintivas esferas de acero inoxidable y una caja de oro rosa grabada a mano por el maestro grabador Kees Engelbarts, los nuevos relojes son igualmente duraderos y hermosos.

Cuando un reloj -o cualquier otro producto para el caso- está hecho para ser muy duradero, no es probable que sea muy bonito. Es una cuestión de concesiones y prioridades.

Sin embargo, cuando se trata de la última novedad de Grönefeld, parece que ni la durabilidad ni la belleza se han visto comprometidas. El reloj en cuestión es el Grönefeld Parallax con esfera de acero inoxidable, que no forma parte de la colección real de Parallax, ya que solo está disponible bajo pedido.

UNA MIRADA DE CERCA AL GRÖNEFELD PARALLAX TOURBILLON

Al igual que con otros relojes de los Horological Brothers, nuevamente han usado puentes creados con acero inoxidable duro y resistente. El material no se oxida y se ve fantástico cuando se pule, por lo que es una gran opción cuando la durabilidad es una prioridad.

UNA MIRADA DE CERCA AL GRÖNEFELD PARALLAX TOURBILLON

Sin embargo, en el nuevo reloj Parallax, incluso la esfera se ha fabricado con acero inoxidable. Los diferentes acabados superficiales, como martilleo, granallado, pulido y granulado, ayudan a dar matices a la cara gris del reloj.

UNA MIRADA DE CERCA AL GRÖNEFELD PARALLAX TOURBILLON

El mismo reloj también está disponible en una caja de oro rosa con una esfera de acero inoxidable, que cuesta 220.000 €, unos 60.000 € más que la versión con caja de acero inoxidable.

Las finas líneas Art Deco en la media caja y el bisel son tan consistentes que parece que han sido hechas con máquina. Por el contrario, son el resultado del trabajo del maestro grabador Holandés Kees Engelbarts, el artista que cuidadosamente talló las líneas a mano en la caja de oro rosa.

UNA MIRADA DE CERCA AL GRÖNEFELD PARALLAX TOURBILLON

El Parallax también presenta un tourbillon que se eleva sobre el calibre propio G-03 y por encima de la esfera. Al igual que con los puentes del movimiento, la jaula del tourbillon también está hecha de acero inoxidable.

El movimiento también cuenta con segundos centrales libres de fricción, lo que mejora la transferencia de potencia al regulador y aumenta la robusta reserva de marcha de 72 horas del movimiento.

UNA MIRADA DE CERCA AL GRÖNEFELD PARALLAX TOURBILLON

En otra novedad, los relojes también cuentan con un sistema de corona único. En lugar de tirar de la corona para ajustar el tiempo, aquí se oprime. Un indicador en la esfera muestra la función seleccionada: «W» para darle cuerda o «S» para el ajuste del tiempo.

Las novedades mecánicas y el acabado excepcional de las esferas de acero inoxidable y la caja de oro rosa definen las nuevas incorporaciones de Grönefeld, que se pudieron ver hoy durante el día de puertas abiertas al público en SIHH en Ginebra.