que-hay-de-nuevo



Basel-bashing

BASELWORLD 2018

English Français
marzo 2018


Basel-bashing

Dejemos de ser dramáticos. El «Baselbashing» ha alcanzado un máximo histórico. En esta era digital, todas las ferias de relojes deben cambiar su procedimiento operativo. Así deberían hacerlo los medios. Y las marcas mismas. ¿Qué hay de malo en ello?

H

y un médico en la casa para salvar Baselworld? En los últimos dos años, básicamente desde que la tecnología digital hizo su gran salto en la relojería, que coincidió con la crisis China, lo que sigue siendo la feria más importante en el mundo de la relojería ha sido atacada por todos lados. El evento parece estar arraigado en la negación, la discrepancia y la decrepitud.

Desde el comienzo del año, los periodistas han estado recibiendo entrevistas (o más bien comunicados de prensa) de la organización, presentando a los jefes de empresas que abogan por la importancia de la feria comercial. Pero en lugar de llevar a casa una imagen positiva, el lado propagandista vacuo de la operación ha clavado otra cuña en su ataúd. Tirando de cuerdas pesadas o pisoteando no van a ganar los corazones de los aficionados al lujo en esta era de responsabilidad, ironía y cansancio con respecto a la corrección política.

Dicho esto, deseo defender Baselworld... a pesar de la considerable arrogancia mostrada por la organización, el corolario de la seguridad monopolística que ha disfrutado durante tanto tiempo; a pesar del enfoque «frío» por parte de los accionistas de un evento que debería ser un «plato caliente» en el calendario de la relojería: una razón para reunirse, una verdadera necesidad en esta era cuando todo sucede a distancia. Un enfoque que es muy diferente al del equipo de la Fondation de la Haute Horlogerie, el competidor con el viento en las velas: asequible, irreverente y profesional.

Y, por último pero no menos importante, a pesar del alto precio de la participación en el evento, un remanente de otra época que revela cuánto han cambiado nuestros hábitos de consumo, y una cruel demostración de cómo Baselworld vive en otro planeta... Afrontémoslo: en todo el edificio, aparecen grietas. Las taxis con tarifas explosivas se enfrentan con Uber. ¿Hoteles con tarifas prohibitivas? Airbnb. ¿Los restaurantes cobran tres veces lo que vale una comida? TripAdvisor. ¿stands caros y conformistas? Tiendas conceptuales extramuros. La frustración acumulada es tal que la reacción es aún más desproporcionada. Se dice que Baselworld está «acabado»: amenazado con un cierre definitivo, completamente desactualizado.

Pero dejemos el drama. Para empezar, olvidemos la supuesta amenaza de que el evento desaparezca por completo, al menos no en los próximos dos años (de acuerdo con nuestra información sobre los compromisos asumidos por los expositores más importantes). Vamos a darles el beneficio de la duda, la oportunidad de recuperar su camino. Pero una reacción debería hacerse sentir. Porque la profesión todavía necesita un momento de catarsis. Simbiosis. Apretones de manos por todos lados. Efervescencia. Pero de una manera diferente.

Mientras siga teniendo una espina dorsal, formada por el Grupo Swatch, LVMH, Rolex, Patek Philippe y varias marcas Japonesas, entre otras, la feria seguirá atrayendo al menos a unos cientos de jugadores del mundo relojero, si no los pocos miles que solía atraer. El núcleo central está ahí, y continúa apoyando activamente el evento, aunque solo sea de palabra.

Pero el alquiler de stands sobrevalorados ya no es suficiente. Los emisarios de Baselworld probablemente hayan viajado por el mundo en busca de las mejores prácticas en las ferias de relojería.

Esperemos que hayan anotado el ejemplo de la Dubai Watch Week, que a su vez parece haber inspirado al SIHH y su nueva contraparte Estadounidense, Watches & Wonders. Estos eventos ofrecen un verdadero programa de mesas redondas y conferencias de peso; incluyen a los relojes vintage tan buscados por los famosos millennials; cuentan con espacios interactivos (no se limitan al stand de Samsung); y más. En una palabra, se enfocan en lo cultural, en el sentido de lo que hace que la cultura relojera sea tan atractiva para millones de personas en todo el mundo, para facilitar lo comercial. En lugar de simplemente pasar por alto lo que claramente es el estrés organizacional y financiero. ¡El cambio debe sentirse en nuestras entrañas!

Nosotros en Europa Star, hemos estado asistiendo a Baselworld por cuatro generaciones. Este año, organizaremos nuestro stand por 80 años consecutivos. Mi bisabuelo, relojero/editor o editor/relojero (dependiendo de con quién hable), ya estaba organizando un stand en la década de 1930. Pero al igual que nosotros en los medios, y al igual que las propias marcas, el evento debe aprender a adaptarse. La mina de oro en la que había estado sentada ya no existe. Ahora, sabemos que cualquier transición trae un dolor inevitable. Pero con demasiada frecuencia subestimamos la resiliencia de las compañías en esta industria. En 2018, este no es su primer rodeo, y no es la primera vez que resurjan. Solo el tiempo dirá si Baselworld también lo hará.