10. time-business



GLASHÜTTE - Tres pistas para el futuro de Glashütte

English
marzo 2017


GLASHÜTTE - Tres pistas para el futuro de Glashütte

Arruinados, oprimidos, saqueados – La fortaleza relojera Alemana ha tenido éxito levantándose de las cenizas varias veces. Sus ’crisis del cuarzo’ eran guerras reales, bloqueos y desmantelamiento al por mayor. Como la relojería Suiza, sufre una crisis profundamente arraigada, Viajamos a Glashütte para investigar lo que ha sucedido desde la caída del muro. Todo tenía que ser reconstruido desde cero y todo (o casi todo) lo ha sido. Notas de viaje (Parte III).

El Berlinerblau / Talleres de Nomos en la capital Alemana.
El Berlinerblau / Talleres de Nomos en la capital Alemana.

Berlinerblau: Glashütte en Berlin

Suena como una fórmula mágica: tomar algunos relojeros establecidos en Glashütte durante seis generaciones y conseguir que hablen con jóvenes diseñadores de vanguardia de todo el mundo que tienen su sede en Berlín. Lo que obtiene es el modus operandi de Nomos, que ha subcontratado su departamento de diseño y artes visuales, llamado Berlinerblau, en la capital Alemana. Es una especie de think tank de 30 personas de el mundo relojero del mañana. No contentos con solo diseñar relojes, sino que también desarrollan el sitio web de la empresa, fotografian los relojes, ruedan videos promocionales y crear los estands de exposición de la marca y los envases de los relojes. Esta audaz y coherente identidad es instantáneamente reconocible.

GLASHÜTTE - Tres pistas para el futuro de Glashütte

Nuevas tecnologías: el silicon de Glashütte Original

«A diferencia de Suiza, Glashütte se arruinó varias veces más: tuvo que experimentar un resurgimiento después de la Segunda Guerra Mundial y la Guerra Fría. Con diferentes regímenes políticos o religiosos impuestos sobre ellos, sus habitantes han mostrado gran resiliencia y capacidad de adaptación. De ahí su poca resistencia al cambio. Es por eso que cualquier tecnología, como el uso de silicio, es bien aceptada», explica Yann Gamard de Glashütte Original. El nuevo movimiento de la manufactura, el calibre 36 – con tres años de desarrollo - tiene un muelle del volante de silicio. A la inversa, A. Lange & Söhne, que fabrica sus muelles de volante propios, se niega a utilizar silicio. ¿Por qué? «¡Queremos relojeros que puedan reparar nuestros relojes dentro de 100 años!»

Exclusividad y nicho de marketing

Los relojes Glashütte son incluso más raros que los relojes Suizos, representan apenas un 3% del volumen mundial. Y los relojeros de este pueblo Sajón no tienen intención de participar en una carrera por el volumen. Su estrategia de la rareza, la exclusividad y el marketing de nicho parece tener éxito. Como explica Wilhelm Schmid de A. Lange & Söhne: «Creo que nuestra estrategia de ser exclusivos en lugar de ser bien conocidos nos ayudará a hacer frente a las difíciles condiciones del mercado. La exclusividad es el nuevo lujo. Y hemos demostrado que nuestros relojes son capaces de conservar su valor con el tiempo».

Más artículos sobre Glashütte en nuestro especial 90 aniversario:

- Glashütte – Una Villa, varias manufacturas (Parte I)
- Glashütte – Una START-UP de 170 años de antiguedad (Parte II)

Fuente: Europa Star TIME.BUSINESS/TIME.KEEPER Dic. 2016 - Ene. 2017