time-business



La Resiliencia de la Industria Relojera

EDITORIAL

English
marzo 2018


La Resiliencia de la Industria Relojera

La industria de la relojería, que trata de controlar todo con gran dificultad: la producción en sentido ascendente, la distribución en sentido descendente y la comunicación en todos los puntos intermedios, está observando una vez más las grietas en su edificio cuidadosamente construido. Las viejas estructuras se están desmoronando. Pero igualmente, nuevos caminos se están abriendo. ¿Alguien mencionó «resiliencia»?

D

esde 1927, año de su fundación, Europa Star ha estado en primera línea, observando, comentando, analizando y experimentando todas las «crisis de la industria relojera» a medida que se han desarrollado.

En realidad, sin embargo, la industria relojera no ha hecho más que reflejar, más o menos, las crisis internacionales y locales. Nuestro primer gran drama llegó bastante rápido, en 1929. Fuimos testigos del cierre del mercado Ruso en 1917, la oleada creciente de proteccionismo, la hiperinflación en Alemania, y todo llegó a un punto crítico.

«La disminución de las exportaciones de relojes a fines de 1929 trajo dramáticos niveles de desempleo. De los 24.791 trabajadores registrados en el cantón de Neuchâtel, 14.258 están desempleados. De estos, 6.634 están completamente desempleados y 7.418 están empleados a tiempo parcial, con 206 empleados para trabajar por cuenta de las autoridades», indica un informe periodístico de la época.

Diez años más tarde, estalló la Segunda Guerra Mundial y lanzó todo por los aires una vez más. Pero la industria del reloj logró ajustarse y, paradójicamente, salió bien de ello. Entre 1939 y 1942, las exportaciones crecieron de 196 millones a 284 millones. Después de la guerra, la industria se reorganizó de arriba a abajo, comenzó a regularse, se reagrupó y restableció su dominio.

Luego vino el cuarzo, dejando la destrucción a su paso. Fue incluso peor que 1929. No tiene sentido volver a narrar ese episodio, todos conocemos la historia. Entre 1970 y 1976, el número de personas empleadas por la industria relojera cayó casi un 40%. Pero una vez más, la situación era coherente con lo que estaba sucediendo en otros lugares. En ese momento, Japón era la economía modelo en ascenso.

Un vistazo a los anuncios en nuestra revista confirma que lo que siguió fue un período de «glam-quartz» de relojes de mercado de masas que eran coloridos, juguetones y desechables. Eso duró más o menos hasta que la relojería mecánica regresó al centro del escenario, donde ahora reina de manera absoluta.

Esta curva ascendente no fue de ninguna manera suave; hubo picos y valles de diferentes magnitudes, «correcciones» atribuibles a episodios de locura del mercado (fielmente reflejados en la industria de la relojería, no hay error). Pero digan lo que digan, estos períodos de turbulencia fueron absorbidos de manera relativamente sencilla: el mercado de la relojería creció de 10.300 millones de francos Suizos en exportaciones en 2009 a 21.500 millones en 2015, retrocediendo ligeramente a poco menos de 20.000 millones en 2017. Por lo tanto, hasta ahora todo bien, como ellos dicen.

La industria relojera siempre ha demostrado ser resiliente, oportunista cuando es necesario y capaz de aceptar el cambio.

Entonces, ¿por qué parece haber esta extraña sensación de ansiedad, inquietud e incertidumbre? Los relojes inteligentes pusieron un palo en las ruedas, las estrategias de marketing ya no funcionan, las start-ups brotan como hongos, los gustos están cambiando, un sitio de comercio electrónico contiene datos que no tienen precio sobre un millón de compradores actuales de relojes, movimientos hechos completamente por las máquinas está certificados por el COSC, se están inventando nuevos materiales con propiedades increíbles, lo vintage está en todas partes, los relojes XXL ahora se consideran vulgares (ya era hora...). Todo está en el aire.

Es todo un gran enredo: la revolución digital, las redes sociales, la conexión, el comercio electrónico, la globalización, el proteccionismo... todo en una ola de palabras de hordas de bloggers, instagrammers, influencers, piratas de redes sociales, expertos y oradores profesionales. Sin olvidar a los humildes periodistas.

La industria de la relojería, que trata de controlarlo todo con gran dificultad - la producción en sentido ascendente, la distribución en sentido descendente y la comunicación en el punto intermedio - están observando una vez más las grietas en su edificio cuidadosamente construido. Hay muchas incertidumbres. Las viejas estructuras se están desmoronando. Pero igualmente, nuevos caminos se están abriendo. ¿Alguien mencionó «resiliencia»?