10. time-business


Una última palabra para comenzar

¿HACIA DONDE?

English
abril 2018


Una última palabra para comenzar

«Cambiar, pero ¿en qué dirección?» Esta pregunta aparentemente simple fue formulada por el filósofo francés André Comte-Sponville en el Forum de la Haute Horlogerie más reciente, que tuvo lugar en Lausana a principios de Noviembre de 2017.

R

ecordando a su audiencia que el cambio no es un fin en sí mismo, sino simplemente un medio - «para sobrevivir, usted tiene que progresar» - y que «antropológicamente hablando, nadie quiere cambiar», el pensador francés les hizo a los relojeros una pregunta para la que ninguno de ellos tenía una respuesta lista. ¿A dónde vamos exactamente?

Los tiempos en los que vivimos, definidos por una aceleración increíble y una transformación perpetua, y su profunda influencia en la geopolítica, la economía, la ecología, la tecnología, la salud, las costumbres, el comportamiento, la información... dan a los relojeros mucho en que pensar. Y hay una pregunta persistente de la que no pueden escapar: ¿qué será de nuestro arte y nuestra industria? ¿Está la relojería mecánica condenada a irse de la misma manera que, por ejemplo, la caja de música, un objeto espléndido e ingenioso de pura nostalgia (a pesar de los esfuerzos loables de Reuge, el último fabricante de cajas de música, para restaurar su imagen pasada)? Incluso el mercado de la nostalgia es inestable: no sientes el mismo tipo de nostalgia que tus padres o tus hijos. Es un doble vínculo. ¿Eso significa que la relojería mecánica, si quiere sobrevivir (y no simplemente sobrevivir, sino prosperar) se verá obligada a transformarse, a cambiar, como dice André Comte-Sponville? Sí, por supuesto. Pero, de nuevo, ¿cambiar en qué dirección?

¿Decidirá la relojería su salvación y su futuro en una carrera precipitada hacia lo estéticamente y técnicamente espectacular, a riesgo de excluir a todos, excepto un grupo de entusiastas (muy) ricos, o convertirse en un símbolo de estatus de élite?

¿O el futuro está en la expresión ética de un producto sobresaliente, diseñado en torno a las necesidades de su usuario final, que se aplicaría en todos los rangos de precios?

Aquí hay otra pregunta: ¿qué nos dice sobre el futuro la explosión de las start-ups de relojería en Kickstarter y otras plataformas de crowdfunding? ¿Qué significa este diluvio de meteoritos, casi todos mecánicos y con un fuerte sabor añejo? Sería una ilusión entornar simplemente los ojos y opinar sabiamente que, reloj inteligente o no, este también pasará. ¡Chi lo sà! Puede ser una cuestión generacional, pero creará comportamientos duraderos, cambiará perspectivas y transformará el significado que tienen los objetos en nuestra vida cotidiana.

«Cambiar, pero ¿en qué dirección?» Ante la ausencia de una perspectiva neutral o de una visión retrospectiva, a falta de indicadores que muestren el camino correcto a seguir, algunos dicen: ¿por qué molestarse en tratar de cambiar? La industria relojera les ha enseñado que las agujas siguen girando y que, tarde o temprano, vuelven a donde estaban. Solo que, mientras tanto, todo ha cambiado, incluyéndolo a usted, incluso si se ha quedado quieto. Si vas en esta dirección o en esa, o permanece en el mismo lugar; te guste o no, cambias. El tiempo se asegura de eso. La pregunta no es, como dijo el filósofo: ¿hacia dónde? Podríamos tener algunas ideas pero, al final, eso es algo que nadie puede saber.