time-business


Un frágil tejido

UNA ÚLTIMA PALABRA PARA COMENZAR

English Pусский
octubre 2020


Un frágil tejido

Cuando la tela de un vestido se seca, se debilita, se deshace y se rasga, pierde forma y se deshace rápidamente.

C

uando la tela de un vestido se seca, se debilita, se deshace y se rasga, pierde forma y se deshace rápidamente.

La existencia de una relojería de alta gama, al igual que la de la relojería industrial, depende en gran medida del tejido resistente que la rodea. Aguas arriba es el tejido de diseño y producción; aguas abajo, el tejido de distribución y medios. Si este tejido se seca y se desgarra por uno de los lados, o por ambos al mismo tiempo, todo el sector de la relojería se debilita.

Aguas arriba tenemos las enormes dificultades que experimentan actualmente los subcontratistas, que no tienen visibilidad y están en grave peligro de colapsar por completo; aguas abajo tenemos los cierres de tiendas antes y después de Covid, los minoristas están de sobra y se secan. Ambos son parte del mismo fenómeno único, que la crisis de salud no solo está agravando, sino que también está revelando en su verdadera forma.

Por fuerte que haya sido el aumento en la integración vertical a nivel de producción y el paso al control directo en la distribución, es una distracción. Para todos los interesados. Porque en realidad, la creatividad mecánica esencial en la que prosperan las empresas relojeras consolidadas proviene de los talleres independientes. Sin subcontratistas, a los que sería mejor llamar cocontratistas, capaces de mecanizar piezas que pocos otros pueden, o producir cada variedad de componentes y manejar los aumentos estacionales como un chef de restaurante, los grandes nombres de la relojería que dominan el campo presentarían una gran diferencia. Vista menos gloriosa.

Aguas abajo, es la misma historia. Los minoristas que hicieron la fortuna de las marcas (y la suya propia, mientras lo hacen), cortejados por mil medios y cultivados pacientemente, a veces durante generaciones, círculos de amantes de los relojes, clientes fieles y espectadores curiosos, han caido con demasiada frecuencia, sin paracaídas. E inmediatamente sometidos a la competencia territorial directa de aquellos cuya causa habían promovido.

Pero cuando todo este tejido se rompe de una sola vez, un fenómeno acelerado por la crisis actual, el daño es real, cuantificable y mensurable. Personas, familias enteras, están perdiendo el trabajo, se están volcando vidas, el saber hacer -ya al borde de la extinción- se está extinguiendo, los pueblos se están despoblando, la creatividad y la innovación se están marchitando.

En otros lugares, aguas abajo, las tiendas cierran, se declaran quiebras, la trama se deshace, se instala el desencanto. Si ya no hay contacto ni emoción, ya no hay sentido de propósito.

Porque hoy, un reloj es un objeto bastante singular. Habiéndose vuelto objetivamente inútil, presta fielmente un servicio agradable, al mismo tiempo que es un adorno, un marcador social, un objeto transitorio en el que se mezclan la apreciación estética, la nostalgia y la admiración por el genio mecánico humano.

Si los relojes quieren preservar estas cualidades y evitar caer en desgracia y caer en una suave indiferencia, con la excepción de unos pocos felices, el sector de la relojería debe luchar para mantener su tejido en buenas condiciones a toda costa. Porque es este tejido el que lo nutre y le permite florecer. *

* Un tejido del cual nosotros, los medios, somos parte integral, como su memoria viva y de largo plazo, denunciantes y proveedores de perspectiva, simpatizantes y reporteros en todos los canales y medios existentes.

EUROPA STAR CLUB - ¡ÚNASE COMO MIEMBRO !
Nuestra base de datos incluye a más de 100.000 páginas y 70 años de historia de la relojería con todas las herramientas de búsqueda a su disposición. Un tesoro para todos los conocedores profesionales y aficionados.