time-business


Museo: El nuevo oxímoron de Audemars Piguet

VISITA GUIADA

English Français
octubre 2020


Museo: El nuevo oxímoron de Audemars Piguet

El nuevo Museo Audemars Piguet es un oxímoron: una combinación de opuestos que crean una experiencia fuerte y sorprendente. Asocia el sólido y tradicional edificio original de 1868 con una espiral de metal y vidrio de aspecto futurista. Realizamos una extensa visita por la nueva instalación.

H

ay una palabra que a Sebastian Vivas, director de Patrimonio y del Museo de Audemars Piguet, le gusta repetir a menudo: “oximoron”. Un oxímoron es un recurso retórico que combina contrarios, como su nombre indica: del griego oxus, “agudo”, y môros, “aburrido”. Al yuxtaponer términos antitéticos, el hablante espera sugerir una imagen fuerte y sorprendente.

El nuevo Museo Taller Audemars Piguet es un oxímoron. Combina el sólido y tradicional edificio original de 1868 con una espiral de metal y vidrio de aspecto futurista. Pero esto no es solo la fantasía de un arquitecto. Este oxímoron arquitectónico “crea una imagen fuerte y sorprendente” que se corresponde estrechamente con la propia naturaleza de Audemars Piguet, una marca fuertemente arraigada en la tradición relojera de la Vallée de Joux, una de las cunas de las complicaciones, pero capaz de avances decisivos, como demostrado en particular por el Royal Oak que, a principios de la década de 1970, conmocionó y sorprendió, antes de convertirse en el icono de la relojería que conocemos hoy.

Museo: El nuevo oxímoron de Audemars Piguet

Diseñado por BIG (Bjarke Ingels Group), el estudio que ganó el concurso de arquitectura, la espiral del Museo Atelier complementa tanto el edificio original de 1868 como la sede de la marca, construida en 1907 y ampliada varias veces desde entonces. El local se ha convertido en un símbolo identificativo de Audemars Piguet, además de ser su principal puerta de entrada al público. Para acceder al Museo Atelier, debe pasar por este emblemático edificio.

Museo: El nuevo oxímoron de Audemars Piguet

Museo: El nuevo oxímoron de Audemars Piguet

Al principio fue el hierro

Después de pasar por una amplia recepción, los visitantes son recibidos en la entrada de la espiral por... una pieza de hierro. Proviene de una mina muy antigua en el extenso bosque de Risoud, que domina la Vallée de Joux. Todo en esta región comenzó con el hierro y la metalurgia. Sin la presencia del hierro, la relojería probablemente nunca se habría desarrollado en este lugar remoto con su entorno hostil.

Un modelo en relieve muestra en detalle la ubicación geográfica del valle en la Suiza francófona y el chemin des horlogers o camino de los relojeros que una vez lo unió a Ginebra. Desde allí, se enviaron relojes al resto del mundo, descendiendo en trineo a las orillas del lago de Ginebra en invierno. Luego, el modelo cobra vida, gira sobre sí mismo y revela el Valle de Joux con mayor detalle.

Esta geografía, y el hierro que salió de esta tierra, representan un recordatorio oportuno de que la relojería no es un arte sobre el suelo; que las condiciones de su nacimiento y desarrollo están íntimamente ligadas a lugares específicos y sus características particulares.

Sin embargo, la geografía no es lo único que importa, también está la gente, los habitantes de esta tierra. La fuerza y ​​la legitimidad de la industria relojera tienen sus raíces en su larga historia, y esa historia se basa en la transmisión de conocimientos y su profundización de una generación a la siguiente.

Esto se refleja en una imponente instalación en forma de estructura de árbol de metal, de la que cuelgan cientos de pequeñas placas que detallan las sucesivas generaciones de las grandes familias relojeras del Valle. La instalación, basada en la investigación genealógica, ayuda al visitante a comprender cómo la relojería se desarrolló a lo largo de los siglos para lograr la forma que tiene hoy.

El árbol genealógico del las familias de la Vallée de Joux
El árbol genealógico del las familias de la Vallée de Joux

La Familia en el centro

Entre las familias del Valle, encontramos por supuesto las líneas Audemars y Piguet, a quienes, inmediatamente después del árbol genealógico, se rinde homenaje a través de piezas excepcionales que han marcado su historia. Comienza con la pieza más antigua de la Vallée de Joux, un “reloj maestro” de Joseph Piguet, fechado en 1769, más de un siglo antes de que el taller Le Brassus abriera sus puertas en 1875.

Este reloj de bolsillo, presentado al comienzo de la visita, es actualmente el reloj más antiguo que se exhibe en el Musée Atelier Audemars Piguet. Fue realizado por Joseph Piguet en 1769 para marcar el final de su aprendizaje y su entrada en la Corporation des Horlogers de la Vallée de Joux, y ha permanecido en la familia desde entonces. Ahora pertenece a Olivier Audemars, el tatara-tatara-tataranieto de Joseph Piguet.
Este reloj de bolsillo, presentado al comienzo de la visita, es actualmente el reloj más antiguo que se exhibe en el Musée Atelier Audemars Piguet. Fue realizado por Joseph Piguet en 1769 para marcar el final de su aprendizaje y su entrada en la Corporation des Horlogers de la Vallée de Joux, y ha permanecido en la familia desde entonces. Ahora pertenece a Olivier Audemars, el tatara-tatara-tataranieto de Joseph Piguet.

La importancia de las familias y las dinastías relojeras es tanto más central cuanto que, en aquellos tiempos heroicos, los artesanos del Valle trabajaban juntos, en una densa “red”, como diríamos hoy. Este sistema fue conocido como “établissage”. Y podemos así afirmar que Audemars Piguet fue un auténtico producto de esta densa red de habilidades interconectadas que regó la Vallée de Joux.

Hay piezas impresionantes de Louis Audemars, un consumado especialista en complicaciones, que produjo movimientos y relojes para Breguet, Oudin y Leroy, los grandes relojeros de la época.

Otro personaje destacado fue Louis-Elisée Piguet (1836-1924), especialista en Grandes Sonneries, cuya obra maestra, la Universelle, se muestra en la espiral. Además, muchos lectores se sorprenderán al saber que, hasta la década de 1950, Audemars Piguet (fundada oficialmente en 1875 por Jules Louis Audemars y Edward Auguste Piguet), produjo piezas casi exclusivamente únicas.

El arte del escape

Una suave pendiente le lleva paulatinamente a través de la espiral, cuyo curso fluido está delimitado por generosas ventanas curvas que revelan todo el espacio al tiempo que guían el camino a través de esta estructura luminosa y transparente.

El viaje dentro de la espiral y el edificio original de Audemars Piguet
El viaje dentro de la espiral y el edificio original de Audemars Piguet

No se trata simplemente de una sucesión de salas, sino de secciones dedicadas temáticamente que se abren orgánicamente una en otra. Cada una de estas secciones es introducida por un elemento escultórico y didáctico animado con el que el visitante puede interactuar.

Después de haber admirado las obras maestras fundamentales del pasado, el capítulo sobre la técnica que las hizo posibles cobra protagonismo. Este apartado es introducido por un imponente autómata creado por François Junod, uno de los grandes maestros de esta ciencia mecánica, al que ha aportado un elemento caprichoso de fantasía y humor. La escultura, en forma de modelo anatómico animado e interactivo del movimiento, introduce al visitante en los misterios mecánicos de la energía y su regulación.

La regulación de la energía, piedra angular del arte de la relojería, también se explica a los visitantes a través de ejemplos concretos que ilustran cómo ha evolucionado. Su historia se puede rastrear desde los primeros escapes de arcén hasta el doble volante esqueletizado contemporáneo, pasando por el Robin, el de cilindro, el ancla Suiza, el de gatillo, el tourbillon ultraplano y escapes de accionamiento directo...

Todo lo cual permite al visitante acercarse a la siguiente sección, dedicada a las diversas complicaciones, con una mejor comprensión.

En el corazón de la compañía y del museo

Cada una de las siguientes secciones detalla las complejidades de la medición del tiempo utilizando ejemplos de relojes producidos por Audemars Piguet a lo largo de su historia.

Comienza con relojes de calendario, introducidos por una demostración que explica las “inexactitudes” de los diferentes calendarios: normal, anual y perpetuo. El tema está ilustrado por los relojes de bolsillo con calendario perpetuo, desde el primer reloj de pulsera con calendario completo (día, fecha, mes), el primer reloj de pulsera con calendario perpetuo con indicación de año bisiesto (1955), hasta el calendario perpetuo de cuerda automática ultradelgado Royal Oak que , con su movimiento de 2,89 mm de grosor y su caja de 6,3 mm de alto, es el reloj de pulsera automático con calendario perpetuo más fino del mundo.

El Royal Oak Selfwinding Perpetual Calendar Ultra-Thin
El Royal Oak Selfwinding Perpetual Calendar Ultra-Thin

Otra sección está dedicada a los relojes de sonería. Los visitantes aprenden primero cómo transformar la medición de horas, cuartos de hora y minutos en sonidos gracias a otra demostración. Todo lo que tienen que hacer es tocar un gong en ritmo para indicar el tiempo acústicamente. Este ejercicio aparentemente simple resulta ser más complejo de lo que parece.

Después de este ejercicio práctico, podrán admirar los numerosos logros de este delicado arte que se basa en la acústica y la ciencia mecánica. Entre estos se encuentran los repetidores para damas diminutos en una multitud de formas, desde colgantes y broches hasta relojes de pulsera.

A esto le sigue una sección dedicada a los cronógrafos, también introducida por una demostración que da una idea de la complejidad de estos mecanismos diseñados para medir cortos períodos de tiempo. Hoy en día, el cronógrafo parece una creación relativamente banal a los ojos de muchos, sin embargo, es importante comprender la complejidad que hace que dominarlo por completo sea tan difícil. La historia del cronógrafo es la de la conquista gradual, compuesta por una serie de mejoras y refinamientos incrementales de sus mecanismos.

Audemars Piguet produjo muy pocos cronógrafos antes de la década de 1980 (precisamente 307 relojes de pulsera antes de esa fecha, pero eso no incluye los muchos relojes de bolsillo porque, a diferencia de los relojes de pulsera, las variaciones en las complicaciones habían dominado desde el siglo XIX). A partir de ese momento, se produjeron muchos modelos cada vez más sofisticados. Uno de los ejemplos contemporáneos más exitosos que se pueden encontrar en el museo es el Royal Oak Concept Laptimer Michael Schumacher, lanzado en 2015.

El Royal Oak Concept Laptimer Michael Schumacher es el primer cronógrafo mecánico del mundo con un sistema de cronometraje de vueltas consecutivas alternas con función flyback, diseñado y diseñado específicamente para medir tiempos de vuelta continuos en el circuito de carreras de motor. El pulsador a las nueve en punto detiene una de las dos manecillas del cronógrafo y simultáneamente pone la otra a cero y la reinicia. Así, el cronometraje de la siguiente vuelta comienza incluso antes de que se registre el tiempo anterior, y el reloj permite prescindir del sistema de dos o más cronógrafos, simplificando el proceso mediante el uso de un único cronógrafo de pulsera. El reloj también puede retener un tiempo de referencia específico: simplemente detenga una aguja con el pulsador a las nueve en punto y luego use el pulsador flyback a las cuatro en punto para poner la otra aguja a cero y empezar a cronometrar una nueva vuelta. . Finalmente, el reloj se puede utilizar como un cronógrafo flyback clásico operando las dos manecillas simultáneamente.
El Royal Oak Concept Laptimer Michael Schumacher es el primer cronógrafo mecánico del mundo con un sistema de cronometraje de vueltas consecutivas alternas con función flyback, diseñado y diseñado específicamente para medir tiempos de vuelta continuos en el circuito de carreras de motor. El pulsador a las nueve en punto detiene una de las dos manecillas del cronógrafo y simultáneamente pone la otra a cero y la reinicia. Así, el cronometraje de la siguiente vuelta comienza incluso antes de que se registre el tiempo anterior, y el reloj permite prescindir del sistema de dos o más cronógrafos, simplificando el proceso mediante el uso de un único cronógrafo de pulsera. El reloj también puede retener un tiempo de referencia específico: simplemente detenga una aguja con el pulsador a las nueve en punto y luego use el pulsador flyback a las cuatro en punto para poner la otra aguja a cero y empezar a cronometrar una nueva vuelta. . Finalmente, el reloj se puede utilizar como un cronógrafo flyback clásico operando las dos manecillas simultáneamente.

Una centuria de Grandes Complicaciones

Una caminata contemplativa - e igualmente interactiva - le lleva al área de las Grandes Complicaciones. Como recordatorio de los ciclos astronómicos en el origen de la historia de la relojería, los relojes con complicaciones se presentan en vitrinas esféricas inspiradas en el sistema solar. En el centro de la espiral se encuentra el reloj más complejo jamás fabricado por Audemars Piguet, el Universelle de Louis-Elisée Piguet.

Este reloj, uno de los más complejos de su tiempo con sus 21 complicaciones, fue finalizado por Audemars Piguet en 1889 a partir de un boceto de Louis-Elisée Piguet, luego entregado a Union Glashütte en Dresde, que completó la decoración y el revestimiento antes comerciarlo con su nombre en 1901. El movimiento del reloj consta de 1.168 componentes y muestra un calendario perpetuo, repetidor de minutos con timbre, mecanismo de sonería grande y pequeño, cronógrafo de fracción de segundo, volante de inercia de 1/5 de segundo con sistema de reinicio, segundos muertos y mecanismo de alarma de minutos.

L'Universelle de Louis-Elisée Piguet, frontal
L’Universelle de Louis-Elisée Piguet, frontal

L'Universelle de Louis-Elisée Piguet, trasera
L’Universelle de Louis-Elisée Piguet, trasera

En torno a esta estrella del museo giran siete relojes de bolsillo y un reloj de pulsera, todos ellos con las mismas funciones: calendario perpetuo, repetición de minutos, cronógrafo de fracción de segundo, fase lunar y segundero pequeño. Estos relojes, que datan todos de 1882 a 1996, son el resultado del arduo trabajo de las sucesivas generaciones de relojeros, que trabajaron colectivamente en sus bancos de trabajo durante más de un siglo; perfeccionando, miniaturizando y ensamblando los innumerables componentes que deben interactuar para mostrar el mayor número posible de medidas de tiempo, de forma mecánica y simultánea.

Grande Complication, fecha de producción estimada, 1882. Reloj vendido en 1885.
Grande Complication, fecha de producción estimada, 1882. Reloj vendido en 1885.

Large Complication Calibre 18SMCRV. Movimiento manufacturado en 1912. Reloj vendido a Gübelin en 1922.
Large Complication Calibre 18SMCRV. Movimiento manufacturado en 1912. Reloj vendido a Gübelin en 1922.

Jules Audemars 25984 Grande Complication en oro rosa. 1996
Jules Audemars 25984 Grande Complication en oro rosa. 1996

“Finalmente, aquí está...”

“Finalmente, aquí está, después de dos meses de tormento y mi cabeza y ojos dañados. ¡No lo volveré a a ningún precio!”

19 de Noviembre, 1921
Meylan Grosjean

Este es un extracto de una nota escrita en 1921 por el relojero que acababa de terminar de montar el reloj repetidor de 5 minutos más pequeño del mundo, ¡con un diámetro de 15,8 mm!

La relojería tiene que ver con la miniaturización. La carrera por ser lo más pequeño posible se introduce mediante ... un telescopio. La estrategia funciona a la perfección y nos ayuda a captar de inmediato, al contemplar un minúsculo componente en el otro extremo de la lente, la vertiginosa intensidad de trabajar en dimensiones tan reducidas.

Lo mismo se aplica a la exploración del dominio extraplano: el sueño del relojero de acomodar el mayor número posible de componentes en el espacio más reducido posible. El ejemplo que se muestra es el Calendario Perpetuo de cuerda automática de 1978, entonces el más delgado del mundo, equipado con un movimiento (2120/2800) de 3,95 mm de espesor, que la manufactura entregó en el apogeo de la crisis del cuarzo.

Automatic Perpetual Calendar de 1978
Automatic Perpetual Calendar de 1978

Los talleres en la espiral

Ubicado en un brazo de la espiral que da directamente al paisaje abierto del Valle, un entorno natural que parece totalmente virgen, casi como lo fue en siglos pasados, los artesanos y relojeros trabajan en el museo.

A diferencia de muchos otros ejemplos similares, estos talleres dentro del museo no son espacios de demostración sino espacios de trabajo reales donde los relojeros trabajan en decoración, grabado, montaje o Grandes Complicaciones.

Es en el corazón del museo donde se ensamblan, ajustan y refinan las Grandes Complicaciones de hoy. Aquí, los mejores relojeros se ocupan de sus asuntos, a veces trabajando durante meses en la misma pieza (se necesitan de 6 a 8 meses de montaje, ajuste y montaje para una sola pieza). “Meticuloso” es una palabra demasiado débil para este arte, porque cada gran complicación primero se ensambla, se observa en funcionamiento, luego se desarma y se reajusta por completo, antes de volver a ensamblarse finalmente.

Ensuciarse las manos

Mientras caminan por la espiral, los visitantes también pueden sentarse en un banco de trabajo y aprender algunos procedimientos clave. Con el «Cíclope» encajado en un ojo (encajar esta pequeña lupa de relojero de forma segura en la cuenca del ojo es un logro en sí mismo...), los visitantes pueden dar un primer paso en este microuniverso y probar suerte con el graneado circular. una forma de decoración, o simplemente atornillar un componente. Es una forma de experimentar la paciencia, concentración, meticulosidad y precisión de los movimientos necesarios simplemente para insertar un pequeño tornillo en su alojamiento y apretarlo sin dejar rasguños.

Si levantan la cabeza del banco para tomar un respiro, los visitantes pueden meditar sobre el paisaje que se abre frente a él. El valle parece estar intacto, el entorno natural es similar al de los siglos pasados. ¡Pero cuán lejos ha llegado este remoto y todavía salvaje lugar!

Museo: El nuevo oxímoron de Audemars Piguet

Desde aquí, algunos de los relojes mecánicos pequeños más complejos jamás fabricados se han extendido por todo el mundo. A partir de aquí, se crearon redes locales y luego internacionales a lo largo de las décadas, lo que permitió que la compleja industria de la relojería se expandiera a través de los continentes.

Y a cambio, las principales tendencias artísticas y estéticas de continentes lejanos han llegado a este remoto lugar, transformando sus modas la forma misma del reloj.

Y es aquí, en este valle pacífico y accidentado, donde surgieron algunas de las revoluciones formales más sorprendentes de la relojería.

La saga del Royal Oak

¿Es este el «oxímoron» definitivo que nos depara el tour en espiral?

Al salir, los visitantes se enfrentan a una serie de monolitos negros que se abren para revelar una impresionante colección de relojes Royal Oak.

Nacido en 1972, el Royal Oak, “el primer reloj de acero de lujo”, ha disfrutado de una fortuna excepcional. Diseñado por el famoso diseñador de relojes Gérald Genta, el Royal Oak marcó el comienzo de una revolución estilística en el arte de la relojería. A lo largo de sus pocas décadas de existencia, se ha presentado en todas las formas y materiales, abriendo muchas vías nuevas (como lo demuestran las versiones Offshore y Concept) y al mismo tiempo rejuveneciendo la relojería tradicional.

El Royal Oak, como el propio Museo Atelier, también es un oxímoron. Procedente de una tradición relojera centenaria, sin embargo marca una ruptura con esa tradición y presagia la introducción de una modernidad sin concesiones.

Además, es sin duda gracias al éxito mundial del Royal Oak que Audemars Piguet ha “verticalizado” con éxito su producción, integrando gradualmente todas las profesiones relojeras y garantizando así la preservación de su legado más preciado: su independencia y su propiedad familiar. Su identidad.

Esta es una de las lecciones más importantes que se pueden aprender de este museo, que es tanto un patrimonio como un espacio vital vibrante. Es una lección que su arquitectura innovadora trae a casa con fuerza.

Museo: El nuevo oxímoron de Audemars Piguet

EUROPA STAR CLUB - ¡ÚNASE COMO MIEMBRO !
Nuestra base de datos incluye a más de 100.000 páginas y 70 años de historia de la relojería con todas las herramientas de búsqueda a su disposición. Un tesoro para todos los conocedores profesionales y aficionados.