time-keeper



Montblanc, relojería en la era del diseño

ENTREVISTA CON DAVIDE CERRATO

English Français
febrero 2018


Montblanc, relojería en la era del diseño

¿Por qué son los vintage y los cronógrafos herramienta tan codiciados en las subasta? ¿Es este minimalismo una moda pasajera o una genuina marejada? Después de años de escalada mecánica, la industria finalmente parece contenerse. Nos encontramos con Davide Cerrato, director de la división de relojes de Montblanc, quien gira sus penetrantes ojos hacia loscambios en curso, y revela su satisfacción en esta recién descubierta apreciación de la simplicidad.

A

sí como la industria de las fragancias tiene sus «narices», Davide Cerrato es conocido como un «ojo» en el negocio de relojes. Este Italiano nativo, siempre encantador e impecablemente preparado, ahora pone su agudeza visual al servicio de la división de relojes de Montblanc, habiendo contribuido significativamente a la vuelta a la fortuna de Tudor, una empresa ahora disfrutando de una nueva edad de oro gracias a la formula ganadora de los cronógrafos, la elegancia vintage, precios accesibles y legibilidad, y que al mismo tiempo ha provocado un resurgimiento en el valor de la marca en subasta.

Entonces, ¿por qué Montblanc? Porque... detrás de Montblanc, está Minerva. Fue la adquisición por Montblanc de esta manufactura histórica, conocida por sus cronómetros, lo que primero atrajo la atención de Davide Cerrato. Minerva celebra su 160 aniversario el próximo año, lo que brinda una oportunidad conveniente para tomar acciones respecto de las principales tendencias estéticas en el mercado. La edad de la extravagancia técnica parece estar llegando a su fin, y el discurso ahora está cambiando hacia el diseño y el minimalismo.

Si comparamos la producción actual de relojes con la de hace cinco años, parece que los códigos estéticos han sido atenuados Muchos relojes nuevos de hoy son sorprendentemente similares a los modelos de hace cincuenta años, mientras que el los originales de los años 50 están muy bien en las subastas, particularmente los cronógrafos y los relojes deportivos.

«Retrocedamos un paso. En la década de 1970, el cuarzo fue un terrible shock para la industria relojera Suiza, y la respuesta de la industria fue hacer relojes mecánicos aún más técnicos. Al mismo tiempo, el diseño cayó un poco por el camino.»

«La crisis de 2008-2009 marcó el comienzo del final de esta fase técnica. Hemos vuelto a una era del diseño, y a un deseo de tomar lo mejor de la artesanía mecánica y la forma. En relojería, como en cualquier industria, el diseño determina la primera impresión; es el elemento más importante. Hoy, nos atrae cada vez más el minimalismo, y podemos ver la importancia del diseño. La pregunta que debemos hacernos es no lo que podemos agregar, sino lo que podemos eliminar de nuestros relojes. No olvidemos que la razón de ser de un reloj es ser principalmente un instrumento de medición. Estamos reclamando las características primordiales de un reloj; la legibilidad de los relojes deportivos, que es tan apreciada hoy, y puramente su calidad funcional. Un nuevo ciclo está comenzando, inspirándose en los modelos vintage.»

Este ciclo no es necesariamente favorable para los relojeros de hoy. Por un lado, muchos nuevos jugadores de nivel de entrada se dirigen a los jóvenes mediante el uso de la inspiración vintage para crear una imagen del lujo a un precio competitivo. Y en el otro, muchos coleccionistas parecen preferir los originales, ¡y están recurriendo a las subastas!

«No creo que esto esté borrando las líneas del lujo, porque la diferencia entre un artículo de lujo y uno de moda se basa en dos elementos. Primero: la profundidad analítica, que significa que puedes continuar explorando tu pasado y aprender de cada etapa Y el segundo, la calidad técnica; nosotros hemos conducido investigaciónes en materiales, que han llevado al desarrollo de relojes como el TimeWalker Pythagore UltraLight Concept, que pesa menos de 20 gramos. Difícilmente se podría ser más minimalista. Es aquí donde el diseño se encuentra con la innovación.»

«Además, creo que cada época experimenta su propio ciclo de renacimiento, creando nuevos coleccionistas. En mi opinión, los mercados para los relojes nuevos y viejos siempre han coexistido. Los minoristas siempre han abastecido de relojes de segunda mano. Lo vintage es parte del sistema.»

Sin embargo, internet ha multiplicado las posibilidades para comprar y revender relojes de segunda mano. Eso tiene que cambiar las cosas, ¿no es así?

«Es cierto que en estos días, no solo todo el mundo posee un reloj, pero todos pueden convertirse en relojeros. Es una amplificación de un fenómeno preexistente.»

Algunas marcas ahora intentan tomar el control de las ventas de segunda mano, y sobre el destino de sus viejos productos. ¿Montblanc es una de ellas?

«No, esto se aplica principalmente a más marcas de más alta gama. Pero no descarto la idea de prestar más atención a las subastas en el futuro. Hoy, eventos como el Only Watch proporcionan un punto de referencia del valor del patrimonio de una marca.»

Hablemos de su herencia. El próximo año marca el 160 aniversario de Minerva, que ahora es parte de Montblanc. ¿Por qué no revivió la marca Minerva? dado que es muy apreciada por los conocedores?

«Debería señalar que Minerva siempre ha estado más enfocada en el producto que en su propia marca. Su papel principal fue como un proveedor. Los relojes Minerva son bastante raros. Hoy, nuestros movimientos están firmados por Minerva, y hemos ampliado la vida de la manufactura. Eso me parece coherente. Con Minerva, tenemos un laboratorio verdaderamente creativo, junto con con el patrimonio técnico y de diseño de la marca, que abarca las esferas y las cajas, así como los movimientos. Los archivos de la compañía son una rica fuente de valor. Ya comenzamos a explotar la herencia de Minerva a través de nuestro 1858 y las colecciones TimeWalker. El RallyTimer, por ejemplo, trae de vuelta el espíritu del cronómetro de Minerva. ¡Los cronómetros fueron las computadoras de su día! Eran verdaderos instrumentos, con requisitos muy claros en términos de legibilidad.»

Hablando de legibilidad, es fácil sentirse perdido en medio La expansión continua de Montblanc, quizás un legado del activismo creativo de Jérôme Lambert, que ahora se extiende desde los smartwatches a las grandes complicaciones. ¿Cuál es el papel de Minerva dentro de esta amplia gama de productos?

«La integración de la manufactura Minerva nos ha permitido crear piezas de alta gama como el ExoTourbillon, y podemos ahora aplicar estas innovaciones más ampliamente al resto de los productos de la compañía. El ExoTourbillon es un buen ejemplo, porque entonces dio a luz al modelo delgado.»

"Nuestro activo es simple: los relojes mecánicos. Hacemos relojería mecánica con un alto valor intrínseco, un buen precio de entrada y, además, algunas complicaciones muy logradas. El reloj inteligente Summit tiene un gran atractivo para los Millennials, y ahora estamos aplicando nuestros diseños de esfera vintage a los relojes inteligentes.«»Pero ha identificado un elemento importante: gradualmente hemos pasado de diez a seis colecciones para hacer la oferta de nuestra compañía más ’legible’, con una demarcación fundamental entre deporte y patrimonio. Para cada tema, ofrecemos una amplia gama de alta relojería, en el posicionamiento de precio correcto. No hay razón para que cambiemos nuestra estrategia, porque algunas marcas lo estén haciendo, porque siempre hemos construido nuestra marca en torno al concepto de valor razonable. Nuestro negocio principal sigue siendo el segmento entre los 2.000 y los 5.000 francos, pero también tenemos rangos entre 20.000 y 100.000 francos."

Fotografía: Fabien Scotti|Arcade Europa Star