time-keeper


Jaquet Droz: Fleur de Lys y Fleur de Vie

EL ARTE DEL ESMALTE PAILLONNÉ

English
mayo 2020


Jaquet Droz: Fleur de Lys y Fleur de Vie

La artesanía del esmaltado de paillonné es tan rara hoy como lo fue hace 300 años. Es prácticamente un arte perdido. Hace trescientos años es también cuando se fundó la dinastía Jaquet-Droz, y la compañía del mismo nombre continúa la tradición hasta nuestros días.

H

oy, estos dos legados se unen de una manera incomparable. Se cruzan en La Chaux-de-Fonds, dentro de los Jatel Droz Ateliers d’Art. Ubicado en el fondo de este valle de la relojería, es donde cobraron vida las dos últimas obras maestras de la relojería de la Maison: la “Fleur de Lys” Grande Seconde Paillonnée y la “Fleur de Vie” Petite Heure Minute Paillonnée.

Lo que distingue a estos dos relojes de oro rojo es el arte del esmalte paillonné, una técnica decorativa milenaria. El concepto se basa en otro arte decorativo especial para Jaquet Droz, el que se usa en las esferas de esmalte al Grand Feu. Primero, el trabajo de guilloché se realiza en una esfera dorada. Luego se cubre con esmalte de color translúcido que permite que los patrones de guilloché brillen. A continuación, se aplican varias capas de esmalte, cada una cocida individualmente en el horno. Luego viene la fase que exige la destreza de los artesanos de Jaquet Droz porque cada nueva capa de esmalte y cocción puede introducir grietas o fallas, lo que significaría comenzar desde cero. En esta etapa, la pieza todavía muestra ligeras variaciones en el color. También depende de cada proceso de cocción.

No es hasta la siguiente fase en la que los delicados motivos cortados de una delgada hoja de oro, los paillons (o tiras), se colocan a mano uno por uno para crear una figura. Una vez hecho el diseño, las figuras también se cubren con otra capa de esmalte y se hornean en el mismo horno. Esta capa translúcida protegerá el motivo del paillonné durante los siglos venideros, como si se congelara en su lugar por toda la eternidad.

Cada una de estas nuevas piezas está extremadamente limitada a una serie Numerus Clausus de ocho, y Jaquet Droz optó por dos diseños ornamentales distintivos: la Fleur de Lys y la Fleur de Vie. El primero simboliza reyes y emperadores. Emblemas de una larga tradición heráldica, las flores de lis todavía se encuentran desde Francia hasta Missouri, pasando por Inglaterra, Finlandia, Alemania y España.

El último, la fleur de vie, es un diseño geométrico que ha viajado a través de milenios y culturas. Es una imagen hermosa que representa el nacimiento y el crecimiento de todos los seres vivos en la Tierra. Un grupo hecho con la sección áurea (una fórmula de diseño para obtener proporciones perfectas), se compone de círculos superpuestos entrelazados. La perfección y la delicadeza de la fórmula han llamado la atención de Asiria a Egipto, pasando por China y Francia. Incluso fue un tema de los escritos de Leonardo da Vinci.

Estos dos nuevos motivos ahora cobran vida en el corazón de la relojería Suiza en los Jaquet Droz Ateliers d’Art, donde la Maison todavía practica su asombroso arte.

Visite los archivos de Europa Star - ¡Únase a nosotros como miembro del Club!
Como novedad se han añadido 40.000 páginas, desde el año 1950
Nuestra base de datos incluye a más de 100.000 páginas y 70 años de historia de la relojería con todas las herramientas de búsqueda a su disposición. Un tesoro para todos los conocedores profesionales y aficionados.