time-keeper


Cuando Hermès deja ir un ¡Aaaaaargh!

HUMOR Y ALTA RELOJERÍA

English Français
octubre 2020


Cuando Hermès deja ir un ¡Aaaaaargh!

Habiendo pronunciado un aterrador “¡Grrrrr!” luego aulló un “¡Awooooo!” a la luna, Hermès acaba de dejar escapar un salvaje “¡Aaaaargh!” El bestiario relojero de una de las únicas casas de lujo que se atreve a asociar el humor con la artesanía y la alta relojería se enriquece con una nueva criatura: un tiranosaurio hecho de cuero enjaezado.

S

olo podemos observar que la relojería, especialmente cuando se llama a sí misma “alta”, rara vez es un barril de risas. Prefiere sumergirse en un ambiente de solemnidad, y las referencias que elige sacar se eligen para magnificar su propia seriedad.

Hermès es uno de los únicos relojeros de lujo dispuestos a dar un paso atrás, relajarse y jugar poéticamente con el reloj como objeto, como ya ha demostrado la marca con modelos como Le Temps Suspendu, L’Heure Masquée y L’Heure Impatiente.

En la misma línea, su reciente modelo L’Heure de la Lune, reinventa total y graciosamente la fase lunar, que ya ha sido explorada por mil relojeros. Resultó un éxito tanto estética (y filosóficamente) como mecánicamente, ya que, al hacerlo, Hermès también estaba innovando en el campo y refinando su oficio.

Liberada del superyó de la relojería tradicional, Hermès puede aportar su propia fantasía creativa, humor e inspiración.

Uno de los activos de la casa es que tiene una serie de profesiones diferentes, que se alimentan y nutren entre sí. Liberada del superyó de la relojería tradicional, Hermès puede aportar su propia fantasía creativa, humor e inspiración, dando diferentes formas, temas y expresiones a la artesanía relojera. También puede inspirarse en sus famosos pañuelos de seda.

“Grrrrr!”, “Awooooo” y ahora “Aaaaargh!” hacen un magnífico bestiario.

Grrrrr!
Grrrrr!

Awooooo
Awooooo

¡AAAAARGH!

Tres artesanías - mosaico de cuero, marquetería de cuero y esmalte grand feu - han sido puestas al servicio del “rey de los lagartos tiránicos”.

Todo comienza con miles de fragmentos de cuero multicolor, que se cincelan a mano en diferentes formas, y luego se colocan uno al lado del otro para producir un diseño de mosaico de cuero vivo, colorido y muy original.

Las finas teselas que forman la mandíbula y la lengua del dinosaurio toman prestado de otra técnica: la marquetería de cuero. Se afeitan hasta 0,5 mm, se cortan a la forma exacta y luego se colocan uno al lado de la otro sobre una base de esmalte.

En la parte superior, el ojo amarillo que sobresale nos fija con su mirada penetrante (también es visible en la parte posterior de la tapa del reloj). Hecho de esmalte grand feu de talla cabujón, este ojo ultrarrealista le da a la bestia una presencia poderosa.

No hay escapatoria a la mirada del ojo amarillo que sobresale.

Leather mosaic
Leather mosaic
©David Marchon

Leather marquetry
Leather marquetry
©David Marchon

The eye in grand feu enamel
The eye in grand feu enamel
©David Marchon

Levantando la mandíbula

Debajo de la tapa del reloj de bolsillo, que luce la armadura de cuero del Tyrannosaurus, hay un mecanismo excepcional. La esfera de esmalte blanco sobre una base de oro blanco es tan pura, tranquila, ordenada y elegantemente tipificada como aterradora la cara furiosa del animal.

Muestra horas y minutos, elegantemente organizados alrededor de un tourbillon volante con una jaula muy delicadamente trabajada.

Desarrollado en colaboración con el famoso relojero con sede en Ginebra Pierre Favre (Manufacture de Hautes Complications), el movimiento propio Hermès H1924 con tourbillon volante es también un repetidor de minutos de cuerda manual, con una generosa reserva de marcha de 90 horas.

Tenga la seguridad de que este repetidor de minutos no emitirá un desconcertante “¡Aaaaaargh!” - de hecho, produce un sonido muy sutil y perfectamente armonioso.

Impecablemente acabada, cuidadosamente pulida y biselada, la arquitectura clásica del movimiento, visible bajo un cristal de zafiro antirreflectante, está, no obstante, fermentada por el toque sutilmente humorístico de un ancho puente cortado en forma de dinosaurio.

El movimiento repetidor de minutos tourbillon volante Hermès H1924 en su caja de oro blanco.
El movimiento repetidor de minutos tourbillon volante Hermès H1924 en su caja de oro blanco.
©Claude Joray

Este reloj único también pretende demostrar la madurez relojera completa que Hermès ha alcanzado ahora, 42 años después de la creación de La Montre Hermès (con sede en Biel) y ocho años después de lanzar sus primeros movimientos propios.

Este reloj único también demuestra la plena madurez relojera que Hermès ha alcanzado ahora, 42 años después de la creación de La Montre Hermès.