time-keeper


Jaeger-LeCoultre presenta el Reverso Tribute Nonantième

English
mayo 2021


Jaeger-LeCoultre presenta el Reverso Tribute Nonantième

En 2021, nueve décadas después del nacimiento del Reverso, Jaeger-LeCoultre presenta el último episodio de esta historia: el Reverso Tribute Nonantième, que da una expresión visual completamente nueva a una alianza de varias complicaciones clásicas.

H

ace noventa años, Jaeger-LeCoultre creó el Reverso, una ingeniosa solución para los jugadores de polo que deseaban proteger el cristal de sus relojes mientras jugaban partidos. Con su caja giratoria y sus distintivas líneas Art Deco, se convertiría en un clásico del diseño del siglo XX. La marca pronto comenzó a introducir nuevas variaciones estéticas del Reverso pero, durante los primeros 60 años de su vida, no se introdujeron complicaciones mecánicas; el Reverso seguía siendo un reloj sencillo y con solo tiempo.

En 1991, 60 años después de la creación del Reverso, Jaeger-LeCoultre presentó el Reverso Soixantième. Con reserva de marcha y visualización de la fecha, fue el primer Reverso con complicaciones y el primero con un fondo de caja de cristal de zafiro, proporcionando una ventana al tesoro mecánico en su interior. Aunque la caja del Reverso y su movimiento perfilado no habían sido inicialmente diseñados para las complicaciones, el Soixantième reveló todo su potencial, desatando una secuencia de piezas que dieron una nueva expresión visual a las grandes complicaciones de la relojería.

El lanzamiento del Soixantième en 1991 coincidió con el renacimiento de la relojería complicada que siguió a la crisis del cuarzo. La larga y distinguida historia de Jaeger-LeCoultre como creador de altas complicaciones proporcionó a sus ingenieros y diseñadores un archivo excepcionalmente rico del cual aprender y desarrollar nuevos calibres. Sin embargo, el objetivo de la Manufactura de crear seis nuevos modelos Reverso en la década, cada uno incorporando una de las grandes complicaciones clásicas, era muy ambicioso, sobre todo dados los desafíos particulares que plantean los movimientos rectangulares, que imponen una arquitectura diferente a la de los movimientos circulares. .

Al Soixantième le siguió en 1993 el Reverso Tourbillon, el primer reloj de pulsera tourbillon de la Manufactura. En 1994, Jaeger-LeCoultre lanzó el Reverso Répétition Minutes, la primera vez que la Maison había miniaturizado un repetidor de minutos para un reloj de pulsera, y el primer movimiento de repetición de minutos rectangular del mundo. En 1996, La Grande Maison presentó el Reverso Chronographe Rétrograde, con una intrincada esfera en el reverso que resolvió el problema de cómo colocar los contadores del cronógrafo dentro de un marco rectangular. A éste le siguió dos años más tarde el Reverso Géographique y, coincidiendo con el Millennium, el Reverso Quantième Perpétuel.

En 2001, Jaeger-LeCoultre marcó la culminación de otra década en la historia Reverso con el Septantième. Su movimiento, el Calibre 879, ofrecía una reserva de marcha de 8 días, casi inaudita en ese momento. Y ahora, nueve décadas después del nacimiento del Reverso, La Grande Maison presenta una nueva alianza de complicaciones.

La esfera frontal del Nonantième irradia refinamiento y elegancia. La caja de oro rosa con sus distintivos gadroons enmarca una esfera plateada cepillada con patrón rayos de sol, con índices dorados aplicados y agujas Dauphine. En la mitad inferior de la esfera, se coloca una esfera de fase lunar dentro del círculo formado por el pequeño contador de segundos. Debajo de las 12 en punto hay una gran esfera de fecha, enmarcada por un filete aplicado de oro rosa que se hace eco de la forma rectangular de la esfera y la caja.

La estética clásica y elegante de la esfera frontal no da indicios de la sorpresa que se esconde en el reverso del reloj. Dar la vuelta a la caja revela una expresión visual completamente nueva de algunas de las complicaciones más familiares. Dramático y cautivador, no se parece a nada que se haya visto antes en un Reverso.

El fondo de la caja de oro rosa macizo está dominado por dos aberturas redondas de diferentes tamaños, dispuestas en forma de ocho y rodeadas por gadroons que hacen eco de los gadroons rectilíneos en los bordes superior e inferior de la caja. La pequeña apertura superior muestra una indicación de hora digital semi-saltante. Vista por primera vez en un Reverso, esta complicación recuerda las esferas digitales desarrolladas por la Manufactura para relojes de pulsera en la década de 1930.

En la gran apertura debajo de la hora, los minutos se muestran en un disco giratorio que está parcialmente oculto por una placa de tres cuartos lacada en azul vivo, en el Atelier des Métiers Rares®, y salpicada de pequeñas estrellas doradas para representar el cielo nocturno. Dentro de un pequeño círculo en el centro, un sol y una luna dorados aplicados pasan por encima de un horizonte para indicar la noche y el día. En el semicírculo debajo del horizonte, se coloca un logotipo de JL sobre un fondo de patrón de rayos de sol.

Como es el caso de todos los modelos Reverso complicados, los ingenieros de Jaeger-LeCoultre desarrollaron un movimiento de cuerda manual completamente nuevo para el Nonantième, Calibre 826. Consta de 230 componentes y muestra la misma hora en ambas caras del reloj, ofrece una reserva de marcha de 42 horas.

El Reverso Tribute Nonantième se ofrece en una edición limitada de 190 piezas, disponible exclusivamente en las boutiques Jaeger-LeCoultre.

ESPECIFICACIONES TÉCNICAS

  • Referencia: Q711252J.
  • Material de la caja: Oro rosa.
  • Dimensiones de la caja: 49,4 x 29,9 mm.
  • Grosor: 11,72 mm.
  • Funciones: Esfera frontal: horas, minutos, segundero pequeño. Grande Date. Fases lunares / Esfera trasera: hora digital con horas semi-saltantes, minutos en un disco. Indicación noche-día.
  • Reserva de marcha: 42 horas.
  • Resistencia al agua: 30 metros.
  • Correa: Cocodrilo negro.

SU NEWSLETTER EN ESPAÑOL