time-keeper


Nuevos contrastes para el Audemars Piguet Code 11.59

English Pусский
junio 2021


Nuevos contrastes para el Audemars Piguet Code 11.59

Dos nuevos modelos de cronógrafo de cuerda automática combinan oro blanco o rosa de 18 quilates con cerámica negra. Estos relojes de dos tonos funcionan con el Calibre 4401, el último cronógrafo integrado propio de la marca con rueda de pilares y función flyback.

A

udemars Piguet presenta dos nuevos relojes de cronógrafo de cuerda automática en su línea Code 11.59. Los modelos presentan un diseño de caja de dos tonos muy contemporáneo. Mientras que el bisel, los cuernos y el fondo de la caja están hechos en oro blanco o rosa de 18 quilates, la caja central octogonal está hecha con cerámica negra pulida. Combinando tecnología avanzada y tradición consagrada, la caja requirió una programación compleja, herramientas dedicadas y talentos humanos altamente especializados para su industrialización y el acabado manual de sus componentes.

La caja central de cerámica ha sido elaborada en colaboración con Bangerter, una empresa familiar Suiza especializada en la fabricación de componentes de precisión hechos de cerámica avanzada, carburo de tungsteno y otros materiales superduros.

La fabricación de la caja intermedia del cronógrafo de cuerda automática sigue un flujo industrial complejo. El polvo de óxido de circonio (ZrO2) se combina con el contenido de aglutinante, cuya composición sigue siendo secreto de la empresa. A esta materia prima se le da forma preliminar en tecnología de máquina CNC de 5 ejes de última generación. Después de este primer proceso de mecanizado, se retira el ligante. El componente del reloj obtiene su dureza mediante la sinterización a aproximadamente 1.400° C.

Un desafío con la cerámica es que el material se contrae durante el proceso de sinterización en aproximadamente un 25%. Luego, el componente se mecaniza con herramientas de diamante de alta precisión. Sus superficies geométricas son pre-pulidas y pre-satinadas, antes de ser acabadas a mano por expertos altamente capacitados.

Los componentes de cerámica y oro de la caja del Code 11.59 de Audemars Piguet han sido acabados a mano con la alternancia característica de la marca de cepillado satinado y chaflanes pulidos hasta el más mínimo detalle: un desafío renovado para lograr una alineación perfecta entre los componentes de oro y cerámica. Superficies redondeadas y angulares. Este contraste de materiales y acabados a mano también aporta un interesante juego de luces.

Los modelos de oro rosa y blanco de 18 quilates se complementan con una esfera gris oscuro ahumada adornada con una base vertical satinada, a juego con el refinado cepillado satinado que adorna la caja. Los contadores negros del cronógrafo y el bisel interior dan más profundidad a la esfera, al tiempo que recuerdan sutilmente la caja central octogonal de cerámica negra de la caja. Por último, pero no menos importante, los índices y las agujas de oro blanco o rosa de 18 quilates añaden un toque de brillo.

Estos dos modelos de cronógrafo de cuerda automática funcionan con el Calibre 4401, el último cronógrafo integrado propio de la Manufactura con rueda de pilares y función flyback que permite reiniciar el cronógrafo sin detenerlo o reiniciarlo primero. Con su mecanismo de cuerda automática, 70 horas de reserva de marcha y resistencia al agua hasta 30 m, los dos cronógrafos de cuerda automática son adecuados para un estilo de vida activo.

El calibre 4401 está equipado además con un sistema de embrague vertical que evita que las manecillas salten cuando el cronógrafo se pone en marcha o se detiene, así como un mecanismo de puesta a cero patentado que garantiza que cada una de las manecillas del contador se ponga a cero sin problemas. Este movimiento también presenta una estética refinada que revela componentes generalmente ocultos a la vista a través del fondo de zafiro de la caja. Este es el caso de la rueda de pilares y el llamado “baile” de los martillos del cronógrafo*. La masa de oro rosa de 22 quilates dedicado a la colección, así como otras decoraciones elegantes como “Côtes de Genève”, “traits tirés” y el graneado circular también se pueden admirar a través del fondo de caja de zafiro.

Los dos modelos de cronógrafo de cuerda automática se complementan con una correa revestida de caucho negro. Se ha añadido un revestimiento de caucho a un forro de piel de becerro. La correa tiene un acabado con un motivo texturizado para un estilo contemporáneo. La integración recta de la correa en la continuidad de loas cuernos calados, que se han soldado al bisel extrafino, y revela aún más las refinadas técnicas de acabado a mano que adornan la arquitectura contrastada de la caja en dos tonos.

SU NEWSLETTER EN ESPAÑOL