time-keeper


Louis Erard se asocia con el atelier oï para un nuevo Régulateur

English
septiembre 2021


Louis Erard se asocia con el atelier oï para un nuevo Régulateur

Louis Erard marca una nueva etapa en el reloj de creación accesible, con una nueva mirada a todas las artesanías que componen la relojería. Para esta nueva colaboración, Louis Erard recurre a la arquitectura y el diseño con atelier oï, una empresa regional que brilla a nivel internacional durante 30 años, y también un reloj radiante.

¿C

ómo materializar el espacio y el tiempo? ¿Cómo materializar el espíritu contemporáneo del reloj cuando la tecnología conectada ha desconectado a la relojería de su primera necesidad: saber la hora?

Louis Erard invitó al atelier oï a investigar la pregunta y la respuesta en una nueva esfera original, la tercera parte de la serie de colaboraciones ya co-firmadas por Alain Silberstein y Vianney Halter. Una vez más basado en el modelo emblemático de la Maison: el Regulator. Una vez más con la voluntad de reunir a los actores clave de la cultura relojera tradicional. Y de nuevo con el deseo de reunir a los principales actores del saber hacer Suizo: atelier oï y Louis Erard que son empresas regionales de talla internacional.

Abriendo nuevos caminos, la colaboración abandona el estricto campo de la relojería, ya que el atelier oï trabaja en los campos de la arquitectura y el diseño. Sin embargo, la invitación no surgió por accidente. El taller, con sede en La Neuveville, ciudad satélite de Neuchâtel, ha estado cerca de la industria relojera desde su creación hace exactamente treinta años y el mundo de la relojería ha jugado un papel importante en el desarrollo de la empresa. Remontándonos a la década de los noventa, también ha existido una cálida relación entre el atelier oï y Louis Erard, como ilustra el actual director Manuel Emch, que inició su carrera con unas prácticas en el atelier oï y que colabora con él desde entonces.

En tres décadas, e atelier oï se ha convertido en una marca en sí misma, reputada en todo el mundo, premiada con más de treinta distinciones que ilustran su singularidad. Además, el nombre, oï, está tomado de la Troika Rusa, palabra que simboliza la energía generada por un trío, en este caso, Aurel Aebi, Armand Louis y Patrick Reymond, los tres co-fundadores.

Talentos, un aniversario, conexiones, Le Régulateur Louis Erard, los planetas se alinearon para que surgiera esta colaboración.

Le Régulateur ha impuesto naturalmente su propio ritmo: las manecillas (horas, minutos, segundos) se convierten en centros de los que emergen los rayos, generando una cinética visual que anima cada movimiento de la muñeca, dando a la esfera bidimensional la profundidad de una arquitectura radiante. Una pura obra de arte, que nada puede romper, ni siquiera el logo de Louis Erard.

La lectura de la hora sale algo desmaterializada, hay que reconstruir mentalmente el rompecabezas de los ángulos horarios, pero no todos los eslabones están rotos: el círculo de los minutos sigue apareciendo alrededor del borde de la esfera, con una línea más pronunciada cada cinco minutos y exactamente. sesenta segmentos. Un guiño del atelier oï a la generación de teléfonos inteligentes: “Hoy, el reloj objeto tiene otro significado.”

Le Régulateur Louis Erard x atelier oï. Precio de venta CHF 3.500. Edición limitada de 178 piezas.

SU NEWSLETTER EN ESPAÑOL