time-keeper


Vacheron Constantin presenta un excepcional reloj de bolsillo a medida

English
septiembre 2021


Vacheron Constantin presenta un excepcional reloj de bolsillo a medida

Un proyecto emprendido por primera vez en 2013, el reloj de bolsillo Les Cabinotiers Westminster Sonnerie - Tribute to Johannes Vermeer es una creación a medida equipada con un nuevo movimiento propio, el Calibre 3761 con Grande Sonnerie y tourbillon, especialmente desarrollado por el equipo de relojeros que diseñaron el Reloj referencia 57260. La caja está grabada a mano en el bisel, la parte posterior y los lados utilizando diversas técnicas artesanales, y está rematada por un lazo adornado con dos cabezas de león esculpidas a mano. El fondo de caja de tipo officer está asombrosamente realzada por una reproducción en esmalte en miniatura del famoso cuadro La niña con un pendiente de perla de Vermeer, creado por la esmaltadora Anita Porchet.

L

es Cabinotiers es un departamento por derecho propio dentro de la Manufactura Vacheron Constantin, dedicado a la creación de ediciones de una sola pieza. Siguiendo los pasos de los maestros relojeros Ginebrinos conocidos como cabinotiers en la Era de las Luces, el equipo asumió el desafío de dar contenido al sueño de un coleccionista apasionado que quería un reloj de bolsillo que fuera técnica y estéticamente excepcional, reflejando lo más noble de las tradiciones de la Haute Horlogerie del siglo XVIII.

Derivado de más de 266 años de experiencia y ocho años de desarrollo, el reloj de bolsillo Les Cabinotiers Westminster Sonnerie - Tribute to Johannes Vermeer encarna el arte y la belleza, la mecánica excepcional y el dominio técnico. Esta creación cumple con las expectativas más secretas de un coleccionista para quien “la pasión consiste en buscar siempre lo que es teóricamente imposible de obtener”, un coleccionista cuyo amor por la edición de una sola pieza llevó a este proyecto de ocho años de colaboración con Vacheron Constantin. La aventura, llena de desafíos, investigación e intercambios constantes, ha dado lugar a una verdadera obra maestra de la Haute Horlogerie.

El reloj de bolsillo Les Cabinotiers Westminster Sonnerie - Tribute to Johannes Vermeer funciona con un nuevo calibre de cuerda manual de 806 piezas, regulado por un tourbillon y compuesto por campanillas de Westminster Grande y Petite Sonnerie, junto con un repetidor de minutos.

Dentro de la gama de complicaciones relojeras, los modelos Grande Sonnerie siempre han gozado de un aura especial, no solo por la complejidad inherente de estos mecanismos que golpean varios gongs, sino también por las cualidades musicales requeridas.

Los relojes Grande Sonnerie tienen una tradición centenaria dentro de la Maison. Entre los relojes más antiguos conservados hasta la fecha, el primer reloj de viaje que presenta una complicación de este tipo se remonta a 1820. En lo que respecta a los relojes de bolsillo, el modelo más antiguo con Grande y Petite Sonnerie en la colección privada de Vacheron Constantin data de 1827. Le siguieron varios relojes equipados con estos mecanismos, algunos de los cuales representan creaciones emblemáticas dotadas de una serie de complicaciones extremadamente sofisticadas, como el “Packard” presentado en 1918 o el reloj King Fouad I terminado en 1929. Más recientemente, el reloj de bolsillo más complicado del mundo , Referencia 57260, se presentó en 2015 con motivo del 260 aniversario de la Maison, afirmando la experiencia de la Maison en el ámbito de la relojería excepcional.

“Durante mucho tiempo había soñado con tener un verdadero reloj de bolsillo con campanas de Westminster en mi colección que golpeara cinco gongs con cinco martillos, con una Grande y una Petite Sonnerie y adornado con esmalte en miniatura”. Tal fue el pensamiento del cliente que encargó este modelo, que dio lugar a la creación del Calibre 3761 de 71 mm de diámetro y 17 mm de espesor. Está regulado por un tourbillon majestuosamente entronizado en la parte inferior del movimiento, visible a través del fondo de caja y realizando una revolución completa por minuto.

El tourbillon funciona con un volante de 2,5 Hz (18.000 vibraciones por hora). El timbre de Westminster con el que el movimiento está equipado con uno de los mecanismos de repique más complicados de construir, ya que requiere una secuencia de cinco gongs golpeados en perfecta armonía por sus respectivos martillos controlados por cuatro rejillas. En los relojes de pulsera, los mecanismos de Grande Sonnerie (grand strike) suelen ser accionados por una sola rejilla, principalmente por motivos de miniaturización. La solución de cuatro rejillas y caracol, con cuatro rejillas para las campanillas de las horas y cuartos y una rejilla para el repetidor de minutos, mejora la secuencia de las melodías y, como una sutileza adicional, permite tocar diferentes melodías al pasar los cuartos.

El término ’carillón de Westminster’ se refiere a las campanas de fama mundial del Big Ben, la Torre del Parlamento británico en Londres: una melodía de cuatro compases que consta de cuatro notas tocadas en diferentes frecuencias. En el modo “Grande Sonnerie”, el reloj suena los cuartos de paso, con la hora repetida en cada cuarto, es decir, tres compases de la melodía de Westminster seguidos de cinco notas individuales para las 5.45 am. En el modo «Petite Sonnerie», golpea los cuartos en cada cambio de cuarto sin repetir las horas; y en cada cambio de hora, da el cuarto cuarto - “el carillón” - así como las horas. El campanilleo se puede activar en cualquier momento mediante la corredera en el lateral del reloj. El reloj entonces funciona como un repetidor de minutos que repica los cuartos, minutos y horas en secuencia. El conmutador selector situado a las 9 en punto ofrece tres modos posibles.

En el modo “Sonnerie” (campanilleo), el reloj se activa automáticamente cada vez que cambian los cuartos, como un reloj. En el modo “Night Silence”, una característica especial desarrollada y adaptada específicamente a este calibre 3761 según la zona horaria elegida por el cliente, la alarma se desactiva entre las 23.00 y las 9.00 horas, lo que permite ahorrar energía y garantizar la tranquilidad de noche. El tercer y último modo “Silence” suspende completamente el mecanismo de campanilleo. Un segundo selector, colocado entre las 10 y las 11 en punto, sirve para cambiar de Grande Sonnerie a Petite Sonnerie como se prefiera. Los dos barriletes aseguran una autonomía de aproximadamente 16 horas para el mecanismo musical en modo “Grande Sonnerie” y 80 horas para las indicaciones de tiempo, con par estable garantizado hasta el final de la reserva de marcha.

El calibre 3761 está equipado con un regulador de golpe centrípedo que garantiza una perfecta regularidad de las secuencias musicales, cuyas notas deben ser claramente audibles y agradables al oído. El sistema se caracteriza por un par de pesos cuya forma muy especial se ha optimizado para generar una especie de “efecto de freno motor” - por fuerza centrípeda - en el eje de giro del regulador, igualando así la energía liberada por el barrilete. . Este dispositivo único y original también es perfectamente silencioso. En otra característica especial en cuanto al flujo del tiempo, el calibre alberga un sistema de doble rueda con ajuste de holgura. Dado el tamaño de las manecillas, para evitar posibles sacudidas del segundero posicionado a las 6 horas, dicho mecanismo asegura su fluidez gracias a un sistema basado en dos ruedas dentadas coaxiales unidas por un resorte que sirve para eliminar el juego de la rueda.

Representando la suma de talentos excepcionales, este modelo de Les Cabinotiers demuestra altos estándares y atención al detalle en términos de acabado del movimiento. Así, todos los componentes están acabados a mano, desde el puente del volante completamente grabado hasta los puentes pulidos con pasta de diamante para lograr un acabado pulido a espejo, así como el tratamiento galvánico de las platinas adornadas con Côtes de Genève y con un suave color champán - creando un efecto global que evoca las tradiciones relojeras más nobles.

El trabajo en la rueda de trinquete y las ruedas de dos cilindros es un excelente ejemplo de estas meticulosas tareas. Las ruedas se sometieron primero a un tratamiento superficial en forma de pulido con chorro de arena y luego acabado con patró de rayos solares, antes de que los dientes fueran vidriados en las cinco porciones de los engranajes. Este tipo de acabado consiste en achaflanar los dientes y darles un acabado espejo en las partes planas, una técnica antiguamente utilizada en la relojería y que la Maison se compromete a preservar. Se necesitó una semana de paciencia y un cuidado meticuloso para decorar estos tres componentes.

La afinación de los gongs también requiere un espíritu perfeccionista. Primero probados antes de ser encajonados, se moldean de tal manera que se obtenga la nota correcta para cada uno de ellos. Esto inevitablemente requiere retocar con una lima para lograr un sonido perfecto. Sin embargo, puede haber sorpresas una vez que el mecanismo de repique está cerrado. En este modelo, dos de los cinco gongs originales tuvieron que ser reemplazados en aras de la armonía. Modificando las aleaciones de acero, el sonido de los dos nuevos gongs adquirió un tono más nítido totalmente en sintonía con los otros tres.

Esta “puesta a punto” de la Grande Sonnerie requiere, por tanto, varios procedimientos sucesivos de ajuste de la caja, ya que el mecanismo debe retirarse para cualquier ajuste durante las “pruebas de funcionamiento” del mecanismo. De hecho, estos no son los únicos elementos del movimiento ensamblado que se someten a retoques durante estas diversas fases, por lo que estos últimos tienen lugar incluso antes de que se decore la caja. Una dificultad adicional con esta edición de una sola pieza era que era imposible guardar todo el movimiento terminado y parte del ensamblaje final tenía que hacerse directamente dentro de la caja.

Dado el nivel de acabado y decoración de cada componente, incluida la caja, así como el hecho de que cualquier manipulación podría potencialmente perjudicar la calidad, las diez operaciones involucradas en el ajuste del calibre, que tuvo que ser retirado el mismo número de veces para el retoque, seguido del ensamblaje final, requirió un toque excepcionalmente hábil. Al final, un equipo muy reducido de relojeros especializados llevó a cabo la fabricación de este Calibre 3761, desde el desarrollo, fabricación y acabado de los diversos componentes hasta el montaje final del movimiento y la caja.

La tapa del fondo de la caja tipo officer presenta una pintura de esmalte en miniatura, finamente elaborada con la técnica de Ginebra y que reproduce la niña con un pendiente de perla, una obra del pintor Holandés Johannes Vermeer que data de 1665. Más allá del desafío de reproducir la obra de un gran maestro, una dificultad adicional radica en el pequeño tamaño del soporte de 98 mm de diámetro. Los lados de la caja están adornados con frisos grabados a mano compuestos de hojas de acanto y tulipanes, acompañados de un borde de “perla”, mientras que el arco está adornado con dos cabezas de león rugientes talladas en un bloque de oro.

Derivado de más de 266 años de experiencia y ocho años de desarrollo dentro del departamento de Les Cabinotiers, Les Cabinotiers Westminster Sonnerie - Tribute to Johannes Vermeer cumple las expectativas de un coleccionista para quien “la pasión radica en buscar siempre lo que teóricamente es imposible de obtener.”

SU NEWSLETTER EN ESPAÑOL