time-keeper


Frédérique Constant: un refinado Classics Heart Beat Moonphase Date

June 2022


Frédérique Constant: un refinado Classics Heart Beat Moonphase Date

El Classics Heart Beat Moonphase Date de Frédérique Constant vuelve a ser el centro de atención gracias a un nuevo modelo en sintonía con sus aspiraciones: clásico en su espíritu, moderno en su ejecución. Su caja de acero inoxidable de 40 mm alberga una esfera de color azul intenso, que otorga un lugar privilegiado a la emblemática apertura Heart Beat. Una firma de la marca, ofrece una vista del volante a las 12 en punto, que impulsa el calibre mecánico automático FC-335.

E

l Classics Heart Beat Moonphase Date es la encarnación de uno de los diseños más icónicos de Frédérique Constant. La pieza fue diseñada para trascender estilos, tendencias y décadas, una misión llevada a cabo con éxito, en particular gracias a su apertura a las 12 en punto, conocida como Heart Beat, un testimonio de la marca estética que Frédérique Constant ha dejado en la noble tradición relojera. .

Hoy, la última creación de esta línea continúa explorando su naturaleza clásica con una caja equilibrada de 40 mm.

La composición de su esfera refleja el mismo equilibrio. A las 12 h, encontramos la expresión de la maestría relojera que ha distinguido a Frédérique Constant desde el principio. La apertura “Heart Beat”, diseñada hace casi 30 años, revela el corazón palpitante del reloj. Aquí vemos su escape que da vida al movimiento mecánico FC-335 de cuerda automática, latiendo a 28.800 alternancias por hora, testimonio de la artesanía Suiza apreciada por Frédérique Constant.

Se ha diseñado prestando especial atención a la sencillez: la cuerda, las horas, los minutos, la fecha y las fases lunares se ajustan con una única corona. La primera posición da cuerda al movimiento, mientras que la cuarta ajusta el tiempo. La fecha se puede cambiar en la segunda posición y las fases de la luna en la tercera, siempre que las manecillas se coloquen primero a las 10:10, ya que esto protege el mecanismo de daños.

Frédérique Constant: un refinado Classics Heart Beat Moonphase Date

En perfecta simetría con la apertura Heart Beat, una fase lunar se encuentra a las 6 en punto. Una vez considerado como una complicación femenina, hoy en día es disfrutado por hombres y mujeres por igual por su belleza cósmica. La fase lunar es un recordatorio de que, en palabras del historiador Dominique Fléchon, “la relojería es hija de la astronomía” y que el tiempo se midió primero observando las estrellas. Ahora esta poética complicación, con un ciclo casi mensual (29,5 días), equilibra la cadencia certera y rápida del segundero, salvando la distancia entre cortos y largos períodos de tiempo. Entre el tiempo convencional y sideral. Entre la Tierra y el cosmos.

Una configuración contemporánea se despliega alrededor de estos dos polos, sentados contra un azul profundo. Al igual que los acabados azulados de los relojes del siglo XIX, el teatro de expresión de la fase lunar evoca la inmensidad del espacio. Como es costumbre, Frédérique Constant decoró esto con guilloche, aquí un “Clou de Paris”, un motivo centenario que refleja la luz en múltiples direcciones.

Frédérique Constant: un refinado Classics Heart Beat Moonphase Date

En el centro de la esfera hay cuatro manecillas. Las dos primeras, las horas y los minutos, terminan en un llamado motivo de “manzana hueca” - al estilo Breguet -, un sutil guiño histórico a los cánones estéticos tradicionales de la relojería temprana. La siguiente, los segundos, largos y delgados, marcan la hora del movimiento automático FC-335 con una reserva de marcha de 38 horas, visible a través del fondo de caja de zafiro. La última mano, que destaca con su motivo de flecha, apunta hacia la fecha, que se muestra en un círculo en el reborde. Se lleva todo en un brazalete de cuero azul, con pespuntes blancos y una hebilla ardillón de acero.

SU NEWSLETTER EN ESPAÑOL