time-keeper


La nueva marca Byrne Watches presenta el versatile GyroDial

September 2022


La nueva marca Byrne Watches presenta el versatile GyroDial

Un reloj, cuatro looks: Byrne ha inventado el reloj evolutivo. Todas las noches a medianoche, o cuando el usuario lo elija, los cuatro índices cardinales del GyroDial cambian: numerales Arábigos, numerales Romanos, Caracteres especiales o Diseños. La caja, al igual que el calibre 5555, fue diseñada, desarrollada y fabricada íntegramente en Suiza.

U

n reloj, una esfera, una cara. El Byrne GyroDial es una ruptura radical con esta ecuación tradicional, ya que el reloj presenta índices intercambiables en los cuatro puntos cardinales de su esfera. A medida que cambian, también cambian el espíritu de la esfera, que se refleja en el lema del Byrne GyroDial: “Cambia de opinión en un instante”.

Este reloj fue creado por John Byrne luego de un largo viaje de maduración técnica y filosófica. Diseñador de formación, se topó muy pronto con los relojes de colección. Gracias a una serie de encuentros afortunados, se convirtió en un cazador de rarezas de cronometraje. Así, por mandato de las mejores marcas que intentaban reconstituir su herencia a través de adquisiciones, desarrolló y cultivó el ojo más agudo para los fundamentos de la excelencia relojera.

De forma paralela, adquirió un taller de reparación y restauración de relojes, que pronto obtuvo el sello de calidad de los fabricantes más renombrados. Esta nueva faceta de su vida profesional inspiró a John Byrne a añadir la ambición de la sofisticación técnica a sus inclinaciones naturales como diseñador.

La nueva marca Byrne Watches presenta el versatile GyroDial

GyroDial nació de una epifanía. Los procesos creativos son a veces laboriosos, a veces deslumbrante, a menudo una mezcla de ambos. Fue esto último lo que condujo a la creación del reloj inaugural de Byrne. una noche mientras asistía a la representación del ballet Apollo musagetes de George Balanchine en la Ópera de París, presenciado la escena más extraña: cuatro bailarines cambiaron sus atuendos casi instantáneamente, como si chocasen; el cuarteto se convirtió en un solo bailarín con cuatro apariciones diferentes. aquella tarde de verano, mientras bajaba la escalera monumental del Palais Garnier, algo hizo clic. John Byrne era iba a crear un reloj con cuatro caras. Tanto para el deslumbramiento. La más larga, la más importante y la parte que consumía más tiempo aún estaba por venir: desarrollar el reloj.

En las horas que siguieron a la función de ballet, John Byrne regresó a su estudio e inmediatamente se dispuso a trabajar. Movimientos y herramientas en mano, en medio de la noche, realizó las primeras verificaciones eso le decía que su concepto de una cara intercambiable era del todo posible, incluso factible. El nacimiento del GyroDial fue un proceso que tomó más de cuatro años, desde la investigación inicial hasta los bocetos y el éxito búsqueda de socios adecuados – hasta la entrega final de la pieza.

La nueva marca Byrne Watches presenta el versatile GyroDial

La maduración del proyecto finalmente se materializó: el GyroDial, un reloj de titanio de 41,7 mm de diámetro y 14,8 mm de grosor, de líneas tensas y modernas. En su esfera gris, cuatro ventanas que ofrecen las muchas posibilidades para la visualización, el rostro, la expresión. Debajo, un calibre creado a medida y fabricado en Fleurier compuesto por cuatro ruedas giratorias de bloques que a medianoche, como por capricho, rotan instantáneamente para presentar una cara diferente.

Pero de qué serviría ofrecer cuatro caras en lugar de una si a su vez también se imponen, inmutables? Absolutamente coherente con el espíritu del GyroDial y su realidad, Byrne imaginó una preselección de caras índice desde el principio. Además de índices neutros o numerales Romanos o Arábigos, la cuarta cara puede llevar el número 5, 7 u 8, uno de los tres principales números de la suerte, según se desee. Naturalmente, la opción totalmente personalizada permite al cliente definir qué va a aparecer en cada uno de las 16 caras giratorias de visualización de índice.

Habría sido mucho más sencillo comenzar con un calibre directo existente con un disco de fecha y modificar este último. Un anillo giratorio controlado, con saltos rápidos, lo habría hecho posible para evitar innumerables complicaciones. Pero esto se habría quedado muy por debajo de la propuesta de Byrne. visión estética. Por un lado, un disco de fecha está necesariamente retrasado con respecto a la esfera.

El diseño de John Byrne es el de una esfera perfectamente lisa, los índices cardinales están perfectamente alineados. Nada traiciona la operación de cambio de cara, nada insinúa nada más que la apariencia que uno espera de un reloj... hasta el próximo cambio. Esta superficie uniforme, sin bordes ni hendiduras, es el resultado del ajuste y relleno perfectos de los bloques giratorios dentro de sus respectivas ventanas. Esta misma perfección de diseño continúa con la caja y la forma en que se extiende hasta la caja de cristal de zafiro que la remata.

Por otra parte, la intención inicial, arraigada en la imaginación de la que surgió la danza que inspiró a John Byrne, exige absolutamente que el paso de una cara de bloque a la siguiente sea absolutamente instantáneo. Esto no es solo una necesidad técnica; es también un requisito artístico. Como suele ser el caso en la relojería, la gracia, el estilo y la identidad son, en última instancia, la expresión de fundamentos puramente mecánicos, que deben dominarse y hacerse invisibles al mismo tiempo. Esto requería no solo un desarrollo completamente nuevo en el frente de complicaciones, sino también un indicador básico perfectamente adaptado para el GyroDial. De hecho, se necesita generar una gran cantidad de energía para operar cada módulo de visualización de índice cardinal, un proceso continuo ya que se debe acumular nuevamente para el siguiente turno.

La nueva marca Byrne Watches presenta el versatile GyroDial

Por todas estas razones, Byrne recurrió a su socio relojero Le Temps Manufacture en Fleurier. Le Temps Manufacture trabaja discretamente para algunos de los nombres más importantes de la relojería Suiza que confían al taller especializado proyectos especiales y particularmente complejos. John Byrne había estado dirigiendo un taller de reacondicionamiento y reparación de relojes durante muchos años, por lo que sabía qué funcionaba y qué no, qué podía dar vida a una función específica y qué podía sofocarla. Después de muchas búsquedas infructuosas, finalmente encontró al socio que entendió su visión y pudo transformarla en un calibre completamente operativo, en todos los aspectos. La Manufactura Le Temps lo entregó: el calibre 5555. Este movimiento de 30 mm es automático y ofrece 60 horas de reserva de marcha.

Como cada bloque giratorio del movimiento tiene la función de mostrar una de las cuatro caras de la esfera, la interacción física y estética entre los índices y la esfera fue objeto de un cuidado y una atención muy especiales durante el desarrollo. En primer lugar, su posicionamiento relativo no deja lugar a aproximaciones. Cada índice debe estar en el mismo plano que la esfera, sin el más mínimo desplazamiento. Debe llenar con mucha precisión el espacio de la ventana reservada para él en la placa del dial, y encontrar su posición después de cada “salto”, es decir, miles de veces en la vida de un GyroDial.

Sin huecos, sin irregularidades en el mecanizado, una transición perfectamente suave entre la esfera y la cara del índice, multiplicada por cuatro, meticuloso centrado de los ejes... el acabado de cada bloque giratorio tenía que ser impecable porque la superficie de cada índice cardinal se mostraba en un momento dado. debe presentar una continuación continua de la superficie de la esfera. Esto también significa que cada cara de bloque debe tener la misma textura y grano que la esfera.

La nueva marca Byrne Watches presenta el versatile GyroDial

Como si reflejara lo que hay debajo, la esfera presenta un acabado visto tradicionalmente en el movimiento: un acabado satinado de grano recto. Se ejecuta en una sola pasada para garantizar una alineación perfecta de los innumerables surcos que crean la textura particular y su juego con la luz. Le da a GyroDial una estética deportiva, dinámica y moderna, un sello distintivo de la identidad de Byrne. Al final del proceso de fabricación, la esfera se somete a un tratamiento galvánico para teñirla de gris pizarra o azul.

Juntos, el movimiento y la esfera están alojados en la caja GyroDial. Un estuche creado íntegramente para este modelo, totalmente original, sin referencia a ningún icono, ningún canon. Fue concebido por John Byrne, quien estudió en una escuela de diseño. Con su perfil curvo, la caja es una obra tan original como las complejidades que alberga. Primero tallado en un bloque de titanio, está hecho completamente en Suiza.

Fluida, incluso biomórfica, la forma de la caja destaca por la tensión de sus líneas, arcos tensos que se extienden de asa a asa, lejos de ser fácil. En lugar de una línea pasante, la caja presenta varias, armoniosamente escalonadas entre las distintas capas de esta original construcción. Y como para hacerlos más fáciles de aprender, estos diversos niveles de percepción están subrayados por variaciones en el acabado.

Tal fue la tarea de crear y mecanizar la caja. El centro de la caja tiene un acabado satinado, mientras que la parte superior de la caja, entre el centro de la caja y el bisel, está completamente pulida. La operación puede parecer trivial, pero es notoriamente difícil de realizar en el metal ultrarresistente que es el titanio. Entre las muchas ventajas de su variante de grado 5, hay una que se puede captar y sentir: a pesar de sus generosas proporciones, el reloj apenas alcanza los 100 gramos en la escala. El segundo es más raro, ya que el titanio casi nunca se presenta en esta forma pulida: el acabado y el brillo de la caja del GyroDial son únicos.

La nueva marca Byrne Watches presenta el versatile GyroDial

El bisel, delgado y de corte limpio, contrarresta eficazmente la impresión de grosor. Consecuencia inevitable del uso de bloques giratorios, ha sido reducido al mínimo posible por el estado del arte de la relojería y, por la magia del diseño, atenuado hasta casi la imperceptibilidad por el artificio visual que es la inteligencia. en el dibujo De hecho, el diseño de la caja fue objeto de un intenso y exhaustivo estudio ergonómico. Garantiza un confort perfecto, sus suaves curvas siguiendo las de la muñeca. El resultado es un perfil delgado y tenso, con orejetas que se extienden hacia afuera y fluyen en línea con el centro de la caja.

Este enfoque necesariamente fluyó hacia el diseño de la correa. Era imposible dejar un poco de pensamiento al elemento que sujeta el reloj a la muñeca después de haber puesto tanto cuidado en crear la caja, el movimiento, la esfera y, sobre todo, el concepto subyacente. Hecha a mano por el taller especializado de Jean Rousseau y totalmente según las especificaciones de Byrne, la correa es de goma cosida a caballete o de aligátor, este último de escamas grandes. Contiene dos insertos rígidos, colocados en una entretela lo más cerca posible del ancho de la orejeta. Estas inserciones nuevamente forman una curva que asienta naturalmente el GyroDial en la muñeca. En este escenario, el reloj cambia de costumbre, cada tarde a medianoche o a capricho, como una bailarina del tiempo.

La nueva marca Byrne Watches presenta el versatile GyroDial

ESPECIFICACIONES TÉCNICAS

Funciones

  • horas, minutos
  • Cambio de índices cardinales con un cambio instantáneo todos los días a medianoche o a voluntad

Caso

  • Material: titanio grado 5
  • Diámetro: 41,7mm
  • Espesor: 14,8 mm
  • Cristal: Caja de zafiro, revestimiento antirreflectante de doble cara
  • Fondo de caja: caja de zafiro, revestimiento antirreflectante
  • Resistencia al agua: 5 ATM, equivalente a 50 metros

Marcar

  • Negro o azul galvánico
  • Acabado satinado de grano recto, índices huecos en relieve
  • Ventanas a las 3, 6, 9 y 12 horas

Movimiento

  • Calibre 5555: Suizo, desarrollado en Fleurier, mecánico automático
  • Acabados: Platina y puentes en alpaca, satinado y rodiado, satinado flor recta, Côtes de Genève offset, biselado y acabado a mano
  • Componentes: 261
  • Rubíes: 42
  • Diámetro: 30,00 mm
  • Espesor: 8,00 mm
  • Reserva de marcha: 60 horas
  • Frecuencia: 4 Hz/28.800 vph

Correa

  • Caucho o caimán (escamas grandes), color a elegir, inserciones curvas a medida
  • Hebilla de titanio grado 5

SU NEWSLETTER EN ESPAÑOL