¿Que es lo siguiente?


Ventas on-line en la vía rápida

CRÓNICAS DEL CORONAVIRUS

English Français
abril 2020


Ventas on-line en la vía rápida

La crisis del coronavirus está dando lugar a iniciativas a gran escala, como bloqueos totales, que se consideraron imposibles hace solo unas semanas. Todos hemos sido transformados por la fuerza en conejillos de indias de un experimento social sin precedentes. Tenemos que reorganizar urgentemente nuestras prioridades, logística y distribución. La tecnología digital, que aísla tanto como se conecta, se está convirtiendo cada vez más en nuestro foco diario de actividad, incluso para el sector de la relojería.

E

l coronavirus está impulsando un cambio de prioridades: las estrategias de “mutación” tecnológica y social, que deberían haber tenido lugar durante años, ahora se están implementando en cuestión de horas. Los líderes políticos están tomando decisiones instantáneamente que afectarán la vida cotidiana de millones de ciudadanos durante mucho tiempo.

En lo que respecta a la industria relojera, de importancia secundaria, ciertamente, en comparación con las necesidades esenciales como la alimentación o la salud, lo digital también se ha convertido en la “linea de emergencia vital” de nuestras vidas cotidianas transformadas. Hasta el punto de que hoy tememos que la capacidad de la red no pueda hacer frente al tráfico.

Y es muy poco probable que lo que se está haciendo hoy se deshaga mañana. Quizás sin darnos cuenta, estamos experimentando una transformación de los fundamentos en los que se basa nuestra industria. O más bien, una aceleración de esa transformación, porque en el sector de la relojería la revolución digital entró en la vía rápida hace unos años, especialmente con el éxito de las ventas de relojes pre-owned on-line.

La crisis que estamos experimentando actualmente está acelerando la vertiente digital del modelo omnicanal, el lado físico, de ladrillo y mortero, ya está bien cubierto.

El poder de adaptarse

Casi todos los días, frente a tiendas cerradas, escuchamos sobre la existencia de nuevas iniciativas para mantener vivo el comercio de relojes a pesar de todo. Por ejemplo, el fabricante líder en cargadores de relojes, Wolf, ha desarrollado unsistema de distribución y pedidos remotos diseñado específicamente para minoristas en cuarentena. Otro ejemplo: el minorista Laings, en el Reino Unido, un agente oficial de Patek Philippe, ahora parece haber sido autorizado por la marca para vender sus modelos on-line, lo que no era posible hasta ahora. H. Moser & Cie han lanzado su propio portal de comercio electrónico, con precios que van desde los 12.900 CHF a los 69.000 CHF. Todos los ojos se están volviendo hacia Rolex

“En plena crisis, la financiación de proyectos de relojería en Kickstarter ¡se ha duplicado en comparación con el primer trimestre de 2019.!”

En el extremo opuesto de la escala de las marcas de relojes célebres, los nuevos jugadores que lanzan sus proyectos en Kickstarter, una plataforma de crowdfunding on-line, parecen resistir la crisis bastante bien, dice el consultor Thierry Huron (Proyecto Mercury), quien elabora un índice trimestral de estas nuevas empresas: “Puede sonar sorprendente en el contexto actual, pero el primer trimestre de 2020 es claramente positivo para estas micro-marcas.” ¡La financiación en la plataforma se ha duplicado en comparación con el primer trimestre de 2019! Confinados en sus hogares durante todo el día, ¿están los fans preparados para hacer más, desde la distancia, para apoyar esta nueva escena en a relojería?

Los jugadores en el mercado de relojes pre-owned, como la plataforma Chrono24, son probablemente las compañías más “digitalizadas” en el mercado de relojes contemporáneo. Frente a la crisis, esa plataforma ha compartido sus cifras (lea aquí): sus cifras semanales globales tienen una disminución del 15-20% en comparación con el período anterior al coronavirus. Pero eso de ninguna manera se compara con el cierre total que afecta a la red física de puntos de venta. Y en vista de las existencias de relojes sin vender que se acumulan en almacenes y tiendas, es una buena apuesta que estos jugadores saldrán más fuertes de la crisis a largo plazo.

Es muy poco probable que lo que se está haciendo hoy se deshaga mañana.

Una nueva generación confinada

Todos los estudios que se publican en este momento ciertamente deben considerarse con cautela, ya que pueden estar sirviendo a intereses específicos. Sin embargo, el panorama general es el de una aceleración en la digitalización de la industria relojera en general, y del comercio de relojes en particular. Pero sería un error considerar que la tradicional “reticencia” de la industria de relojes de lujo con respecto a la digitalización está cambiando al extremo opuesto, es decir, una nueva obsesión con ella, dada la resistencia que muestra este canal hoy en día.

De hecho, otro estudio reciente interesante es el realizado por Google e Ipsos sobre cómo los clientes adinerados “consumen” productos de lujo. Surgen dos cifras en particular que se aplican más específicamente a una industria como la relojería de lujo: el 72% de las personas interrogadas sobre los mercados emergentes (o los “nuevos mercados”, de los que depende el crecimiento) investigan on-line y off-line antes de ir a una tienda, mientras que el 65% dijo que prefería probar un producto de lujo en primera persona antes de comprarlo.

¿Serán atrapados los consumidores por el deseo de “aferrarse a lo físico”, o habrán hecho una virtud de la frugalidad en este período de crisis?

En realidad, no hay nada nuevo en eso. El modelo “omnicanal” parece hecho a medida para la industria relojera, que se basa en una larga tradición, conocimientos específicos e ingeniería y diseño que exigen ser vistos (para no decepcionar o para fortalecer las convicciones). La crisis que estamos atravesando sin duda acelerará la vertiente digital de este modelo, el lado físico, el de ladrillo y mortero, ya está bien cubierto.

Ahora depende de las marcas asegurarse de que este modelo se implemente de la manera más fluida posible para ganar, cuando termine esta crisis, una nueva generación confinada cuya escala de valores habrá cambiado pero de maneras desconocidas. ¿Se verán atrapados los consumidores por un frenesí consumista y un deseo de “aferrarse a lo físico”, o habrán hecho una virtud de la frugalidad y la moderación en este período de crisis?

EUROPA STAR CLUB - ¡ÚNASE COMO MIEMBRO !
Nuestra base de datos incluye a más de 100.000 páginas y 70 años de historia de la relojería con todas las herramientas de búsqueda a su disposición. Un tesoro para todos los conocedores profesionales y aficionados.